El tiem­po de Eu­ge­nio,

Vogue Hombre - - CONTENIDO - Tex­to JO­SÉ LUIS ÁVI­LA

El co­men­dian­te más im­por­tan­te de Mé­xi­co, Eu­ge­nio Der­bez, nos ha­bla de sus triun­fos en Holly­wood.

LUE­GO DE SUS ÉXI­TOS EN LA TE­LE­VI­SIÓN NA­CIO­NAL, Y DE HA­BER PRO­DU­CI­DO Y AC­TUA­DO EN NO SE ACEP­TAN DE­VO­LU­CIO­NES, LA PE­LÍ­CU­LA QUE HAS­TA HA­CE MUY PO­CO FUE­RA LA MÁS TA­QUI­LLE­RA DE LA HIS­TO­RIA DEL CI­NE NA­CIO­NAL, EU­GE­NIO DER­BEZ VUEL­VE A ROM­PER SUS PRO­PIO RÉ­CORD CON SU SE­GUN­DA CO­ME­DIA DE PRO­DUC­CIÓN HOLLY­WOO­DEN­SE, HOM­BRE AL AGUA

Con 56 años, el co­me­dian­te me­xi­cano ha he­cho lo que pa­re­cía im­po­si­ble. Triun­far en Holly­wood sin ca­ra de ga­lán ni de cha­vi­to. Su his­to­ria es la de un co­me­dian­te con­su­ma­do que des­cu­brió tar­de la que se­ría su vo­ca­ción. “Me de­cían en la es­cue­la que era muy chis­to­so, pe­ro una co­sa es ser chis­to­so y otra co­sa es el tra­ba­jo.

No fue has­ta los 27 años que hi­ce la co­ne­xión de que po­día ha­cer reír a la gen­te pro­fe­sio­nal­men­te”, con­fie­sa el hi­jo de la ac­triz Sil­via Der­bez.

Co­mo en to­do ofi­cio, el de ha­cer reír tam­bién tie­ne sus re­glas, unas que Eu­ge­nio ha apren­di­do a la per­fec­ción pa­ra ha­cer con ellas lo que quie­re; y con­tra­rio a lo que pue­da pen­sar­se, los orí­ge­nes de sus chis­tes pro­vie­nen pre­ci­sa­men­te del lu­gar me­nos pen­sa­do. “La gen­te piensa que pa­ra ha­cer reír tie­nes que ima­gi­nar co­sas chis­to­sas y es exac­ta­men­te al re­vés. La fór­mu­la es pen­sar en to­do lo que te mo­les­ta. No se pue­de ha­cer un chis­te de un chis­te. To­da mi co­me­dia la ba­so en lo que me pro­vo­ca do­lor, mo­les­tia, an­gus­tia, irri­ta­ción... Por eso la co­me­dia tie­ne tan­ta crí­ti­ca so­cial”, me con­fir­ma du­ran­te el en­cuen­tro con la pren­sa a pro­pó­si­to de su rol co­mo Maes­tro de Ce­re­mo­nias de los Pre­mios Pla­tino al Ci­ne Ibe­ro­me­ri­cano, cu­ya quin­ta edi­ción se ce­le­bró en Xca­ret, en la Riviera Ma­ya; y re­ci­bie­ra un re­co­no­ci­mien­to es­pe­cial.

Su mu­dan­za a Holly­wood es­tu­vo muy li­ga­da a su de­seo por con­quis­tar nue­vos mer­ca­dos y por es­ca­par de su zo­na de con­fort. Pe­se a lo bien que le ha ido en su ca­rre­ra, no te­me dar­se un “un tran­ca­zo” en el mo­men­to me­nos es­pe­ra­do por­que son los ries­gos lo que lo man­tie­nen su ím­pe­tu. “A raíz de que me fui a Es­ta­dos Uni­dos, la in­dus­tria co­men­zó a pre­sio­nar­me pa­ra ro­dar una pe­lí­cu­la, y tres años des­pués se­guía sin ha­cer­la por­que mi in­ten­ción era pro­du­cir al­go co­mo No se acep­tan de­vo­lu­cio­nes, que es una cin­ta de hu­mor con un po­co más de pro­fun­di­dad, pe­ro la pre­sión me lle­vó a sa­car Có­mo ser un la­tin lo­ver, una pe­lí­cu­la de­ma­sia­do co­mer­cial pa­ra mí gus­to, pe­ro ten­go que dar­le a los pro­duc­to­res un po­co de lo que quie­ren has­ta que pue­da co­lar un pro­yec­to que me lle­ne mu­cho más”, re­ve­la.

Na­ció en una fa­mi­lia de cla­se me­dia en la co­lo­nia Nar­var­te, y ase­gu­ra que más que el di­ne­ro o la fa­ma, lo más va­lio­so pa­ra él es el tiem­po, uno que en el ca­so de su país se tor­na cru­cial en las vís­pe­ras de la elec­ción pre­si­den­cial. “La me­jor cam­pa­ña elec­to­ral se­ría me­ter en la cár­cel a los que han ro­ba­do, abu­sa­do, ma­ta­do... El nar­co es­tá co­lu­di­do con las au­to­ri­da­des. No es­toy a fa­vor de na­die, es­toy en con­tra del país que nos de­ja­ron. Voy a vo­tar con im­po­ten­cia. ¡Hí­jo­le, por cuál! Así es­ta­mos to­dos y eso es muy gra­ve”, con­clu­yó sin ri­sas de por me­dio.

En la ima­gen, el ac­tor y co­me­dian­te me­xi­cano se pre­pa­ra pa­ra sa­lir al es­ce­na­rio de los Pre­mios Oscar 2018 en Los Án­ge­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.