CRIANZA CON SEN­TI­DO

Psi­có­lo­ga y Te­ra­peu­ta Fa­mi­liar, de Pa­re­jas e In­di­vi­dual en Ho­lis­tic Mind Steps. De ori­gen fran­cés y pa­na­me­ña de co­ra­zón. Cu­rio­sa por na­tu­ra­le­za y en cons­tan­te for­ma­ción; cree fiel­men­te que a tra­vés del au­to­co­no­ci­mien­to, el amor pro­pio y el bie­nes­tar in­te

Mujer (Panama) - - Consultorio - MA­RI­NE PEYRONNET l con­sul­to­rio@epa­sa.com l @Psi­co­lo­gaMa­ri­ne

Es­to de criar a los hi­jos es fa­ci­lí­si­mo”, nin­gún pa­dre en el mun­do ha di­cho es­to. Con­fie­so que ca­da día com­prue­bo que una co­sa es la teo­ría y la otra es la prác­ti­ca. Y aho­ra en tiem­pos de re­des so­cia­les sien­to que el asun­to se com­pli­ca. Las crí­ti­cas, es­cru­ti­nios y opi­nio­nes so­bre ca­si cual­quier te­ma de la pa­ren­ta­li­dad ha­cen que por mo­men­tos se pon­ga to­do, ab­so­lu­ta­men­te to­do en du­da; so­bre to­do nues­tra ca­pa­ci­dad de ser pa­pás.

La ver­dad es que en la ac­tua­li­dad nos en­fren­ta­mos a unos es­ti­los de dis­ci­pli­na bas­tan­te di­vi­di­dos. Sue­lo en­con­trar­me con pa­dres de fa­mi­lia que son de­ma­sia­do per­mi­si­vos por mie­do a per­der el amor de su hi­jos y/o las­ti­mar­los con lí­mi­tes o por el con­tra­rio; de­ma­sia­do au­to­ri­ta­rios y no per­mi­ten la fle­xi­bi­li­dad, en oca­sio­nes in­cul­can­do mie­do pa­ra ob­te­ner re­sul­ta­dos. Y lue­go es­ta­mos los de­más, atra­pa­dos en una es­pe­cie de lim­bo de qué ca­mino es­co­ger día tras día y en oca­sio­nes nos lle­na­mos de cul­pa, frus­tra­ción y con­fu­sión.

Un día fi­nal­men­te acep­té que es­to de criar no iba a ser un tra­ba­jo de so­lo in­tui­ción ni tra­di­ción, sino que iba a ser de mu­cha edu­ca­ción. Y bus­can­do fue así que co­no­cí la “dis­ci­pli­na po­si­ti­va”. Es­tá ba­sa­da en los tra­ba­jos de Al­fred Ad­ler (psi­co­lo­gía ad­le­ria­na) y Ru­doph Drei­kurs, quie­nes des­de los años 20 creían en el con­cep­to de edu­ca­ción pa­ra pa­dres y la im­por­tan­cia de criar a los hi­jos con res­pe­to, ya que lo con­tra­rio lle­va­ba a más pro­ble­mas de ries­go so­cial en el futuro. Drei­kurs si­guió el en­fo­que desa­rro­lla­do y lle­ván­do­lo a la prác­ti­ca co­mo la crianza “de­mo­crá­ti­ca”. Era el pun­to me­dio en­tre la crianza au­to­ri­ta­ria y la per­mi­si­va. En 1980, Ja­ne Nel­sen y Lynn Lott si­guen sus pa­sos bus­can­do lle­var es­te en­fo­que a los ho­ga­res, es­cue­las y or­ga­ni­za­cio­nes fun­da­men­ta­do con in­ves­ti­ga­cio­nes y evi­den­cias. La dis­ci­pli­na po­si­ti­va cuen­ta con cin­co cri­te­rios:

1. Per­mi­te que los ni­ños sien­tan una sen­sa­ción de “co­ne­xión”. El ni­ño ne­ce­si­ta sen­tir que per­te­ne­ce y es im­por­tan­te en su co­mu­ni­dad.

2. Es ama­ble y fir­me al mis­mo tiem­po. Es mu­tua­men­te res­pe­tuo­sa y alen­ta­do­ra pa­ra los pa­dres y los ni­ños.

3. Es efi­caz y a lar­go pla­zo. El ni­ño pien­sa y sien­te el apren­di­za­je pa­ra po­der de­ci­dir so­bre sí mis­mo y su mun­do.

4. En­se­ña im­por­tan­tes ha­bi­li­da­des so­cia­les y de vi­da. Ta­les co­mo el res­pe­to, preo­cu­pa­ción por los de­más, la re­so­lu­ción de pro­ble­mas y la coo­pe­ra­ción, así co­mo las ha­bi­li­da­des pa­ra con­tri­buir a la casa, la es­cue­la o la co­mu­ni­dad más gran­de.

5. In­vi­ta a los ni­ños a des­cu­brir cuá­les son sus ca­pa­ci­da­des. Fo­men­ta el uso cons­truc­ti­vo del po­der per­so­nal y la au­to­no­mía.

Las he­rra­mien­tas son mu­chas, pe­ro creo que la más im­por­tan­te es que la D.P. no se ba­sa en uti­li­zar los cas­ti­gos pa­ra mo­de­lar el com­por­ta­mien­to. Y pa­ra sorpresa de mu­chos, tam­po­co se va­le pre­miar. Es­tá cen­tra­da en es­tí­mu­los po­si­ti­vos y en so­lu­cio­nes jun­to con el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des de co­mu­ni­ca­ción e in­ter­ac­ción. Se tra­ta en cam­biar la creen­cia de­trás de ca­da con­duc­ta e iden­ti­fi­car la ne­ce­si­dad del ni­ño. Y si al­go no fun­cio­na, pues se pue­de apli­car las 3

“erres”: re­co­no­cer, re­con­ci­liar y re­sol­ver. Es­tas nos per­mi­ten en­ten­der que nues­tros erro­res son tam­bién opor­tu­ni­da­des de apren­di­za­je y de­be­mos per­do­nar­nos cuan­do fa­lla­mos. Los de­jo con es­ta fra­se que creo que lo re­su­me bas­tan­te bien: “De dónde sa­ca­mos la lo­ca idea de que pa­ra lo­grar que un ni­ño sea bueno, pri­me­ro de­be­mos ha­cer­lo sen­tir­se mal”. ¡Es­to a mí sí que me ha­ce sen­ti­do!■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.