Un nue­vo ai­re,

Vogue Hombre - - CONTENIDO - Fo­tó­gra­fo FERNANDO MARROQUIN - Rea­li­za­ción y tex­to JO­SÉ LUIS ÁVI­LA

El can­tan­te me­xi­cano Je­sús Na­va­rro fun­de su per­so­na­li­dad en la nue­va co­lec­ción de Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo.

EL CAN­TAN­TE JE­SÚS NA­VA­RRO CE­LE­BRA SUS 14 AÑOS CO­MO SO­LIS­TA DE REIK, ENFUNDADO EN LA MÁS RE­CIEN­TE CO­LEC­CIÓN DE SAL­VA­TO­RE FE­RRA­GA­MO. EN ES­TA EN­TRE­VIS­TA NOS HA­BLA DE LOS NUE­VOS RIT­MOS QUE SE HAN APODERADO DE SU CA­RRE­RA, PE­RO NO DE SU ES­TI­LO

Re­si­den­cia­do des­de ha­ce un año en Los Án­ge- les, Chuy Na­va­rro, co­mo lo co­no­cen en Mé­xi­co y to­da La­ti­noa­mé­ri­ca, tran­si­ta nue­vos rum­bos mu­si­ca­les y per­so­na­les. Se mu­dó a la ca­pi­tal del en­tre­te­ni­mien­to mun­dial no so­lo en bús­que­da de pri­va­ci­dad, tam­bién pa­ra pro­bar­se con los gran­des del ne­go­cio. “Es una ciu­dad en el que es­tán los me­jo­res mú­si­cos del mun­do y soy co­la de león, pe­ro es bien emo­cio­nan­te sen­tir­se chi- qui­to otra vez…”, di­ce mien­tras su nue­vo sen­ci­llo Me nie­go no pa­ra de cre­cer en las listas de po­pu- la­ri­dad a am­bos la­dos del char­co.

Jun­to a Ju­lio Ra­mí­rez y Gil­ber­to Ma­rín creó Reik cuan­do so­lo te­nía 18 años, en me­dio de una in­dus­tria mu­si­cal do­mi­na­da por el pop y en la que su país mar­ca­ba la pau­ta, pe­ro mu­chas co­sas han cam­bia­do des­de en­ton­ces. “A mí me en­can­ta lo que es­tá pa­san­do. Co­mo in­tér­pre­te, en­tré a una in­dus­tria en la que el pop que se po­día ha­cer era muy li­mi­ta­do, par­ti­cu­lar­men­te en Mé­xi­co, pe­ro eso cam­bió por com­ple­to. La pau­ta aho­ra vie­ne de Puer­to Ri­co y Co­lom­bia por el reg­gae­tón, y hay un error muy co­mún de en­cap­su­lar al gé­ne­ro. La ver­dad es que nos ha to­ca­do en­con­trar nues­tro lu­gar en me­dio lo que es­tá su­ce­dien­do. No­so­tros so­mos de la fron­te­ra, cre­ci­mos es­cu­chan­do mú­si­ca an­glo que es mu­cha más va­ria­da. En nues­tros paí­ses no era así has­ta que lle­ga­ron los reg­gae­to­ne­ros, y den­tro de es­te sis­te­ma se me abrie­ron las puer­tas pa­ra ha­cer mú­si­ca”, con­fie­sa.

Fru­to de la co­la­bo­ra­ción con los mú­si­cos ur- ba­nos Wi­sin y Ozu­na, Me nie­go los ha lle­va­do por pri­me­ra vez a pin­tar en un mer­ca­do mu­si- cal mu­cho más glo­bal. “Al te­ma le es­tá yen­do in­creí­ble en Por­tu­gal, Fran­cia… Me­ti­mos el pie en es­te mun­do, nos es­tán vol­tean­do a ver y se me ha­ce muy pa­dre el no te­ner que can­tar en in­glés pa­ra ser un ar­tis­ta mun­dial”, fes­te­ja.

Pe­se a la evo­lu­ción del so­ni­do de Reik, Chuy no lu­ce co­mo un reg­gae­to­ne­ro. La mo­da es un len­gua­je en el que tie­ne muy cla­ro sus pro­pios có­di­gos. “No quie­ro de­cir que soy con­ser­va­dor a la ho­ra de ves­tir, pe­ro mis ex- pe­ri­men­tos tie­nen que ver más con ju­gar con la si­lue­ta, el lar­go del pan­ta­lón...”. Es pro­ba- ble que es­te mes se vis­ta con la ca­mi­se­ta de su se­lec­ción, aun­que no le im­por­te mu­cho el de­por­te del ba­lom­pié. “No sé el nom­bre de un ju­ga­dor, pe­ro qui­zás es­te Mun­dial sea di­fe­ren- te por­que des­de que vi­vo fue­ra de Mé­xi­co me ha sa­li­do mi la­do pa­trió­ti­co”, se ríe.

Su nue­va vi­da en Ca­li­for­nia le ha de­vuel­to una co­ti­dia­ni­dad que an­tes no te­nía. “Los Án­ge­les lo vi­vo muy a gus­to. Ma­ne­jo, voy por mi tin­to­re­ría... en Mé­xi­co no pi­sa­ba nun­ca una pla­za…”, nos co­men­ta an­tes de sa­lir de via­je con sus com­pa­ñe­ros de Reik a Eu­ro­pa pa­ra pro­mo­cio­nar el tra­ba­jo de la ban­da.

Aman­te de la mo­da, su ca­rre­ra en el mun­do del es­pec­tácu­lo ha desa­rro­lla­do su gus­to por pie­zas clá­si­cas, sin de­jar de la­do las ten­den­cias. Es muy cui­da­do­so de las te­las que lu­ce so­bre el es­ce­na­rio por­que ya ha vi­vi­do la ex­pe­rien­cia de es­co­ger un atuen­do por có­mo lu­ce y no por su co­mo­di­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.