SHELDRY SÁEZ

JO­VEN, ARRIES­GA­DA Y EM­PREN­DE­DO­RA. SHELDRY BUS­CA EL ÉXI­TO MO­TI­VAN­DO CON SUS PALABRAS Y NOS RE­VE­LÓ QUE LO DE­JA PLAS­MA­DO EN SU NUE­VO PRO­YEC­TO.

Mujer (Panama) - - Personaje - CLAU­DIA RAMOS re­vis­ta­mu­jer@epa­sa.com

Re­pre­sen­tas­te a Pa­na­má en el 2011 en el Miss Uni­ver­so, ¿cuá­les fue­ron las ra­zo­nes que te im­pul­sa­ron pa­ra con­cur­sar?

Des­de pe­que­ña mi ma­má me in­vo­lu­cró con el mun­do de la mo­da e in­clu­so par­ti­ci­pé en un con­cur­so de be­lle­za in­fan­til. Con el tiem­po, em­pe­cé a re­ci­bir pro­pues­tas pa­ra mo­de­lar has­ta que un día me bus­ca­ron en mi ca­sa, en Chi­tré, pa­ra pro­po­ner­me en­trar a Miss Pa­na­má 2011. Pen­sé que se­ría un gran tram­po­lín pa­ra mí. Mis pa­pás al ini­cio se opu­sie­ron; pe­ro fi­nal­men­te me apo­ya­ron en esa ex­pe­rien­cia.

Al ser as­pi­ran­te pa­ra el cer­ta­men, ¿se­guis­te co­mo ejem­plo a al­gu­na Miss Pa­na­má?

La ver­dad es que cuan­do en­tré a Miss Pa­na­má es­ta­ba al­go per­di­da con to­do lo re­fe­ren­te al me­dio; pe­ro po­co a po­co tu­ve la opor­tu­ni­dad de co­no­cer a mu­chas “mis­ses” que me die­ron su apo­yo y ase­so­ra­mien­to, en­tre ellas Jus­ti­ne Pa­sek y Ca­ro­li­na De­men­tiev.

¿Có­mo fue tu ex­pe­rien­cia co­mo Miss?

Fue­ron mu­chas las emo­cio­nes. Es un mun­do de fan­ta­sías en don­de de­bes ser fuer­te emo­cio­nal­men­te; sin em­bar­go, re­pre­sen­tar a Pa­na­má en el 2011 ha si­do uno de los re­ga­los más gran­des de mi vi­da. Me hi­ce más fuer­te, más mu­jer y mi vi­da to­mó un rum­bo ines­pe­ra­do.

¿Qué pien­sas de la nue­va era de Se­ño­ri­ta Pa­na­má?

Pien­so que es­ta­mos evo­lu­cio­nan­do. Co­noz­co de pri­me­ra mano la pre­pa­ra­ción que tie­ne Cé­sar Anel pa­ra afron­tar es­te re­to, con­fío en que sa­brá ele­gir a la me­jor can­di­da­ta y es­pe­ro que el con­cur­so sea, en pri­mer lu­gar, una fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra mu­chas jó­ve­nes.

Siem­pre has si­do una mu­jer fren­te a las cá­ma­ras, ¿qué te mo­ti­vó a ser una blo­gue­ra?

Mi pa­sión por es­cri­bir me mo­ti­vó. La vi­da me ha lle­va­do a ser una mu­jer fren­te a las cá­ma­ras; pe­ro en mi in­te­rior, soy in­te­lec­tual. Me gus­ta apren­der, tra­ba­jar, co­no­cer co­sas nue­vas, via­jar y me en­can­ta ins­pi­rar. Ser blo­gue­ra es el ca­nal per­fec­to pa­ra lle­var mis lí­neas a los jó­ve­nes del mun­do apro­ve­chan­do el al­can­ce de la in­ter­net y re­des so­cia­les.

¿Qué has apren­di­do al ser “in­fluen­cer”?

Al ser “in­fluen­cer” he re­for­za­do mis co­no­ci­mien­tos co­mo li­cen­cia­da en Mer­ca­deo y Pu­bli­ci­dad. Ade­más, he po­di­do apren­der mu­cho de la psi­co­lo­gía del con­su­mi­dor, el mer­ca­do cam­bian­te y en cons­tan­te evo­lu­ción, y có­mo fun­cio­na el mun­do di­gi­tal.

En tu blog exis­te la sec­ción “El amor en­tra por la co­ci­na” con Giu­lio, ¿qué has apren­di­do de él tanto en la co­ci­na co­mo per­so­na?

Giu­lio es un gran apo­yo pa­ra mí. Con él pu­de ex­pe­ri­men­tar lo que sig­ni­fi­ca el ver­da­de­ro amor. Pa­ra amar a los de­más, de­be­mos amar­nos a no­so­tras mis­mas, y él dis­fru­ta ver­me ser la pro­ta­go­nis­ta de mi his­to­ria. De la co­ci­na no he apren­di­do tanto; pe­ro tra­ba­ja­mos en equi­po. Él de­mues­tra sus des­tre­zas co­mo chef; y yo co­mo pre­sen­ta­do­ra, blo­gue­ra y co­men­sal.

Tu pa­re­ja no es­tá acos­tum­bra­da a los me­dios, ¿có­mo ma­ne­jan es­tar en el ojo pú­bli­co?

No ha si­do tan di­fí­cil por­que he­mos sa­bi­do ma­ne­jar­lo. Giu­lio se ha ga­na­do el ca­ri­ño de mis se­gui­do­res y se han con­ver­ti­do en se­gui­do­res de él. Aun­que se mue­re de la pe­na cuan­do las cá­ma­ras es­tán so­bre él, es muy pa­cien­te y me apo­ya en to­do.

Es­tás por pu­bli­car tu pri­mer li­bro, ¿po­drías ade­lan­tar­nos de qué tra­ta?

"Las Tres Jo­yas de Mi Co­ro­na" es un li­bro de su­pera­ción per­so­nal y un ma­nual de em­pren­di­mien­to. Con es­te gran sue­ño que es una reali­dad, bus­co ins­pi­rar a la ju­ven­tud a tra­vés de mi ver­da­de­ra his­to­ria y de­rri­bar los es­te­reo­ti­pos. Lo pue­de leer cual­quier per­so­na sin im­por­tar la edad; pe­ro en es­pe­cial, pue­de ser de mu­cho dis­fru­te pa­ra las mu­je­res.

¿Por qué de­ci­dis­te es­cri­bir "Las Tres Jo­yas de Mi Co­ro­na"?

De­ci­dí es­cri­bir "Las Tres Jo­yas de Mi Co­ro­na" por­que siem­pre tu­ve pa­sión por las le­tras, ade­más de que va de la mano con mi faceta co­mo con­fe­ren­cis­ta mo­ti­va­cio­nal cer­ti­fi­ca­da. A lo lar­go de mi vi­da he si­do víc­ti­ma de los es­te­reo­ti­pos que im­po­ne la so­cie­dad, y mu­chos jó­ve­nes y mu­je­res pa­san por lo mis­mo. Quie­ro con­tar­les mi ver­dad y que pue­dan ver­se en mi re­fle­jo.

Sa­be­mos que eres una mu­jer que dis­fru­ta la mo­da, ¿cuál es tu es­ti­lo dia­rio?

Sue­lo ves­tir­me co­mo una "business wo­man", me en­can­ta usar pan­ta­lo­nes y bla­zer. Soy sen­ci­lla; pe­ro en oca­sio­nes, arries­ga­da.

¿Qué no pue­de fal­tar en la car­te­ra de Sheldry?

En mi car­te­ra no pue­da fal­tar mi agen­da; pa­ra mí, es cru­cial en mi de­sen­vol­vi­mien­to dia­rio.

Te ca­rac­te­ri­zas por ser mul­ti­fa­cé­ti­ca, ¿qué más te gus­ta­ría ha­cer?

Soy muy in­ven­to­ra, así que es muy di­fí­cil res­pon­der es­ta pre­gun­ta. To­dos los días ama­nez­co con una nue­va idea. Por el mo­men­to; quie­ro se­guir pre­pa­rán­do­me co­mo con­fe­ren­cis­ta mo­ti­va­cio­nal, dis­fru­tar de es­ta nue­va faceta co­mo es­cri­to­ra y se­guir co­mo blo­gue­ra e in­fluen­cia­do­ra, sien­do me­jor ca­da día en lo que ofrez­co a mis clien­tes y se­gui­do­res. Tam­bién es­toy in­cur­sio­nan­do co­mo em­pre­sa­ria y den­tro de mis pro­yec­tos pa­ra el 2017 es­tá un li­bro de co­lo­rear pa­ra ni­ños y una agen­da 2018.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.