DORI ELETA

LA PO­PU­LAR EN­TRE­NA­DO­RA DEL ESLOGAN ‘CON LA NALGA EN LA NU­CA’ SE ABRE EN UNA CON­VER­SA­CIÓN CO­RA­ZÓN A CO­RA­ZÓN PA­RA CONTARNOS CÓ­MO VEN­CIÓ SU PRO­PIA OSCURIDAD.

Mujer (Panama) - - Personaje - MA­CA­RE­NA BACHOR ma­ca­re­na.bachor ma­qui­ba­chor

¿De dón­de na­ció tu amor por el ‘fit­ness’?

El amor por el “fit­ness” na­ció des­de muy ni­ña. Siem­pre en la es­cue­la era de las po­cas que que­ría dar cla­ses de Edu­ca­ción Fí­si­ca y las es­pe­ra­ba con an­sias. Soy una mu­jer con mu­cha pa­sión, y el ejer­ci­cio fí­si­co es una for­ma de ca­na­li­zar to­da es­ta ener­gía. Tam­bién amo la be­lle­za en to­das sus for­mas y al dar­me cuen­ta de có­mo pue­des trans­for­mar un cuer­po a su me­jor ver­sión con ejer­ci­cios es­pe­cí­fi­cos me apa­sio­né con el te­ma. Apren­dí a ha­cer­lo con el mío y ahora com­par­to lo que apren­dí con to­das. Me sien­to co­mo una ar­tis­ta que es­cul­pe los cuer­pos de las mu­je­res y sa­ca lo me­jor en ca­da una de ellas. ¡Me en­can­ta y me apa­sio­na ha­cer­lo!

¿Có­mo fue el pro­ce­so de crear tu pro­pio ‘im­pe­rio fit­ness’?

¡Wao! Es to­da una his­to­ria. En­tre­na­ba a mis ami­gas en una ca­de­na de gim­na­sios por “hobby” y ellas me hi­cie­ron ver que te­nía ta­len­to, pe­ro mi in­se­gu­ri­dad del mo­men­to me ha­cía creer que no era su­fi­cien­te­men­te bue­na. Afor­tu­na­da­men­te, ven­cí to­dos esos fan­tas­mas y me atre­ví a ha­cer­lo. En ese en­ton­ces mi me­jor ami­ga da­ba cla­ses de Zum­ba y des­pués de de­jar el mie­do a un la­do me in­ven­té un nom­bre y es­ti­lo de cla­ses que fue­ran en­fo­ca­das en tra­ba­jar con pe­sas, ya que eso era lo que me gus­ta­ba. Ahí na­ció BBL, no era na­da pa­re­ci­do a lo de ahora, pe­ro le in­yec­té tanto amor y pa­sión que ca­da día que pa­sa­ba te­nía una alum­na nue­va. El amor es la ener­gía más po­de­ro­sa del uni­ver­so y eso atrae.

En­ton­ces se po­dría de­cir que te con­si­de­ras una mu­jer de ne­go­cios...

Sin du­da al­gu­na. To­dos los días me quie­ro in­ven­tar un ne­go­cio nue­vo. Atri­bu­yo eso a mi san­gre ju­día, ¡soy ne­go­cian­te!

Y de­trás de to­do es­te im­pe­rio, ¿cuál es el men­sa­je que quie­res trans­mi­tir?

Hay 3 pi­la­res que sos­tie­nen nues­tra vi­da: El cuer­po, la men­te y el es­pí­ri­tu. Es­tos tres pi­la­res los vi­sua­li­zo co­mo las pa­tas que sos­tie­nen la me­sa, en es­te ca­so la me­sa es nues­tra vi­da, si una de es­tas "pa­tas" no es­tá bien, la me­sa se cae, pier­de el equi­li­brio. BBL evo­lu­cio­na con los años y de­ja de ser so­lo cuer­po, BBL ahora se en­fo­ca en el amor pro­pio y no tanto en la va­ni­dad. Si te amas a ti mis­ma to­do lo de­más en tu vi­da flui­rá a tu fa­vor, aun en la ad­ver­si­dad. Ese es mi men­sa­je a la so­cie­dad y lo trans­mi­to a tra­vés de mis cla­ses, men­sa­jes y es­cri­tos que com­par­to a tra­vés de mis re­des so­cia­les.

Sa­be­mos que ha­ce po­co co­men­zas­te a en­tre­nar hom­bres tam­bién, ¿cuál es la ma­yor di­fe­ren­cia que hay con el en­tre­na­mien­to fe­me­nino?

Sí. Fue un re­to nue­vo, ya que dis­fru­to mu­cho de ellos. La ma­yor di­fe­ren­cia es ver que la mu­jer es tan pe­ro tan fuer­te y vi­vi­mos ba­jo el es­te­reo­ti­po de que so­mos el se­xo dé­bil. ¡Fal­so! Una mu­jer me aguan­ta una cla­se en­te­ra, un hom­bre a los 5 mi­nu­tos ya es­tá vo­mi­tan­do. La ver­dad es que dis­fru­to mu­cho de en­tre­nar a am­bos se­xos. Ten­go la creen­cia que am­bos de­ben en­tre­nar­se por se­pa­ra­do, ya que los hom­bres tie­nen cuer­po de hom­bre y las mu­je­res tie­nen cuer­po de mu­jer y yo co­mo ar­tis­ta que es­cul­pe, sien­to que no se de­be­ría com­bi­nar.

¿Có­mo se re­la­cio­na ese men­sa­je con las ex­pe­rien­cias que tú has vi­vi­do co­mo mu­jer?

BBL es un re­fle­jo de mí mis­ma, mi vi­da es mi tes­ti­mo­nio, mi men­sa­je. Yo sien­to al­go por den­tro que me di­ce que com­par­ta mis ex­pe­rien­cia pa­ra que las mu­je­res se vean en el es­pe­jo con mis his­to­rias y se den cuen­ta de que no im­por­ta qué tan os­cu­ro se vea el pa­no­ra­ma, siem­pre se pue­de sa­lir ade­lan­te.

Ha­ce un tiem­po re­ve­las­te que fuis­te víc­ti­ma de abu­so se­xual, ¿có­mo eso in­flu­yó en tu desa­rro­llo co­mo per­so­na?

To­das las prue­bas que me pu­so la vi­da cons­tru­ye­ron el co­ra­zón bon­da­do­so que hoy ten­go. No hu­bie­se sen­ti­do em­pa­tía con to­das las mu­je­res si hu­bie­se te­ni­do una vi­da per­fec­ta. Por eso agra­dez­co siem­pre por to­do lo que la vi­da me man­dó, bueno o ma­lo. To­do es par­te de un plan, to­do es per­fec­to.

Y ha­ce un par de días en Ins­ta­gram tam­bién men­cio­nas­te que ha­bías re­cu­rri­do a psi­có­lo­gos, psi­quia­tras y que ha­bías in­ten­ta­do sui­ci­dar­te, ¿qué crees que lle­va a una per­so­na a to­mar una de­ci­sión así?

Las prue­bas que nos po­ne la vi­da son muy du­ras, y el per­so­na­je que in­ter­pre­tas (el yo) pien­sa que no es ca­paz de su­pe­rar­las y por esa ra­zón se quie­re mar­char de es­te mun­do. Es­te te­ma es di­fí­cil de en­ten­der, pe­ro es her­mo­so cuan­do lo lo­gras ver, to­dos lle­va­mos la ver­dad aden­tro nues­tro y cuan­do es­ta­mos preparados pa­ra ver­la, se cae el ve­lo. Mu­chos re­cu­rren al sui­ci­dio y yo mis­ma lo hi­ce, pe­ro des­pués de mi desa­rro­llo es­pi­ri­tual en­ten­dí que esa no es una so­lu­ción, por­que si te vas, te to­ca re­gre­sar a en­fren­tar las mis­mas prue­bas y otras más. Hoy si­go en­con­tran­do pie­dras en mi ca­mino, pe­ro co­mo ya en­tien­do el pro­ce­so, no su­fro; pue­de do­ler, pe­ro el su­fri­mien­to siem­pre se­rá op­cio­nal. La ig­no­ran­cia re­pre­sen­ta al caos y la sa­bi­du­ría re­pre­sen­ta la li­ber­tad.

¿Có­mo co­men­zas­te a sa­nar de to­das esas ex­pe­rien­cias?

Em­pren­dí un via­je ha­cia mi in­te­rior has­ta en­con­trar mi al­ma. Ella mis­ma em­pe­zó a guiar­me en es­te ca­mino y las co­sas co­men­za­ron a lle­gar; re­ti­ros, li­bros, guías, cur­sos, per­so­nas. Era guia­da por un po­der su­pe­rior y sen­tía ple­na cer­te­za de que to­do lo que me su­ce­día te­nía un pro­pó­si­to ma­yor. Co­men­cé a ha­cer ca­tar­sis es­cri­bien­do en mis re­des so­cia­les, sen­tía la ne­ce­si­dad de ex­pre­sar­le al mun­do to­do lo que guar­da­ba por den­tro. Fue mi for­ma de sol­tar, de ca­na­li­zar to­da la ener­gía que te­nía re­pri­mi­da y fue sor­pren­den­te ver có­mo en el pro­ce­so mu­chas mu­je­res se sin­tie­ron iden­ti­fi­ca­das y mo­ti­va­das con mis palabras, eso me hi­zo ver que no es­toy so­la y que soy ama­da.

¿Qué ha si­do lo más di­fí­cil de es­te pro­ce­so es­pi­ri­tual que em­pren­dis­te?

En­fren­tar­me con­mi­go mis­ma, con los fan­tas­mas de mi pa­sa­do y los trau­mas de mi ni­ñez. To­dos le hui­mos a es­to, pa­ra en­fren­tar­lo hay que ser de­ma­sia­do va­lien­tes.

¿Qué le di­rías a una mu­jer que se en­cuen­tra en un mo­men­to os­cu­ro de su vi­da?

Que con­fíe en su pro­ce­so, que to­do es par­te de un plan, de un pro­pó­si­to. Pue­de que ahora no lo com­pren­da, pe­ro más ade­lan­te to­do ten­drá sen­ti­do. Lo más im­por­tan­te en es­te mo­men­to es que se en­fo­que en cul­ti­var el amor pro­pio y en sa­nar cual­quier trau­ma del pa­sa­do y pa­ra ello hay que ha­cer un tra­ba­jo, eva­dir­lo no re­suel­ve na­da. Por más di­fí­cil que sea, hay que ir ha­cia aden­tro.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.