NI­ÑOS CON ES­TRÉS

La si­tua­ción es­co­lar de hoy

Mujer (Panama) - - Actualidad | Reportaje -

Eri­ka es madre de dos: una ado­les­cen­te de 15 años y un jo­ven de 19 que ac­tual­men­te es­tu­dia le­yes. Sin em­bar­go, al­gu­nos años atrás, to­mó la de­ci­sión de cam­biar­los de co­le­gio, en prin­ci­pio por­que que­ría que sus hi­jos apren­die­ran dis­ci­pli­na. “Una vez que los cam­bié, me to­pé con la reali­dad de que hay co­le­gios don­de se vi­ve con ten­sión”. Su hi­jo ma­yor su­frió mu­cho es­trés en los úl­ti­mos años de se­cun­da­ria. “La exi­gen­cia era tan­ta que lle­gó a su­frir de pre­sión al­ta a cau­sa del co­le­gio”, nos re­la­tó Eri­ka, quien to­da­vía si­gue vi­vien­do con su hi­ja me­nor al­gu­nos do­lo­res de ca­be­za por la car­ga aca­dé­mi­ca que en­fren­tan hoy día los es­tu­dian­tes en ni­ve­les pri­ma­rios y se­cun­da­rios, y ade­más, to­do lo que eso des­en­ca­de­na y con­lle­va den­tro del nú­cleo fa­mi­liar.

“Es­ta­mos en una épo­ca de ni­ños es­tre­sa­dos que, aun­que mu­chos no en­tien­dan qué sig­ni­fi­ca la pa­la­bra, ya de­mues­tran al­gu­nas con­duc­tas que el 100% de las ve­ces se re­fle­jan en la es­cue­la. Los ni­ños ac­tual­men­te lle­van una vi­da más pe­sa­da que la de un adul­to, se levantan muy tem­prano, van a cla­ses, al­gu­nos re­gre­san a tu­to­rías, otros lle­gan a ca­sa a rea­li­zar ta­reas y de­pen­dien­do de la can­ti­dad de ac­ti­vi­da­des se acues­tan a las 9:00 p.m. o 10:00 p.m., re­pi­tien­do el mis­mo ci­clo y sin de­jar por fue­ra los fi­nes de se­ma­na, en los que al­gu­nos pa­dres apro­ve­chan pa­ra ade­lan­tar tra­ba­jo es­co­lar y que en la se­ma­na no se ha­ga tan pe­sa­do”, nos co­men­ta la psi­có­lo­ga pa­na­me­ña Sha­ren Lush­man, quien tra­ba­ja co­mo asis­ten­te so­cial en un co­le­gio pri­va­do en el que ha brin­da­do ta­lle­res y char­las acer­ca de es­tas si­tua­cio­nes.

“No exis­ten fi­nes de se­ma­nas li­bres pa­ra po­der ha­cer una ac­ti­vi­dad que no es­té re­la­cio­na­da con la es­cue­la, siem­pre hay al­go por ha­cer, tie­nen que es­tu­diar o ade­lan­tar ta­reas pa­ra to­da la se­ma­na”, nos cuen­ta Eri­ka.

Tra­ba­jos, lá­mi­nas, ta­reas, pro­yec­tos especiales, char­las en di­ver­sos idio­mas y exá­me­nes son al­gu­nas de las palabras más oí­das por las ma­dres des­pués de las 3:00 p.m. Fi­nal­men­te, la car­ga aca­dé­mi­ca ter­mi­na por afec­tar el nú­cleo fa­mi­liar. “To­das esas co­sas con­lle­van a pe­leas, por­que uno co­mo pa­dre tam­bién exi­ge un ren­di­mien­to aca­dé­mi­co bueno”, ex­pre­sa Eri­ka.

Se­gún la psi­có­lo­ga Lush­man, es­ta es una si­tua­ción que ven a dia­rio en el co­le­gio: “Los pa­dres es­tre­sa­dos lle­gan del tra­ba­jo a rea­li­zar las ac­ti­vi­da­des de la ca­sa,

pa­ra lue­go sen­tar­se con los ni­ños a ha­cer ta­reas has­ta al­tas ho­ras de la no­che. Los ni­ños can­sa­dos que ya no res­pon­den de la mis­ma for­ma, y la re­la­ción fa­mi­liar se fric­cio­na”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga.

Es­ta ten­den­cia, de al­ta exi­gen­cia aca­dé­mi­ca y car­gas ex­ce­si­vas de tra­ba­jo es­co­lar, es una reali­dad mu­cho más pal­pa­ble en las es­cue­las pri­va­das, acla­ra la psi­có­lo­ga, pe­ro tam­bién nos ex­pli­có que en el sec­tor es­ta­tal se da en al­gu­nos ca­sos, pe­ro de for­ma más si­len­cio­sa, ya que por lo ge­ne­ral el pa­dre de fa­mi­lia o acu­dien­te no tie­ne tanto con­tac­to o co­mu­ni­ca­ción con la ins­ti­tu­ción.

¿Ta­reas o tiem­po li­bre?

“Hay una idea equi­vo­ca­da so­bre los de­be­res es­co­la­res. Aten­tan con­tra el tiem­po de ocio que pue­den dis­fru­tar nues­tros hi­jos y mu­chas ve­ces es una in­ver­sión de tiem­po que no sir­ve pa­ra na­da. Hay que re­plan­tear qué se ha­ce, por qué y so­bre to­do si hay que ha­cer­lo”, ex­pli­ca Ro­sa Jo­vé, miem­bro per­ma­nen­te del Ob­ser­va­to­rio de los De­re­chos de la In­fan­cia de la Ge­ne­ra­li­tat de Catalunya.

Pa­ra po­der en­fren­tar es­ta si­tua­ción lo pri­me­ro que se de­be en­ten­der es que la ba­se del apren­di­za­je es la re­pe­ti­ción. La psi­có­lo­ga Lush­man nos ex­pli­có que “las ta­reas de for­ma mo­de­ra­da nos ayu­dan a or­ga­ni­zar­nos y a que el co­no­ci­mien­to se con­so­li­de, pe­ro to­do de­be te­ner un ba­lan­ce. Los ni­ños al rea­li­zar tanto no es­tán gra­ban­do na­da, y al fi­nal al­gu­nas ac­ti­vi­da­des las ha­cen los pa­dres pa­ra po­der ayu­dar­los con to­das las res­pon­sa­bi­li­da­des”.

Por otra par­te, es ne­ce­sa­rio en­ten­der que el ni­ño re­quie­re tiem­po de es­par­ci­mien­to. Hay con­si­de­ra­bles es­tu­dios, la ma­yo­ría de ellos in­ter­na­cio­na­les (pue­des en­con­trar­los en naeyc.com), que re­fle­jan los be­ne­fi­cios cog­ni­ti­vos, so­cia­les-emo­cio­na­les y fí­si­cos que trae el dis­fru­tar de tiem­po de re­ce­so y es­par­ci­mien­to. Por ejem­plo, los ni­ños son me­nos in­quie­tos; se me­jo­ra el re­cuer­do cuan­do el apren­di­za­je es­tá es­pa­cia­do en lu­gar de con­cen­tra­do, lo que de­mues­tra que los re­ce­sos ofre­cen al ce­re­bro un mo­men­to pa­ra re­agru­par­se; los sis­te­mas es­co­la­res que mues­tran ac­ti­vi­da­des no aca­dé­mi­cas (arte, mú­si­ca, ac­ti­vi­dad fí­si­ca) me­jo­ran las ac­ti­tu­des y los re-

“ES­TA­MOS EN UNA ÉPO­CA DE NI­ÑOS ES­TRE­SA­DOS QUE, AUN­QUE MU­CHOS NO EN­TIEN­DAN QUÉ SIG­NI­FI­CA LA PA­LA­BRA, YA DE­MUES­TRAN CON­DUC­TAS QUE EL 100% DE LAS VE­CES SE RE­FLE­JAN EN LA ES­CUE­LA”.

MA­CA­RE­NA BACHOR ma­ca­re­na.bachor@epa­sa.com @ma­qui­ba­chor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.