Di­se­ña­do­res in­ter­na­cio­na­les en Fas­hion & De­sign Week

Mujer (Panama) - - Index -

¿Có­mo co­men­zó tu amor por el di­se­ño y có­mo lo­gras­te ma­te­ria­li­zar­lo en un tra­ba­jo for­mal?

Mi pri­mer amor fue el ar­te, la pin­tu­ra. De pe­que­ño que­ría ser pin­tor, en la ado­les­cen­cia me que­ría es­pe­cia­li­zar en el cuer­po hu­mano y fue ahí cuan­do me da­ban ga­nas de ves­tir a la fi­gu­ra hu­ma­na en vez de de­jar­la des­nu­da; ahí co­men­zó to­do. En el ca­mino apren­dí a cos­tu­rar, la pin­tu­ra me ayu­dó a la ilustración de mo­da y des­pués de mi pri­me­ra pa­sa­re­la en el 2008, las per­so­nas em­pe­za­ron a en­car­gar las pren­das y así lo he ve­ni­do ha­cien­do has­ta el día de hoy. Sue­na fá­cil, pe­ro no lo ha si­do.

¿A qué di­se­ña­dor ad­mi­ras y por qué?

Ad­mi­ro a John Ga­lliano, creo que con so­lo ver sus co­lec­cio­nes en los años do­ra­dos en Dior se apren­de mu­cho. La mag­ni­tud de sus ideas me ins­pi­ra. Él siem­pre es­tá un paso ade­lan­te y en la mo­da es vi­tal siem­pre es­tar a la de­lan­te­ra.

Es la se­gun­da vez que pre­sen­tas en Pa­na­má, ¿qué ex­pec­ta­ti­vas tie­nes del país ist­me­ño?

La pri­me­ra vez fue en el 2010. Pe­ro es­ta vez con to­do y las re­des so­cia­les me emo­cio­na mu­cho co­no­cer a la co­mu­ni­dad de mo­da pa­na­me­ña y que­dar en con­tac­to, ha­cer nue­vos clien­tes y ami­gos.

¿Qué crees que ca­rac­te­ri­za a la mu­jer cen­troa­me­ri­ca­na?

Pa­ra mí, la prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca es una co­mo­di­dad y van­guar­dia. No le gus­ta con­for­mar­se, es­tá siem­pre que­rien­do más y eso se re­fle­ja en el con­ti­nuo cam­bio y evo­lu­ción.

¿Có­mo des­cri­bi­rías tu pro­pues­ta a la ho­ra de di­se­ñar?

Mo­der­na, una mez­cla de ideas. Aun­que sean opues­tas, bus­co un pun­to en don­de se unen pa­ra que ha­ya ar­mo­nía.

Cuén­ta­nos so­bre la co­lec­ción que pre­sen­ta­rás en Pa­na­má Fas­hion Week...

Se lla­ma el “Co­lor del Si­len­cio”, es­tá ins­pi­ra­da en los mo­men­tos de si­len­cio que pa­sa­ba de pe­que­ño cuan­do mi­ra­ba a los ma­yo­res de mi ca­sa ves­tir­se. La len­ce­ría y los cor­tes de la mis­ma se ven re­fle­ja­dos en el ex­te­rior. La in­fluen­cia mas­cu­li­na co­mo ca­mi­sas y lo pul­cro de los hom­bres de an­tes es no­to­ria tam­bién. To­do es en al­go­dón, chi­fón y en­ca­je. Los co­lo­res son azul y blan­co.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.