PA­TRI­CIA DE LEÓN

LA AC­TRIZ PA­NA­ME­ÑA SE DESNUDA CON NO­SO­TROS SO­BRE SUS TRA­BA­JOS Y CÓ­MO EM­PE­ZÓ SU “SUE­ÑO AMERICANO”.

Mujer (Panama) - - Personaje - GINA PRESTÁN gina.pres­tan@epa­sa.com @Gi­naP­res­tan

Eres una de las po­cas pa­na­me­ñas que vi­ve de la ac­tua­ción, ¿có­mo fue to­mar esa de­ci­sión?

Creo que más bien la ca­rre­ra me es­co­gió a mí, la ver­dad que nun­ca ni la so­ñé, ni la vi ve­nir, pe­ro gra­cias a Dios me la pu­so en mi ca­mino, por­que yo amo la ac­tua­ción.

Pe­ro co­men­zas­te co­mo mo­de­lo, ¿qué co­sas te lla­ma­ron la aten­ción de es­te ar­te?

El po­der de dar­le vi­da a di­fe­ren­tes per­so­na­jes es fas­ci­nan­te. Per­so­na­jes que o no tie­nen na­da que ver con las pa­la­bras que tú uti­li­zas o la ma­ne­ra de ves­tir, con pa­sa­dos di­fe­ren­tes, ca­rre­ras di­fe­ren­tes, es muy ri­co y sa­tis­fac­to­rio po­der ha­cer­lo.

¿Có­mo te has pre­pa­ra­do en la ac­tua­ción?

Es­tu­ve en un es­tu­dio de ac­tua­ción, Ivan­na Chub­buck Stu­dio, por cin­co años con­se­cu­ti­vos y hoy día ten­go un pro­fe­sor de ac­tua­ción pri­va­do. He es­ta­do en cur­sos in­ten­si­vos con otros maes­tros gran­des de la ac­tua­ción, co­mo Mar­gie Ha­ber.

¿Con qué pa­pel has te­ni­do una co­ne­xión emo­cio­nal y por qué?

La ver­dad es que to­dos los per­so­na­jes son tan dis­tin­tos y con to­dos he te­ni­do una co­ne­xión emo­cio­nal, ob­vio unos más que otros, ya que en unos hay mu­cho más dra­ma que en otros. Por ejem­plo, mi per­so­na­je de Pas­to­ri­ta Nú­ñez, en “Ma­gic City”, fue un per­so­na­je que te­nía un pa­sa­do real y me pa­re­ció muy in­tere­san­te el po­der ha­cer un per­so­na­je de al­guien que vi­vió en la vi­da real. Isa­bel, en “Your Mo­ve”, que sa­le es­te año, es un per­so­na­je que es muy inocen­te pe­ro por la tra­ma del guión emo­cio­nal­men­te tu­ve que lle­gar a lu­ga­res muy os­cu­ros, y no es tan fá­cil cuan­do tie­nes que vi­vir ese ti­po de mo­men­tos tan os­cu­ros.

Cuan­do lle­gas­te a Es­ta­dos Uni­dos, ¿có­mo se te abrie­ron las puer­tas del en­tre­te­ni­mien­to?

Co­men­cé con una pe­li del AFI, con­du­je va­rios pro­gra­mas de TV pa­ra Te­le­mun­do, co­mer­cia­les, bá­si­ca­men­te lo que aga­rra­ra en el me­dio del en­tre­te­ni­mien­to pa­ra po­der so­bre­vi­vir al prin­ci­pio.

Va­rias oca­sio­nes has ex­pre­sa­do tu opi­nión so­bre la in­ver­sión que de­be ha­cer el país en el sector cul­tu­ral. ¿Por qué crees que to­da­vía va­mos len­tos en ese te­ma?

Pa­na­má de­be­ría te­ner una can­ti­dad de ci­ne pa­ra ex­por­ta­ción co­mo lo tie­ne Co­lom­bia o Mé­xi­co, y no la hay... Sí hay ta­len­to, hay ga­nas, hay lo­ca­cio­nes, pe­ro creo que no es tan fá­cil con­se­guir los re­cur­sos. Pa­na­má lo tie­ne to­do pa­ra pro­du­cir ci­ne y te­le­vi­sión, creo que ne­ce­si­ta­mos más edu­ca­ción y más opor­tu­ni­da­des pa­ra que ten­ga­mos me­jo­res ac­to­res y más pre­pa­ra­dos, los me­jo­res guio­nis­tas, di­rec­to­res y pro­duc­to­res de ci­ne y se­ries. Ayu­da de las au­to­ri­da­des, que apo­yen el ar­te y de esa ma­ne­ra po­der ayu­dar al ta­len­to que hay en mi país a rea­li­zar sus sue­ños.

¿Qué te mo­ti­vó a con­ver­tir­te en ve­ge­ta­ria­na?

Me­jo­rar mi sa­lud y lue­go de en­trar a PETA, co­mo vo­ce­ra, por el res­pe­to a los ani­ma­les.

Ade­más del cui­da­do a los ani­ma­les, otra de tus fi­lo­so­fías es el res­pe­to a la co­mu­ni­dad LGBT. ¿có­mo te has in­vo­lu­cra­do con el te­ma?

Es­tu­ve co­mo vo­ce­ra en una Fun­da­ción que se lla­ma­ba One Lo­ve Foun­da­tion, pe­ro las­ti­mo­sa­men­te no exis­te. Soy el ti­po de per­so­na que cree que to­do ser hu­mano de­be de ser tra­ta­do y res­pe­ta­do por igual, no im­por­ta su pre­fe­ren­cia se­xual, co­lor o re­li­gión. Creo que el mun­do en el que vi­vi­mos hoy día se­ría me­jor, si res­pe­tá­ra­mos y en­ten­dié­ra­mos más que el amor no tie­ne lí­mi­tes ni ba­rre­ras.

Mu­chas mu­je­res ate­so­ran los la­bia­les que creas­te, ¿có­mo va tu lí­nea de ma­qui­lla­je?

Les pue­do con­tar que se lla­ma BRAVA, a es­te pro­yec­to le ten­go una pa­sión tan gran­de, que no sa­bía que exis­tía en mí; me pa­so no­ches pen­san­do y so­ñan­do en co­lo­res, los días que no fil­mo es­toy en el la­bo­ra­to­rio, en tien­das de ma­qui­lla­je, pre­pa­ran­do la lí­nea, es­toy muy, muy emo­cio­na­da. Es una lí­nea cruelty free, he­cha aquí en Ca­li­for­nia... crea­da pa­ra la mu­jer que se atre­ve a usar co­lor, a la mu­jer de hoy día, atre­vi­da, em­pren­de­do­ra, va­lien­te, con ca­rác­ter, fe­me­ni­na, mo­der­na, ma­dre tra­ba­ja­do­ra. Es­toy muy con­ten­ta y quie­ro que sea una de las me­jo­res, así que es­pe­ro que a to­das mis da­mas pa­na­me­ñas les gus­te, ya que le es­toy po­nien­do al­ma y co­ra­zón co­mo a to­do lo que ha­go.

¿Cuál es tu par­te fa­vo­ri­ta del ma­qui­lla­je?

Pa­ra mí el ma­qui­lla­je es al­go que ayu­da siem­pre a la au­to­es­ti­ma de la mu­jer, en esos días que a lo me­jor no nos sen­ti­mos triun­fa­do­ras, o no te­ne­mos uno de nues­tros me­jo­res días; con un po­qui­to que te pon­gas, siem­pre mues­tras otra ac­ti­tud. Yo le lla­mo efec­to ma­ri­po­sa, es co­mo una trans­for­ma­ción. La mu­jer nun­ca de­be de­jar de arre­glar­se, de ser fe­me­ni­na, co­que­ta, de de­jar­se de cui­dar, de que­rer­se, de con­sen­tir­se por­que al fi­nal so­mos el gran­dio­so FE­ME­NINO.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.