Kate Ro­drí­guez

Mujer (Panama) - - Index - GINA PRESTÁN gina.pres­tan@epa­sa.com @Gi­naP­res­tan

El bai­le fue el que te lle­vó a Ar­gen­ti­na. ¿Có­mo fue to­mar la de­ci­sión de sa­lir de tu país?

Sí, siem­pre me gus­tó la dan­za, pe­ro por cues­tio­nes eco­nó­mi­cas en Pa­na­má no pu­de desa­rro­llar­me des­de ni­ña en la pro­fe­sión. La de­ci­sión fue di­fí­cil, me crié en el ba­rrio de Sa­ma­ria Sector 5, con mi­les de di­fi­cul­ta­des so­cia­les, eco­nó­mi­cas, mo­ra­les, etc. Así que du­ran­te un año tra­ba­jé pa­ra un ban­co y aho­rre to­do. Ne­ce­si­ta­ba cu­brir­me eco­nó­mi­ca­men­te por me­dio de aho­rros, te­ner mi “bac­kup” pa­ra lo que tu­vie­ra que afron­tar, igual ga­na­ba el sa­la­rio mí­ni­mo. Pe­ro du­ran­te un año aho­rre, sin gas­tar más que el pa­sa­je y la co­mi­da, se me hi­zo un nú­me­ro pa­ra afron­tar una aven­tu­ra ma­ra­vi­llo­sa en Bue­nos Ai­res. Cla­ra­men­te no fue fá­cil, vi­ne con mil ex­pec­ta­ti­vas y cuan­do lle­gué, vi una reali­dad te­rri­ble, así que tu­ve que re­mar, re­mar y re­mar... ¡Em­pe­zar de ce­ro!

Men­cio­nas­te que no tie­nes re­la­ción con tu fa­mi­lia al no acep­tar tu tra­ba­jo, ¿có­mo so­bre­lle­vas no te­ner es­te ti­po de la­zos?

Te­ne­mos "pen­sa­mien­tos di­fe­ren­tes" ven­go de una fa­mi­lia pas­to­ral evan­gé­li­ca con prin­ci­pios que no com­par­to, a pe­sar de tan­ta san­ti­dad, siem­pre me sen­tí mal y en un lu­gar don­de no te­nía ni vo­ca­ción ni ga­nas de es­tar. Te­nía mu­cha pre­sión de ser el ejem­plo pa­ra otras per­so­nas por ser la hi­ja ma­yor del ma­tri­mo­nio y, por en­de, de­bía te­ner un com­por­ta­mien­to ex­cep­cio­nal y es­pi­ri­tual. Agra­dez­co la for­ma co­mo me cria­ron, pe­ro no es al­go que qui­se man­te­ner co­mo jui­cio de va­lor en mi vi­da. Los cris­tia­nos, en ge­ne­ral, tam­bién son hu­ma­nos y se equi­vo­can, el asun­to es que no tie­nen la hu­mil­dad de re­co­no­cer­lo y en nom­bre de Dios, ha­cen tras­ta­das. Cre­cí, esa es la pa­la­bra, an­tes llo­ra­ba, me agus­tia­ba, me en­fer­ma­ba, pe­ro a lo lar­go de mi so­le­dad en Ar­gen­ti­na me di cuen­ta de que eso no iba a cam­biar. Al tiem­po pen­sé que ba­ja­ría la ma­rea y sua­vi­za­ría mi re­la­ción con ellos, ya pa­sa­ron 8 años. Hoy no ha­blo de mi tra­ba­jo con ellos por­que no lo acep­tan, sien­ten ver­güen­za de mi pro­fe­sión y es al­go en­ten­di­ble. Los amo, los res­pec­to, pe­ro las di­fe­ren­cias es­ta­rán siem­pre.

Al lle­gar a "Show­match", ¿qué los con­ven­ció de que ese pues­to era pa­ra ti?

¡Es­pe­cí­fi­ca­men­te, no sé! Siem­pre me mos­tré tal y cual soy, eso no es muy co­mún en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, los po­lí­ti­cos son ac­to­res, to­do lo que pa­sa en TV es­tá guio­na­do. Me mos­tré ca­bro­na, es­pon­tá­nea, ex­tran­je­ra, por mo­men­tos mal­hu­mo­ra­da, por otros fe­liz, co­mo soy yo. Tu­ve mu­chos pro­ble­mas con mis pa­res (bai­la­ri­nas y mo­de­los), “Show Match” es un “reality show” y so­bre­sa­len muy po­cos, la TV es un am­bien­te de mu­cha en­vi­dia y com­pe­ten­cia. Así que, bueno, de vez en cuan­do se me sa­lía la ra­ka­ta­ka... tú sa­bes, pa­ra ubi­car a la gen­te. Ten­go un ca­rác­ter bra­vo, así que a las bue­nas

soy muy bue­na y a las ma­las, la peor.

En ese mis­mo tiem­po su­fris­te de bull­ying, ¿pen­sas­te en al­gún mo­men­to de­jar to­do?

La ver­dad es que sí, den­tro de los pro­ble­mas con las bai­la­ri­nas y mo­de­los, me de­cían co­sas muy feas co­mo Ga­to de co­lor, re­gré­sa­te a tu país (acá ga­to es la for­ma más des­pec­ti­va de de­cir­te pros­ti­tu­ta), "ne­gra de mier­da, an­da a tra­ba­jar a tu is­la", "de­ja de ro­bar tra­ba­jo a las ar­gen­ti­nas", "ahí vie­ne la chi­ca de co­lor", en­tre mi­llo­nes de otros in­sul­tos irre­pro­du­ci­bles. Me afec­tó, sí, y mu­cho, pe­ro te­nía dos op­cio­nes: uno, dar­les lo que que­rían, re­gre­sar­me co­mo una per­de­do­ra y de­rro­ta­da. Dos, dar­les la gue­rra, yo con­tra 13 chi­cas. ¿Y sa­bes qué? Fren­tié co­mo pa­na­me­ña y di­je no, es­toy aquí por­que me ga­né el lu­gar y re­cor­dé to­do el sa­cri­fi­cio que ha­bía pa­sa­do pa­ra es­tar ahí, co­gí fuer­zas y no pa­ré de tra­ba­jar y em­pe­za­ron a co­no­cer­me co­mo Kate Ro­drí­guez. Pien­so que ca­da si­tua­ción o pro­ble­ma que ten­gas tie­nes que ca­pi­ta­li­zar­lo, es la úni­ca for­ma de sa­lir ade­lan­te.

¿Sien­tes que la com­pe­ten­cia si­gue sien­do ar­dua o te has ga­na­do tu lu­gar en Ar­gen­ti­na?

Es un país con 40 mi­llo­nes de per­so­nas, y el 50% quie­re ser fa­mo­sa, la com­pe­ten­cia fue y se­gui­rá sien­do. Mi lu­gar me lo ga­né, pe­ro es­toy al pie de gue­rra, en­treno co­mo cuan­do no era fa­mo­sa, ten­go el mie­do de que no me eli­jan, to­do es­tá igual, el día que sien­tas que ya es­tás "ins­ta­la­do" y que lle­gas­te a tu te­cho, ese día de­jas de cre­cer pa­ra siem­pre.

El me­jor con­se­jo, ¿quién te lo dio y cuál fue?

Mi abue­la Emé­ri­ta: "Lo que es pa­ra el pe­rro no se lo co­me el ga­to".

Tu evo­lu­ción en te­le­vi­sión fue rá­pi­da, ¿al­go que qui­sie­ras y no se te ha da­do la opor­tu­ni­dad?

Sí, fue rá­pi­da. Me gus­ta­ría em­pe­zar a ha­cer no­ve­las lo­ca­les. Es­tá en los pla­nes, se­gu­ro se da­rá. Es­te año de­bu­té en el ci­ne ar­gen­tino con Fon­ta­na­rro­sa, lo que se di­ce un ído­lo, y con Kat­he­ri­ne Fu­lop y otros ac­to­res ar­gen­ti­nos.

Eres la por­ta­da del ca­len­da­rio de Play­boy es­te año, ¿qué tal la ex­pe­rien­cia de po­sar en una de las re­vis­tas más co­no­ci­das?

Im­pen­sa­do, pe­ro lle­gó la pro­pues­ta de la mano de una re­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca agra­da­ble, a mi “ma­na­ger” y a mí nos in­tere­só la pro­pues­ta, así que fui­mos pa­ra ade­lan­te. La ex­pe­rien­cia fue lin­da por­que sa­lí en sie­te paí­ses co­mo ta­pa de “Play­boy” lo­cal (Hun­gría, Ho­lan­da, Es­ta­dos Uni­dos, Es­pa­ña, etc.).

Cuén­ta­nos del pro­yec­to de te­le­vi­sión que ten­drás con “Play­boy”.

Por el éxi­to de mi tra­ba­jo en “Play­boy” editorial me ha­cen una pro­pues­ta la­bo­ral pa­ra “Play­bo­yTv” (La­ti­noa­mé­ri­ca, Eu­ro­pa y EE.UU.) de

LA PA­NA­ME­ÑA

LLE­GÓ ARRASANDO A BUE­NOS AI­RES, EM­PE­ZÓ CO­MO

BAI­LA­RI­NA Y MO­DE­LO, SI­GUIÓ CON EL ROL DE CON­DUC­TO­RA Y AHO­RA DEBUTA

EN EL CI­NE. ¡UNA MU­JER DE LA QUE HAY QUE ES­TAR PEN­DIEN­TE DE LO QUE HA­CE!

ser la nue­va con­duc­to­ra del ca­nal. Las gra­ba­cio­nes ter­mi­na­ron, es­tán en pos- pro­duc­ción y yo an­sio­sa por­que sal­ga al ai­re. Tu afro y tu cuer­po son lla­ma­ti­vos pa­ra los ar­gen­ti­nos, ¿te mo­les­ta que te se­xua­li­cen? Son lla­ma­ti­vos, pe­ro hay mu­chas ex­tran­je­ras aquí (cu­ba­nas, do­mi­ni­ca­nas y co­lom­bia­nas), el per­fil afrosty­le es­tá muy no­to­rio en las ca­lles de Bue­nos Ai­res. ¡Ab­so­lu­ta­men­te no! Me sien­to “sexy”, una mu­jer in­de­pen­dien­te y au­to­su­fi­cien­te, me en­can­ta que me se­xua­li­cen, sin fal­tar­me el res­pe­to. Creo que to­das las mu­je­res te­ne­mos de­re­cho a an­dar ves­ti­das co­mo me­jor nos pa­rez­ca, eso no quie­re de­cir que an­do co­que­teán­do­le a los hom­bres y mu­cho me­nos les da per­mi­so de fal­tar­me el res­pe­to. Creo que es ca­ver­ní­co­la pen­sar así, ma­chis­ta, mi­só­gino, pa­té­ti­co. Pe­ro bueno, no to­do el mun­do tie­ne una men­te am­plia pa­ra acep­tar pen­sar dis­tin­to. Es más fá­cil pen­sar: "ella se vis­te así pa­ra pro­vo­car­me", por idio­tas co­mo es­tos hay tan­to fe­mi­ci­dio en el mun­do. Tu se­xua­li­dad fue al­go que fuis­te des­cu­brien­do al mu­dar­te, ¿se dio co­mo pen­sa­bas? Sí, acá me di cuen­ta de que era sexy, que era lin­da, que mi he­rra­mien­ta de se­duc­ción era ha­cer no­tar mi cul­tu­ra ne­gra, mi acen­to pa­na­me­ño y mos­trar­me or­gu­llo­sa de mis raí­ces.

¿Ha afec­ta­do en tus re­la­cio­nes con los hom­bres el ser fi­gu­ra pú­bli­ca?

¡Ab­so­lu­ta­men­te, sí! Los hom­bres co­mu­nes y co­rrien­tes no se sien­ten ca­pa­ces de con­quis­tar­me, por pre­jui­cio. Ja, ja, ja, creo que a los hom­bres les da mie­do las mu­je­res se­gu­ras de sí mis­mas, las pre­fie­ren su­mi­sas. Hoy me to­ca li­diar tal vez con chi­cos, con po­der o di­ne­ro, así que es com­pli­ca­do te­ner una re­la­ción "sa­lu­da­ble". Se me acer­can por­que tie­nen un Lam­borg­hi­ni, en­ton­ces no sa­le al­go bueno. Por eso es­toy sol­te­ra y sin ga­nas de enamo­rar­me fu­gaz­men­te. No es­toy apu­ra­da, ya que no quie­ro ser ma­dre, así que es­pe­ra­ré con cal­ma a al­guien nor­mal.

¿Por qué no quie­res ser ma­dre? Nun­ca "sen­tí" ser­lo. Me en­can­ta mi vi­da in­de­pen­dien­te, fu­gaz y au­to­su­fi­cien­te, y un hi­jo sien­to que no me va a su­mar na­da... me va a ocu­par en al­go que no me ha­ría fe­liz (kín­der, la­var, plan­char, acos­tar­se tem­prano, ser una "sú­per ma­ma") no me in­tere­só nun­ca y aho­ra mu­cho me­nos. ¿Crees que Ar­gen­ti­na se te va a que­dar chi­ca pa­ra tus sue­ños? Sí, sé que en 2-3 años voy a que­rer ir a Eu­ro­pa. Soy una per­so­na muy in­quie­ta y so­ña­do­ra... sé que los sue­ños se cum­plen, so­lo hay que te­ner un sue­ño e ir por él.■

Fo­tó­gra­fo: Ben­ja­min Fur­land

Ma­keup: Ma­ri­car­men Mo­ra­les

Hairsty­le: Se­bas­tian Ra­mi­rez (Staff Lu­jan)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.