MU­JE­RES IN­DE­PEN­DIEN­TES

Mujer (Panama) - - Invitado - GEOR­GE WARHOLL geor­ge­war­holl@gmail.com l @Geor­ge­War­holl

El hoy y aho­ra de la mu­jer es­tá siem­pre mar­ca­do por el al­can­ce de ob­je­ti­vos, pe­ro mu­chas ve­ces se de­ba­te en­tre el cre­ci­mien­to per­so­nal y la crea­ción de un ho­gar, lo cual cam­bia o mo­di­fi­ca pa­ra siem­pre cual­quier pro­yec­to de vi­da. Hay quie­nes pron­to de­ci­den for­mar una fa­mi­lia y to­man el re­to de ser ma­dres y ad­mi­nis­tra­do­ras de ho­gar y es aquí que se con­clu­ye que el ho­gar es una em­pre­sa don­de la mu­jer prác­ti­ca­men­te se vuel­ve es­pe­cia­lis­ta en mu­chos te­mas co­mo las fi­nan­zas, la or­ga­ni­za­ción, la co­mu­ni­ca­ción, la edu­ca­ción, el tra­ba­jo en equi­po, la Psi­co­lo­gía, la to­le­ran­cia, la mo­ti­va­ción, en­tre mu­chos otros…

Pe­ro mu­chos no va­lo­ran es­ta la­bor por­que asu­men que ser ma­dre y nú­cleo del ho­gar es res­pon­sa­bi­li­dad y com­pro­mi­so ex­clu­si­vo de la mu­jer y lo más la­men­ta­ble es que nin­gu­na de es­tas ac­ti­vi­da­des son re­mu­ne­ra­das ni va­lo­ra­das co­mo de­be ser.

Por es­tas y mu­chas otras ra­zo­nes, las úl­ti­mas ge­ne­ra­cio­nes se han to­ma­do el tiem­po pa­ra pen­sar y ana­li­zar el mun­do ac­tual, la mu­jer hoy quie­re re­co­no­ci­mien­to, ga­nar es­pa­cios, ser va­lo­ra­da, res­pe­ta­da y ad­mi­ra­da.

Hay quie­nes han lo­gra­do to­do es­to y mu­cho más y la so­cie­dad las lla­ma po­pu­lar­men­te “sol­te­ro­nas” de for­ma des­pec­ti­va, pe­ro lo que no sa­ben es que es­te nue­vo gru­po aho­ra se les co­no­ce o ha­cen par­te de un con­jun­to lla­ma­do neo­sol­te­ros el cual tam­bién apli­ca pa­ra los hom­bres con cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas.

La prio­ri­dad de las neo­sol­te­ras es el éxi­to pro­fe- sio­nal y la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, es de­cir, que no pien­san mu­cho en te­ner una re­la­ción es­ta­ble ni en te­ner hi­jos, por el con­tra­rio, desean via­jar, co­no­cer y ha­cer ne­go­cios, en­tre otras ac­ti­vi­da­des que no li­mi­ten su li­ber­tad.

Las mu­je­res que ha­cen par­te de es­te gru­po es­tán sol­te­ras por de­ci­sión y es su con­vic­ción man­te­ner es­te es­ta­do ci­vil, mas no por­que nin­gún hom­bre se fi­je en ellas.

¿Pe­ro qué hay de la par­te se­xual? El se­xo es una ne­ce­si­dad y cla­ro que se tie­nen re­la­cio­nes se­xua­les es­po­rá­di­cas, pe­ro sin com­pro­me­ter sen­ti­mien­tos; ¡cla­ro!, lle­ga­rá el mo­men­to en que la mu­jer se sien­ta pre­pa­ra­da pa­ra es­ta­ble­cer una re­la­ción y for­mar un ho­gar, pe­ro es­to no ocu­rre con to­das las neo­sol­te­ras por­que las ver­da­de­ras neo­sol­te­ras son quie­nes de­ci­den pa­sar el res­to de su vi­da so­las, sin te­ner al­gún ti­po de re­la­ción sen­ti­men­tal.

En es­te or­den de ideas, pue­do de­cir que exis­ten va­rios ti­pos y gru­pos de mu­je­res que de­ben ser va­lo­ra­das y res­pe­ta­das en to­dos y ca­da uno de los es­ce­na­rios en los que se desen­vuel­ven hoy.

No so­la­men­te por los hom­bres, sino tam­bién por las mu­je­res, quie­nes de­ben res­pe­tar­se y va­lo­rar­se en­tre sí y es­to lo di­go por­que es muy co­mún ver y es­cu­char mu­je­res ha­blar mal de otras…

Lo pa­ra­dó­ji­co de es­to es que mu­chas exi­gen res­pe­to sin an­tes dár­se­lo a sí mis­mas por­que ocu­pan gran par­te de su tiem­po pa­ra cri­ti­car a otras mu­je­res y de­jan de la­do to­do el sen­ti­do de la so­li­da­ri­dad de gé­ne­ro.

Re­cuer­den que pa­ra dar amor, ofre­cer res­pe­to, ca­ri­ño y ad­mi­ra­ción, pri­me­ro hay que prac­ti­car­los en sí mis­mos y es­to no apli­ca so­lo pa­ra las mu­je­res, sino tam­bién pa­ra los hom­bres.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.