Mé­xi­co no es lo que pien­sas

Es­ta fue la ex­pe­rien­cia de nues­tro chef fa­vo­ri­to por el país nor­te­ame­ri­cano, ¡mi­ra!

Mujer (Panama) - - Index - ALE­XIS SIT­TON asit­ton05@gmail.com @asit­ton05

Des­de los 17 años he ar­ma­do una lis­ta de lu­ga­res que quie­ro vi­si­tar en el mun­do. Cuan­do de­ci­dí es­tu­diar co­ci­na, tra­té de bus­car una pro­fe­sión que me per­mi­tie­ra des­cu­brir la par­te más her­mo­sa del mun­do, sus di­fe­ren­tes cul­tu­ras, dis­tin­tas for­mas de vi­da, pe­ro por so­bre to­do, dis­tin­tos sa­bo­res.

Tra­té de cum­plir esa lis­ta en mi épo­ca uni­ver­si­ta­ria via­jan­do a Fran­cia, Ita­lia, In­gla­te­rra, Ir­lan­da, Alas­ka, Ca­na­dá, in­clu­so lle­gué a vi­vir en Áfri­ca. Mi ma­dre su­fría por­que ra­ras ve­ces la lla­ma­ba pa­ra co­men­tar­le en qué par­te del mun­do me en­con­tra­ba.

La vi­da me ha da­do bue­nos ca­mi­nos pa­ra re­co­rrer, sin em­bar­go, por va­rios mo­ti­vos des­de ha­cía tres años que no sa­lía de Pa­na­má. El cum­plea­ños nú­me­ro 60 de mi ma­dre me dio una bue­na ex­cu­sa pa­ra re­to­mar esa lis­ta y to­mar­me va­ca­cio­nes. De­ci­dí mos­trar­le a mi ma­dre al­go de mi épo­ca uni­ver­si­ta­ria de nó­ma­da y des­cu­brir con ella lo her­mo­so que es es­te mun­do. En fin, de­vol­ver­le un po­co to­do lo que ella me dio.

En mi ca­be­za ya iba ela­bo­ran­do una se­rie de cli­chés que no me per­mi­tían dor­mir: ta­cos, de­lin­cuen­cia, nar­cos, po­li­cías, ma­ria­chis, Fri­da, so­bre­po­bla­ción, tran­que, po­lu­ción, pi­can­te, te­qui­la y más te­qui­la.

Te­nía un po­co de re­ce­lo, qui­zás por el he­cho de via­jar con mi ma­dre o qui­zás por­que los años no vie­nen so­los y uno va ma­du­ran­do. El he­cho es que es­ta­ba preo­cu­pa­do por­que na­da ma­lo pa­sa­ra, quién hu­bie­ra di­cho que mi via­je a Mé­xi­co se­ría to­tal­men­te lo con­tra­rio a lo que uno pien­sa, que to­dos los pre­jui­cios con los que fui, des­apa­re­ce­rían!

Es­te país es co­no­ci­do por su co­mi­da, por los ma­ria­chis y los te­qui­las. Sin em­bar­go, na­die nun­ca nos di­ce que Mé­xi­co es la ca­pi­tal del buen

ser­vi­cio. No de un ser­vi­cio de eti­que­ta, sino de uno de per­so­na a per­so­na. Mé­xi­co es­tá po­bla­do de gen­te su­ma­men­te agra­da­ble, or­gu­llo­sa de lle­var su ban­de­ra, su his­to­ria y mos­trar­nos lo lin­do que es su país.

Des­de el pri­mer mo­men­to en que des­em­bar­ca­mos pu­di­mos ex­pe­ri­men­tar es­ta sen­sa­ción tan gra­ta del buen ser­vi­cio. Las per­so­nas ha­cen lo im­po­si­ble por ayu­dar­te, te dan la ben­di­ción en la ca­lle y te desean lo me­jor, siem­pre. Tony, mi guía tu­rís­ti­co, me ex­pli­có de una ma­ne­ra jo­co­sa por qué se com­por­ta­ban así los me­xi­ca­nos. Cuen­ta la le­yen­da que Quet­zal­coalt era un rey ma­ya ru­bio, de ori­gen vi­kin­go, que lle­ga a Mé­xi­co por equi­vo­ca­ción y se es­ta­ble­ce allí pa­ra la­brar sus me­ta­les. No les agra­dó mu­cho a los in­dí­ge­nas y fue en­ga­ña­do por unos sa­cer­do­tes en una ce­le­bra­ción.

Lo em­bo­rra­chan, le ha­cen co­me­ter ac­tos bo­chor­no­sos y co­mo le dio tan­ta ver­güen­za, de­ci­de ir­se, con la promesa de que al­gún día re­gre­sa­ría. Cuan­do Her­nán Cor­tez lle­ga a las cos­tas me­xi­ca­nas, lo con­fun­den con Quet­zal­coatl y es re­ci­bi­do con oro, mu­je­res, sa­cri­fi­cios y con el me­jor ser­vi­cio que se le po­dría dar. ¡In­clu­so a los con­quis­ta­do­res que fue­ron a es­cla­vi­zar­los y a ro­bar­les el oro le die­ron un buen ser­vi­cio! Me co­men­ta Tony en­tre ri­sas y mez­ca­les. Una bue­na anéc­do­ta pa­ra en­ten­der có­mo na­ce el buen ser­vi­cio en Mé­xi­co.

De­ci­di­mos em­pren­der el via­je a las Pi­rá­mi­des de Teo­tihua­cán, en la Ciu­dad de Mé­xi­co, y es al­go de lo que no nos arre­pen­ti­re­mos ja­más.

Mu­chos de mis cli­chés se fue­ron yen­do a me­di­da que pa­sa­ban los días.

¿Te­qui­la o mez­cal? El me­xi­cano pre­fie­re el mez­cal. ¿Fri­da Kha­lo o Die­go Ri­ve­ra? Los eu­ro­peos pre­fie­ren a Fri­da por con­si­de­rar­la un már­tir de su vi­da ex­tra­va­gan­te y su­fri­da. Los me­xi­ca­nos, a Die­go por su gran ca­pa­ci­dad ar­tís­ti­ca y su enor­me sen­si­bi­li­dad pa­ra cap­tar al pue­blo me­xi­cano en sus mu­ra­les. ¿Trá­fi­co in­fer­nal? Pues sí, pe­ro les re­co­mien­do ir en las pri­me­ras se­ma­nas de agos­to que los ni­ños es­tán de va­ca­cio­nes en la es­cue­la y el trá­fi­co es más acep­ta­ble. ¿De­lin­cuen­cia? ¿Pues en dónde no? Co­mo di­ría­mos en buen pa­na­me­ño, jue­ga vi­vo pe­la’o. No te me­tas en lu­ga­res que no de­bes. Uti­li­za los “tours” que ofre­cen en los ho­te­les y via­ja en Uber, es se­gu­ro y eco­nó­mi­co.

En fin, los me­xi­ca­nos me die­ron una gran lec­ción: sen­tir­se or­gu­llo­sos de su his­to­ria y de su país los ha­ce le­van­tar­se día a día pa­ra tra­ba­jar con la me­jor ener­gía y ac­ti­tud po­si­ble. Sin im­por­tar la du­ra eco­no­mía y reali­dad que los ro­dea. Ellos so­lo quie­ren con­tri­buir con su grano de are­na a ha­cer de Mé­xi­co un gran lu­gar, pa­ra ellos y pa­ra sus vi­si­tas. Gra­cias, Mé­xi­co, por es­ta gran lec­ción, sin du­das re­gre­sa­ría mu­chas ve­ces!■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.