EL CA­MINO DE LA HEXAGONAL

Mujer (Panama) - - Hablemos De Deporte -

VIE­NE LA HEXAGONAL, EN LA QUE PUE­DE SU­CE­DER CUAL­QUIER CO­SA. AQUÍ ES CUAN­DO LLE­GAN LOS NER­VIOS.

Por ter­ce­ra vez, Pa­na­má arran­ca en unos días su ca­mino en la fa­se hexagonal de las eli­mi­na­to­rias de Conca­caf. El úl­ti­mo pa­so de una eli­mi­na­to­ria lar­ga y muy va­ria­da y que, se­gún el pre­si­den­te de Conca­caf, po­dría cam­biar pa­ra las pró­xi­mas eli­mi­na­to­rias. Pa­ra al­gu­nos in­ge­nuos, pa­re­cie­ra que siem­pre es­ta­mos en la Hexagonal y no en­tien­den el al­bo­ro­to, y pa­ra los que si­guen la cor­ta his­to­ria de la se­lec­ción de Pa­na­má sa­ben que lle­gar a es­ta úl­ti­ma es­tan­cia no es fá­cil, y has­ta ha­ce po­co pa­re­cía muy le­ja­na.

Pa­na­má al­can­zó su pri­me­ra Hexagonal ape­nas en el 2005, en las eli­mi­na­to­rias de Ale­ma­nia 2006, ba­jo el man­do de Jo­sé Eu­ge­nio “Che­ché” Her­nán­dez. Más allá de la chi­le­na de Te­ja­da en el Rom­mel con­tra Mé­xi­co, no hu­bo mu­cho pa­ra ce­le­brar. Pa­na­má ter­mi­na­ría esa Hexagonal de úl­ti­ma, con so­lo 2 pun­tos. La si­guien­te eli­mi­na­to­ria ni si­quie­ra lle­ga­mos a la Hexagonal. Y en el 2013, ini­cia­mos con gran emo­ción nues­tra se­gun­da par­ti­ci­pa­ción en una hexagonal con Ju­lio Dely Val­dés. ¿Se acuer­dan? Cuan­do ca­si ca­si fui­mos a un mun­dial.

Yo pen­sa­ría que ese “ca­si ca­si” del 2013 nos ha de­ja­do a to­dos con mu­cha ex­pe­rien­cia. Esa ron­da hexagonal del 2013 aún es­tá fres­ca en la me­mo­ria de to­dos, la eli­mi­na­ción en el Rom­mel an­te EE.UU. es una lla­ga aún abier­ta pa­ra mu­chos. Pe­ro de to­do se apren­de en es­ta vi­da, de los gol­pes uno se le­van­ta, y aún más im­por­tan­te, no se tro­pie­za so­bre la mis­ma pie­dra dos ve­ces. Consejos de vi­da com­ple­ta­men­te apli­ca­bles pa­ra un par­ti­do de fút­bol.

La Fe­de­ra­ción Pa­na­me­ña de Fút­bol ya sa­be lo que es pre­pa­rar­se pa­ra una hexagonal, la lo­gís­ti­ca que es­to con­lle­va pa­ra las con­cen­tra­cio­nes pa­ra los par­ti­dos en ca­sa y pa­ra los par­ti­dos afue­ra. Esos pe­que­ños de­ta­lles que ha­cen una gran di­fe­ren­cia en es­te ca­mino tan lar­go, ya tie­nen su ba­te­ría del 2013. La pren­sa ya sa­be lo que es una hexagonal en es­tos tiem­pos mo­der­nos de las re­des so­cia­les. Por­que, créan­me, no es lo mis­mo cu­brir a la se­lec­ción en el 2016 co­mo lo fue en el 2004 o 2008, cuan­do el ma­yor con­tac­to era una vía te­le­fó­ni­ca con es­tá­ti­ca en­tre­cor­ta­da co­mo si es­tu­vie­ras en el fin del mun­do. Y los fa­ná­ti­cos, los que­ri­dos fa­ná­ti­cos, us­te­des ya sa­ben lo que es una hexagonal, y ya de­ben sa­ber lo im­por­tan­tí­si­mo que es con­tar con su pre­sen­cia en el Rom­mel, que de­be­ría (yo pren­do una ve­la to­dos los días) es­tar lleno, a má­xi­ma ca­pa­ci­dad, en las 5 fe­chas que Pa­na­má jue­ga en ca­sa. Y los ju­ga­do­res, los po­pu­la­res vie­ji­tos que re­pi­ten he­xa­go­na­les, esos son los que más sa­ben, esos son los que lle­van la ba­tu­ta.

En un do­cu­men­tal es­cu­cha­ba a Cris­tiano Ro­nal­do de­cir­le a su ma­má que los par­ti­dos de fút­bol son so­lo un jue­go, no es la gue­rra, que no de­bía po­ner­se tan ner­vio­sa por­que él no iba a la gue­rra, iba a ju­gar al fút­bol. Cla­ra­men­te CR-7 tie­ne ra­zón. En­ton­ces, yo tam­bién se­gui­ré su con­se­jo de vi­da/fút­bol. Pe­ro aun­que no va­ya­mos a la gue­rra, quie­ro que Pa­na­má se jue­gue la vi­da, aun­que sea me­ta­fó­ri­ca­men­te ha­blan­do, y can­te or­gu­llo­sa­men­te “¡Al­can­za­mos por fin la vic­to­ria!”.■

L amez­qui­ta@epa­sa.com l @ale­mez­qui­ta Co­mu­ni­ca­do­ra So­cial, es­pe­cia­li­za­da en De­por­tes. Pro­duc­to­ra de Te­le­vi­sión. Ex-Miss Pa­na­má. Atle­ta frus­tra­da. Apa­sio­na­da por el fút­bol y los via­jes, ob­se­sio­na­da con el de­por­te y los bue­nos li­bros. Quie­ro co­no­cer el mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.