‘NO QUIE­RO VI­VIR’

Es­te mes se con­me­mo­ra el Día Mun­dial de la Pre­ven­ción del Sui­ci­dio, ha­ble­mos de có­mo en­fren­tar es­ta si­tua­ción.

Mujer (Panama) - - Actualidad - MACARENA BACHOR macarena.bachor@epa­sa.com @ma­qui­ba­chor

Ha­blar de sui­ci­dio no es fá­cil. Pue­de lle­gar a to­car las he­bras más pro­fun­das del in­te­rior de una per­so­na, pe­ro tam­bién exis­te otra reali­dad acer­ca de es­te te­ma.

Des­de el 2003, el 10 de sep­tiem­bre ha si­do de­sig­na­do pa­ra con­me­mo­rar el Día Mun­dial pa­ra la Pre­ven­ción del Sui­ci­dio. Se­gún la psi­có­lo­ga pa­na­me­ña Mir­yam Se­rra­cín, “lo pri­me­ro que hay que to­mar en cuen­ta es que el sui­ci­dio es al­go real­men­te pre­ve­ni­ble, que si es­ta­mos aten­tos de nues­tro al­re­de­dor, po­de­mos es­cu­char dis­tin­tos lla­ma­dos de aten­ción o preo­cu­pa­cio­nes de nues­tros cer­ca­nos pa­ra bus­car la ayu­da ne­ce­sa­ria”.

Cuan­do co­men­za­mos a es­tar aten­tos a nues­tro al­re­de­dor, de­be­mos co­no­cer tam­bién qué ti­po de sin­to­ma­to-

lo­gía pue­de lle­gar a ex­pe­ri­men­tar una per­so­na que es­tá con­si­de­ran­do el sui­ci­dio co­mo una al­ter­na­ti­va a sus pro­ble­mas. “Son per­so­nas que pue­den em­pe­zar a ver que no tie­nen me­tas o no ven un futuro en ellos. Tie­nen mu­cha de­s­es­pe­ran­za, al­gu­nas ve­ces se apar­tan de sus cer­ca­nos, pue­den lle­gar a dor­mir mu­cho. Se les ve un cam­bio en el afec­to, áni­mo y ener­gía, su for­ma de ser se le ve dis­tin­ta”, ex­pli­ca Se­rra­cín. Ade­más, la ex­per­ta co­men­ta que es im­por­tan­te es­tar aten­tos a los co­men­ta­rios que es­ta per­so­na ha­ga. Ex­pre­sio­nes co­mo no que­rer vi­vir más, o no te­ner ra­zón de es­tar en es­te mun­do, sen­tir­se una car­ga o sen­tir que to­do lo que ha­ce es pa­ra em­peo­rar las co­sas, pue­den lle­gar a ser se­ña­les cla­ras.

Y aquí hay al­go que se de­be de­jar en cla­ro. Los expertos en Psi­co­lo­gía ase­gu­ran que las per­so­nas que co­me­ten sui­ci­dio “ya tie­nen la idea­ción des­de an­tes, es de­cir, que vie­nen pen­san­do en el te­ma, de có­mo lo ha­rán, de qué ma­ne­ra, qué día, etc.”.

Las pre­gun­tas en­ton­ces son: ¿qué ha­cer cuan­do en­con­tra­mos es­te ti­po de sin­to­ma­to­lo­gía y co­men­ta­rios?, ¿qué ha­ce­mos?, ¿có­mo le ayu­da­mos a esa per­so­na a con­si­de­rar otra op­ción apar­te de de­jar de vi­vir?

Se­rra­cín in­di­ca que “lo pri­me­ro y esen­cial es es­cu­char­le y dar­le la im­por­tan­cia ne­ce­sa­ria. Es­cu­char su pro­ble­má­ti­ca, ver pun­tos dis­tin­tos de so­lu­ción, en con­jun­to, no de­cir­le lo que hay que ha­cer”. Es im­por­tan­te tam­bién bus­car ayu­da pro­fe­sio­nal, acu­dir a un psi­có­lo­go. De­pen­dien­do del ca­so y de la gra­ve­dad, se tra­ba­ja tam­bién con un psi­quia­tra. Los fa­mi­lia­res y ami­gos son par­te vi­tal en es­te pro­ce­so, son la red de apo­yo que tie­ne la per­so­na que es­ta su­frien­do, de­ben es­tar abier­tos a es­cu­char y acu­dir a los pro­fe­sio­na­les que se ne­ce­si­ten.

La si­tua­ción en Pa­na­má

Es al­go real­men­te preo­cu­pan­te ver có­mo las ci­fras es­tán en au­men­to. La OMS, por su par­te, in­di­ca que por ca­da adul­to que mue­re por sui­ci­dio pue­den ha­ber más de 20 con in­ten­tos sui­ci­das. En el 2015, las ci­fras es­ta­dís­ti­cas na­cio­na­les de Pa­na­má in­di­ca­ron que hu­bo 110 sui­ci­dios o muer­tes por le­sio­nes au­to­in­fli­gi­das.

“Co­mo so­cie­dad te­ne­mos que em­pe­zar a dar­nos cuen­ta de que ne­ce­si­ta­mos co­nec­tar­nos más en­tre no­so­tros, po­der res­pe­tar­nos, co­mu­ni­car­nos y es­tar pen­dien­te del otro, ya que siem­pre ne­ce­si­ta­mos al­gún apo­yo de nues­tra red. Po­der es­tar real­men­te, no só­lo a tra­vés de re­des so­cia­les”, opi­nó la ex­per­ta.

Ade­más la psi­có­lo­ga ex­pli­có que exis­te una ci­fra de sui­ci­dios co­me­ti­dos, pe­ro que en los con­sul­to­rios, las ci­fras

“EL SUI­CI­DIO ES AL­GO REAL­MEN­TE PRE­VE­NI­BLE, HAY QUE ES­TAR ATEN­TOS A NUES­TRO AL­RE­DE­DOR”.

de pa­cien­tes que lle­gan con ideas sui­ci­das se mul­ti­pli­can rá­pi­da­men­te.

“Mu­chas ve­ces ne­ce­si­tan el apo­yo de to­da la fa­mi­lia pa­ra sa­lir ade­lan­te, se ne­ce­si­tan cam­bios en su sis­te­ma pa­ra que to­dos pue­dan ir me­jo­ran­do. Sé que los cam­bios cues­tan mu­cho, aun así hay al­gu­nos que son im­por­tan­te ha­cer­los, que pue­den sal­var la vi­da de una per­so­na”, con­clu­yó Se­rra­cín.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.