Via­je a Cambutal

A ho­ra y me­dia de Las Ta­blas exis­te un pa­raí­so de pla­ya que te ha­rá des­co­nec­tar­te de ab­so­lu­ta­men­te to­do.

Mujer (Panama) - - Index - ALE­XIS SITTÓN asit­ton05@gmail.com ale­xi­sit­ton

Es­te des­tino es­tá ubi­ca­do en To­no­sí, Los San­tos, se le lla­ma así por la abun­dan­cia de cam­bu­tes, una es­pe­cie de ca­ra­col con un delicioso mo­lus­co, bus­ca­do por su ex­qui­si­tez. La­men­ta­ble­men­te hoy día se en­cuen­tra en ve­da por 5 años más, ya que por mu­chos años se abu­só de su pes­ca.

Pe­ro bueno, se de­ben es­tar pre­gun­tan­do dón­de que­da Cambutal y có­mo lle­go. De­bes lle­gar has­ta el pin­to­res­co pue­blo de Las Ta­blas y jus­ta­men­te cuan­do lle­gas al par­que Porras, gi­ras a la mano iz­quier­da si­guien­do el le­tre­ro que di­ce FLO­RES, que es la ca­rre­te­ra, de­bes atra­ve­sar to­da la mon­ta­ña, y a pro­pó­si­to, la ca­rre­te­ra es­tá en ex­ce­len­tes con­di­cio­nes. Pa­sas el Ce­rro Ca­na­ja­gua, si vas con un po­co de tiem­po de­bes su­bir pa­ra te­ner una vis­ta es­pec­ta­cu­lar de Las Ta­blas y las pla­yas, ¡ah! y hay unos ras­paos su­per­fa­mo­sos por allá arri­ba. Lue­go de ba­jar Flo­res, lle­gas a To­no­sí y si­gues el le­tre­ro del pue­blo que

di­ce ha­cia las pla­yas Cambutal, 45 mi­nu­tos des­pués en­con­tra­rás las pla­yas.

To­do es­te re­co­rri­do se re­su­me en la sen­sa­ción de cru­zar el puen­te y sen­tir li­ber­tad, el lle­gar a los pue­blos de pro­vin­cias cen­tra­les te sa­ca una son­ri­sa y di­ces: ¡wao! El in­te­rior te re­cuer­da a tu abue­la, cuan­do em­pie­zas a su­bir Flo­res y des­pués de ha­ber ma­ne­ja­do to­da la ma­dru­ga­da, caen los pri­me­ros ra­yos de sol so­bre la mon­ta­ña y des­co­nec­tas por com­ple­to.

Lle­gas al pue­blo y lle­gas a un jar­dín pa­ra dis­fru­tar de una cer­ve­za, ¡no im­por­ta qué ho­ra es, siem­pre vie­ne bien una en­ca­mi­sa­da! Y me di­go a mí mis­mo pa­ra li­brar­me de cul­pa: qué más da, igual es­toy de va­ca­cio­nes. Una cer­ve­za pue­de has­ta ser el desa­yuno per­fec­to.

Te re­co­mien­do fuer­te­men­te que te abas­tez­cas bien de hie­lo en To­no­sí an­tes de se­guir tu rum­bo, y cuan­do por fin cru­zas el le­tre­ro que di­ce ha­cia Cambutal, per­de­rás la se­ñal te­le­fó­ni­ca en 20 mi­nu­tos. En 45 mi­nu­tos lle­gas, y me pue­des agra­de­cer lue­go por esa sen­sa­ción de so­lo ver pla­yas con in­ter­mi­na­bles are­nas blancas, olas por to­dos la­dos, que te ha­cen pen­sar: ¿por qué vi­vo en la ciu­dad? ¡Qué lindo es Panamá!, ¿ver­dad?

Yo siem­pre voy a acam­par, sin em­bar­go, es­ta vez ten­go no­via, aho­ra to­ca ne­go­ciar 2 días acam­pan­do y 2 días en ho­tel. Aun­que no me arre­pien­to, co­no­cí a Da­nie­lle, un ita­liano que de­ci­dió vi­vir allá y cons­truir el Ho­tel Booms­hi­va, bun­ga­lows per­fec­tos, con ai­re acon­di­cio­na­do, ha­ce piz­zas y pas­tas fres­cas, co­mi­da de­ma­sia­do bue­na. Pa­ra mi suer­te, nos hi­ci­mos ami­gos y co­ci­na­mos jun­tos, la ver­dad es que se pue­de apren­der mu­cho de un eu­ro­peo. Si vas con fa­mi­lia­res, ni­ños, es­po­sa o con tu no­via se los re­co­mien­do, hay “tours” de desoves de tor­tu­gas que es una linda ex­pe­rien­cia jus­to al la­do del ho­tel.

En fin, si quie­res pa­sar unas bue­nas va­ca­cio­nes des­co­nec­ta­do, y en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, esa es tu me­jor op­ción. Apro­ve­chen el ve­rano.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.