Be­lle­za: ¿cua­li­dad inal­can­za­ble?

¿una cua­li­dad inal­can­za­ble?

Mujer (Panama) - - Index - MACARENA BACHOR macarena.bachor@epa­sa.com @Ma­qui­ba­chor

Es in­tere­san­te co­no­cer có­mo a lo lar­go del tiem­po, y de­pen­dien­do de los ojos que mi­ra­ran a la mu­jer, el con­cep­to de be­lle­za fe­me­ni­na ha ido mu­tan­do a tra­vés de las épo­cas.

En el si­glo XVII, las mu­je­res ro­lli­zas eran de lo más ape­ti­to­sas y an­he­la­das. Ru­bens nos lo de­jó bien cla­ro. En el si­glo XIX (épo­ca vic­to­ria­na) se co­men­za­ron a usar los cor­sé, acen­tuan­do la cin­tu­ra y real­zan­do el bus­to y las ca­de­ras. En el si­glo XX el ca­ri­ca­tu­ris­ta Char­les Gib­son mar­có el ca­non de be­lle­za a tra­vés de lo que se co­no­cía co­mo la ‘Gib­son Girl’: pe­chos al­tos, ca­de­ras an­chas y nal­gas pro­mi­nen­tes.

Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, las mu­je­res se ale­ja­ron de las cur­vas pa­ra con­se­guir una piel per­fec­ta y cuer­pos sa­nos y del­ga­dos. Con el tiem­po (du­ran­te los años 50 y 60), los cuer­pos pe­que­ños y del­ga­dos co­mo los de Au­drey Hep­burn o Sue Lyon en Lo­li­ta fue­ron ga­nan­do po­pu­la­ri­dad. En los 80, la mo­da era un cuer­po del­ga­do y to­ni­fi­ca­do.

“LOS PROPÓSITOS ES­TÁN REEMPLAZANDO A LOS ESTEREOTIPOS”.

El 60% de las mo­de­los de Play­boy du­ran­te la dé­ca­da de 1980 pe­sa­ba 15% me­nos que el pro­me­dio sa­lu­da­ble pa­ra su ta­ma­ño y con­tex­tu­ra. Des­pués lle­ga­ron mo­de­los co­mo Pa­me­la An­der­son, con cuer­pos es­bel­tos, bi­ki­nis y mu­cho pro­ta­go­nis­mo en los se­nos, y otra vez en los años 90 las mo­de­los del­ga­das vol­vie­ron a pre­do­mi­nar.

La pre­gun­ta es qué ocu­rre cuan­do una mu­jer no en­ca­ja en esos es­tán­da­res de be­lle­za y quié­nes son los res­pon­sa­bles de dic­ta­mi­nar esos es­tán­da­res de be­lle­za.

De dónde vie­nen las ideas

Cuan­do te com­pa­ras con al­guien o di­ces “es­toy gor­do o fla­co”, ¿con ba­se en qué lo ha­ces? Gran par­te de los patrones que te­ne­mos es­ta­ble­ci­dos en nues­tra men­te pro­vie­nen de la pu­bli­ci­dad mun­dial, de las gran­des mar­cas de mo­da, las pa­sa­re­las, etc.

La crea­ti­va pu­bli­ci­ta­ria Cint­hia No­vick, fun­da­do­ra y di­rec­to­ra crea­ti­va en POPA Ideas, ex­pre­sa en una co­lum­na en el dia­rio Cla­rín: “cuan­do las mar­cas mues­tran mo­de­los de be­lle­za inal­can­za­bles y re­to­can las imá­ge­nes di­gi­tal­men­te; cuan­do nos pro­po­nen una ca­rre­ra ha­cia el ve­rano en vez de asu­mir que al ve­rano lle­ga­mos to­dos; cuan­do exi­gen a los hom­bres ser fuer­tes y pro­vee­do­res o cuan­do lo que nos su­ce­de a to­dos (co­mo te­ner po­ros, pe­los, en­ve­je­cer, te­ner ca­nas y arru­gas) re­sul­ta an­ti­es­té­ti­co, an­ti­éxi­to y, por lo tan­to, an­ti­pu­bli­ci­ta­rio. Es­tá cla­ro que tan­to men­sa­je ‘pa­si­vo-agresivo’ afec­ta nues­tra au- toes­ti­ma y, de tan­to com­prar fe­li­ci­dad, nos sen­ti­mos ca­da vez más in­fe­li­ces”.

Sin em­bar­go, de a po­co, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes han da­do un gi­ro a la ma­ne­ra en que an­tes se ca­no­ni­za­ba a la mu­jer. El ac­ce­so a in­ter­net y a la in­for­ma­ción ha he­cho que ca­da vez sea más di­fí­cil que la pu­bli­ci­dad lan­ce un men­sa­je y que to­dos lo acep­ten y com­pren sin cues­tio­nar­lo.

“Los propósitos es­tán reemplazando a los estereotipos. Es­to es­tá ocu­rrien­do con mar­cas que, co­mo es­tra­te­gia de ven­ta, pro­po­nen ob­je­ti­vos ali­nea­dos con sus con­su­mi­do­res: for­ta­le­cer la au­to­es­ti­ma de las mu­je­res ha­blan­do de be­lle­za real,

ha­blar de di­ver­si­dad, o ter­mi­nar con los estereotipos de gé­ne­ro en las ju­gue­te­rías”, ex­pli­ca No­vick. Por eso es que ve­mos mar­cas in­ter­na­cio­na­les co­mo Do­ve con men­sa­jes de “be­lle­za real” y lan­zan­do en­va­ses dis­tin­tos re­pre­sen­tan­do a di­fe­ren­tes ti­pos de cuer­po; a re­co­no­ci­das re­vis­tas de mo­da rom­pien­do estereotipos en sus por­ta­das, alen­tan­do la in­clu­sión y di­ver­si­dad fe­me­ni­na, y a mar­cas lo­ca­les pa­na­me­ñas co­mo Es­tam­pa dan­do men­sa­jes de res­pon­sa­bi­li­dad hu­ma­na.

Mu­je­res afec­ta­das

Mien­tras, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes es­tán te­nien­do un des­per­tar con res­pec­to a es­tos cá­no­nes de be­lle­za, exis­ten mu­chas mu­je­res afec­ta­das por su ima­gen cor­po­ral.

Un es­tu­dio de mer­ca­do rea­li­za­do por la mar­ca Do­ve arro­jó que so­lo el 4% de las mu­je­res te­nía una vi­sión po­si­ti­va de su ima­gen. Ade­más, el in­for­me Do­ve Glo­bal Beauty and Con­fi­den­ce Re­port, que en­tre­vis­tó a 10 mil 500 mu­je­res de 13 paí­ses, en­con­tró que la con­fian­za de las mu­je­res en sus cuer­pos es­tá en cons­tan­te de­cli­ve y que la ba­ja es­ti­ma se con­vier­te en un re­to uni­fi­ca­dor com­par­ti­do por mu­je­res de to­do el mun­do.

Cuan­do la ima­gen es­té­ti­ca se con­vier­te en in­se­gu­ri­dad, ya no se tra­ta de al­go su­per­fi­cial.

La psi­có­lo­ga ar­gen­ti­na Ana­lía Gó­mez Ma­la­cal­za ex­pli­ca que en­tre las con­se­cuen­cias de es­te te­ma es­tán la ba­ja au­to­es­ti­ma, la li­mi­ta­ción de la vi­da so­cial, an­sie­dad e ideas ob­se­si­vas y di­fi­cul­ta­des pa­ra po­der lle­var a ca­bo una vi­da se­xual sa­lu­da­ble.

“Lo que co­mien­za con un sim­ple des­agra­do de la ima­gen fren­te al es­pe­jo pue­de avan­zar ha­cia un tras­torno de an­sie­dad, ob­se­sio­nes, tras­tor­nos ali­men­ti­cios aso­cia­dos y sin­to­ma­to­lo­gía de­pre­si­va”, ex­pli­có la ex­per­ta.

En cuan­to a las li­mi­ta­cio­nes de la vi­da so­cial, ex­pli­có que có­mo nos sen­ti­mos con no­so­tros mis­mos pue­de afec­tar y de­ter­mi­nar có­mo nos re­la­cio­na­mos con los de­más.

Co­mo lo men­cio­nó Ca­rrie Fis­her, tras el es­treno de “Star Wars: Epi­so­dio VII - El des­per­tar de la Fuer­za”, cuan­do se ins­ta­ló el de­ba­te so­bre si la prin­ce­sa Leia ha­bía “en­ve­je­ci­do bien”, “la ju­ven­tud y la be­lle­za no son lo­gros, son los sub­pro­duc­tos tem­po­ra­les y fe­li­ces del tiem­po y/ o del ADN. No con­ten­gas tu res­pi­ra­ción por nin­guno de los dos”.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.