CUA­TRO BON­DA­DES DEL ACEI­TE DE AL­MEN­DRAS

Mujer (Panama) - - Beauty | Piel - CLAU­DIA RAMOS re­vis­ta­mu­jer@epa­sa.com

Ave­ces se nos ha­ce di­fí­cil creer que los rem edios na­tu­ra­les pue­den ha­cer mi­la­gros en el área de la be­lle­za. Y es que en mu­chos ca­sos pue­den ser me­jo­res que los pro­duc­tos co­mer­cia­les. Pe­ro, ojo, de­be­mos ser pre­ca­vi­das, el der­ma­tó­lo­go Jo­sé Gon­zá­lez com­par­tió que de­be­mos evi­tar usar re­me­dios ca­se­ros o pro­ve­nien­tes de plan­tas du­ran­te el día, ya que el sol pue­de cau­sar que­ma­du­ras, irri­ta­cio­nes o man­chas, si quie­ren pro­bar, úsen­los en las noches. En es­te ca­so, te ha­bla­re­mos del acei­te de al­men­dras, el cual trae con­si­go mu­chí­si­mos be­ne­fi­cios:

La cons­tan­cia es la cla­ve fun­da­men­tal pa­ra que los re­me­dios na­tu­ra­les ten­gan el efec­to que tanto pro­me­ten; ¡con­fía en ellos!

Enemi­go de las es­trías

El acei­te de al­men­dras me­jo­ra la elas­ti­ci­dad de la piel, lo que ayu­da a pre­ve­nir las es­trías. Al­go im­por­tan­te que de­bes sa­ber es que ayu­da a com­ba­tir­las, mas no las eli­mi­na. El doc­tor Gon­zá­lez nos ex­pli­có que el acei­te de al­men­dras que no fun­cio­na­ría una vez que ya es­tá la es­tría, por­que se tra­ta de una le­sión ci­ca­tri­zal pro­fun­da de la piel, pa­ra es­to el úni­co tra­ta­mien­to po­si­ble y efi­caz se­ría un lá­ser que pe­ne­tre a la pro­fun­di­dad de la es­tría y pro­mue­va la re­ge­ne­ra­ción de la mis­ma.

Pes­ta­ñas más lar­gas

Úl­ti­ma­men­te es­tán de mo­da las pes­ta­ñas lar­gas, pe­ro no to­das con­ta­mos con las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas. Si deseas que tus pes­ta­ñas ha­blen por sí so­las, co­ló­ca­te unas go­ti­tas de acei­te de al­men­dras en las pes­ta­ñas con ayu­da de tus de­dos o con un ce­pi­llo de un rí­mel que no uti­li­ces. En un par de se­ma­nas no­ta­rás la di­fe­ren­cia. Es im­por­tan­te que se­pas que si real­men­te quie­res con­se­guir el efec­to, de­bes rea­li­zar el tra­ta­mien­to to­dos los días. La cons­tan­cia es su­per­im­por­tan­te.

Uñas fuer­tes

Sea­mos ho­nes­tas, cuan­do es­ta­mos an­sio­sas o es­tre­sa­das lo pri­me­ro que ha­ce­mos es de­vo­rar­nos las uñas. Si te sien­tes iden­ti­fi­ca­da, el acei­te de al­men­dras es una bue­na op­ción pa­ra ti; con­se­gui­rá man­te­ner­las más fuer­tes y sa­nas. To­das las noches aplí­ca­lo so­bre tus uñas y cu­tí­cu­las me­dian­te un ma­sa­je con la ye­ma de los de­dos.

Des­ma­qui­lla­dor

Ade­más de ser un hi­dra­tan­te pa­ra la piel, sir­ve co­mo re­mo­ve­dor de ma­qui­lla­je. Ma­sa­jea un po­co de acei­te y dé­ja­lo du­ran­te 2 mi­nu­tos.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.