LA MA­GIA DE AMA­MAN­TAR

Del 1 al 7 de agos­to se ce­le­bra en to­do el mun­do la Se­ma­na In­ter­na­cio­nal de la Lac­tan­cia Ma­ter­na, ¡des­cu­bre las bon­da­des de op­tar por es­ta prác­ti­ca mi­le­na­ria!

Mujer (Panama) - - Al Día -

Ha­ce tres me­ses dio a luz y pa­ra des­pe­jar un po­co su men­te a ve­ces sa­le al par­que más cer­cano, por su­pues­to, lo ha­ce con su be­bé. Cuan­do lle­ga la ho­ra de ama­man­tar­lo sien­te cier­ta ver­güen­za de te­ner que ha­cer­lo en pú­bli­co, pues las ex­pe­rien­cias que ha te­ni­do con es­te te­ma en la ca­lle es­tán le­jos de ser po­si­ti­vas, los hom­bres no le qui­tan la mi­ra­da de en­ci­ma y otras mu­je­res co­men­tan en voz ba­ja que có­mo es po­si­ble que se vean esas co­sas en ple­na luz del día y lu­ga­res pú­bli­cos.

En cuan­to a la lac­tan­cia ma­ter­na hay mu­chos pre­jui­cios, y de to­da cla­se. En una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en el Jour­nal Per­so­na­lity and So­cial Psy­cho­logy Bu­lle­tin, ti­tu­la­da “Spoi­led Milk: An Ex­pe­ri­men­tal Exa­mi­na­tion of Bias Against Mot­hers Who Breast­feed”, de Jes­si L. Smith, se ex­pli­ca que “las ma­dres pue­de que no ama­man­ten a sus hi­jos por co­mo son vis­tas por la so­cie­dad”, ya que apa­ren­te­men­te la lac­tan­cia ma­ter­na es vis­ta co­mo de una ca­te­go­ría so­cial de­va­lua­da.

En el es­tu­dio se rea­li­za­ron tres in­ves­ti­ga­cio­nes con én­fa­sis dis­tin­tos, dos de ellos (el én­fa­sis de la madre ama­man­tan­do y el én­fa­sis en el pe­cho se­xua­li­za­do) die­ron re­sul­ta­dos igual­men­te ne­ga­ti­vos. Es­tos su­gie­ren que, aun­que la lac­tan­cia ma­ter­na pue­de ser eco­nó­mi­ca y sa­lu­da­ble, el cos­to so­cial es po­ten­cial­men­te gran­de.

Ade­más, no ol­vi­de­mos que las po­lí­ti­cas pú­bli­cas con res­pec­to a es­te te­ma son es­ca­sas y po­cas ve­ces le su­man im­por­tan­cia a es­te pe­rio­do na­tu­ral en­tre una madre y un re­cién na­ci­do. Por ejem­plo, po­dría- mos men­cio­nar el ca­so de La­ris­sa Wa­ters, se­na­do­ra aus­tra­lia­na que lu­chó por ge­ne­rar un cam­bio a fa­vor de las mu­je­res en es­te as­pec­to. En no­viem­bre del año pa­sa­do, Wa­ters de­cía: “Si que­re­mos más mu­je­res jó­ve­nes en el Par­la­men­to, de­be­mos ha­cer que las re­glas sean más fa­mi­lia­res pa­ra per­mi­tir que las nue­vas ma­dres y nue­vos pa­dres equi­li­bren sus de­be­res par­la­men­ta­rios y pa­ter­nos”. El mes pa­sa­do, la se­na­do­ra fue no­ti­cia mun­dial al ser la pri­me­ra en ama­man­tar a su hi­ja den­tro de la Cá­ma­ra.

En Pa­na­má, la si­tua­ción la­bo­ral tam­po­co fa­vo­re­ce a la mu­jer. Con­ta­mos con el ar­tícu­lo 114 del

Có­di­go de

Tra­ba­jo, pe­ro en el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y

Desa­rro­llo no hay da­tos de cuán­tas em­pre­sas cum­plen con un lu­gar con las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra ofre­cer a las mu­je­res un lu­gar don­de or­de­ñar­se. Ade­más, exis­te la Ley 50 de 1995, por la cual se pro­te­ge y fo­men­ta la lac­tan­cia ma­ter­na.

Se­gún da­tos del 2015, da­dos por el Min­sa, so­lo el 21.5% de las ma­dres pa­na­me­ñas ali­men­ta con le­che ma­ter­na a sus be­bés los pri­me­ros seis me­ses de vi­da.

Be­ne­fi­cios de la lac­tan­cia ma­ter­na

1. De acuer­do con Dia­ne West, directora de Re­la­cio­nes con los me­dios de La Le­che Lea­gue In­ter­na­tio­nal, la le­che ma­ter­na es ri­ca en fac­to­res an­ti­in­fla­ma­to­rios, an­ti­bac­te­ria­nos y an­ti­vi­ra­les. “Tie­ne cé­lu­las vi­vas y activas que son pro­tec­to­res fuer­tes. Ade­más,

es pH neu­tro, por lo que

no in­fla­ma­rá las mem­bra­nas mu­co­sas co­mo las que se en­cuen­tran den­tro de la na­riz. Se ha uti­li­za­do du­ran­te si­glos pa­ra acla­rar la na­riz tapada”, ex­pli­ca.

2. Los cien­tí­fi­cos es­pe­cu­lan que si el be­bé es­tá en­fer­mo, el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co de la madre es ca­paz de "es­ca­near" a es­te be­bé en bus­ca de bac­te­rias, vi­rus u otros in­di­ca­do­res de en­fer­me­da­des in­fan­ti­les. Si al­go pa­re­ce es­tar mal, el cuer­po de ma­má en­tra en ac­ción, au­men­tan­do la con­cen­tra­ción de cier­tos com­pues­tos re­la­cio­na­dos con el sis­te­ma in­mu­ne en la le­che ma­ter­na. "Es­ta pue­de ser una de las for­mas en que el cuer­po de la madre" sa­be "au­men­tar la pro­tec­ción in­mu­no­ló­gi­ca a tra­vés de la le­che", ex­pli­ca Ka­tie Hin­de, bió­lo­ga y pro­fe­so­ra aso­cia­da del Cen­tro de Evo­lu­ción y Me­di­ci­na de la Es­cue­la de Evo­lu­ción Hu­ma­na y Cam­bio So­cial en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ari­zo­na. 3. Pro­vee a la madre de una me­jor recuperación, des­pués del par­to: la oxi­to­ci­na que se li­be­ra cuan­do tu be­bé es ama­man­ta­do ayu­da a la con­trac­ción del úte­ro y a la re­duc­ción de la pér­di­da de san­gre des­pués del par­to. Ade­más, la lac­tan­cia ma­ter­na ayu­da­rá a que su úte­ro vuel­va a su ta­ma­ño nor­mal más rá­pi­da­men­te, aproximadamente seis se­ma­nas des­pués del par­to, en com­pa­ra­ción con las 10 se­ma­nas si no ama­man­ta.

4. Es más eco­nó­mi­co: Se­gún La Le­che Lea­gue In­ter­na­tio­nal, el cos­to de la fór­mu­la pue­de va­riar des­de $134 a $491 por mes. ¡Eso es $1,608 a $5,892 en un año!■

MA­CA­RE­NA BACHOR ma­ca­re­na.bachor@epa­sa.com ma­qui­ba­chor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.