APREN­DER A DE­FEN­DER­SE

Te mos­tra­mos una téc­ni­ca de de­fen­sa per­so­nal que te ser­vi­rá pa­ra de­tec­tar si­tua­cio­nes de pe­li­gro y có­mo reac­cio­nar an­te ellas.

Mujer (Panama) - - Vida - RE­VIS­TA MU­JER re­vis­ta­mu­jer@epa­sa.com @Mu­je­rPa

Alas mu­je­res siem­pre nos han ca­ta­lo­ga­do co­mo el se­xo dé­bil. Nos han pues­to en ese di­fí­cil ca­si­lle­ro en el que no so­mos ca­pa­ces de de­fen­der­nos por nues­tros pro­pios me­dios. No de­be­ría ser así, pe­ro lo es. Los tiem­pos cam­bian y ca­da vez se vuel­ve más ne­ce­sa­rio es­tar pre­pa­ra­das pa­ra cual­quier in­con­ve­nien­te. No ha­ce fal­ta ex­pli­car mu­cho, los he­chos ha­blan por sí so­los. Pa­sar de la in­ge­nui­dad al estado de aler­ta sin es­tar ex­ce­si­va­men­te ate­rro­ri­za­da es po­si­ble. Ade­más, si no sa­be­mos có­mo de­fen­der­nos po­si­ble­men­te tam­po­co sa­bre­mos có­mo de­tec­tar una si­tua­ción de pe­li­gro.

Exis­ten mu­chas técnicas que en­se­ñan a las mu­je­res a de­fen­der­se, exis­ten ar­tes mar­cia­les y mé­to­dos pa­ra es­tar pre­pa­ra­das. En mu­chos ca­sos, co­mo el sis­te­ma de De­fen­sa Per­so­nal de Am­non Maor, in­clu­so no es ne­ce­sa­rio ser fuer­te o te­ner muy buen estado fí­si­co. Cual­quier per­so­na pue­de apren­der­lo, ya que las técnicas son fá­ci­les y con en­tre­na­mien­to con­ti­nuo es po­si­ble afron­tar cual­quier si­tua­ción de pe­li­gro.

Ale­xa y Eduar­do en­se­ñan es­te sis­te­ma de de­fen­sa per­so­nal by Am­non Maor des­de el 2015. Han via­ja­do a Is­rael, Aus­tria, España, en­tre otros paí­ses, pa­ra ca­pa­ci­tar­se en es­te no­ve­do­so sis­te­ma que hoy en día es uti­li­za­do por las uni­da­des de éli­te de la Fuer­za de De­fen­sa Is­rae­lí.

Han di­se­ña­do sus ca­pa­ci­ta­cio­nes pen­san­do ex­clu­si­va­men­te en las mu­je­res, cen­tran­do la téc­ni­ca en los pun­tos dé­bi­les del opo­nen­te. Pa­ra ellos, la téc­ni­ca lo es to­do. No hay nin­gu­na li­mi­ta­ción en cuan­to a edad, al­tu­ra, estado fí­si­co, ca­pa­ci­dad, lo im­por­tan­te es apren­der a de­tec­tar el pe­li­gro y sa­ber reac­cio­nar. Con mo­vi­mien­tos de­fen­si­vos y ata­ques cor­tos, en­se­ñan a las mu­je­res a for­ta­le­cer la con­fian­za en ellas mis­mas, a desa­rro­llar ha­bi­li­da­des de con­cen­tra­ción y ca­pa­ci­dad de res­pues­ta. Pe­ro por so­bre to­do, en­se­ñan a ver las co­sas de otra ma­ne­ra. De una ma­ne­ra más rea­lis­ta.

Des­de ni­ños has­ta adul­tos, to­dos po­de­mos apren­der es­te sis­te­ma. Con­ver­tir las de­bi­li­da­des aje­nas en for­ta­le­zas pro­pias, bá­si­ca­men­te de eso se tra­ta. Y de es­tar pre­pa­ra­das, siem­pre.■

Ale­xa J. Ro­drí­guez y Eduar­do E. Es­tra­da | @am­non­maor­pty

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.