¿LAS MU­JE­RES SO­MOS MÁS MA­CHIS­TAS?

Mujer (Panama) - - Editorial -

Mu­chas ve­ces nos que­ja­mos de por qué exis­te tan­ta de­sigual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res en di­ver­sos ám­bi­tos: Aun­que en la ac­tua­li­dad las fé­mi­nas se edu­can más, son los va­ro­nes quie­nes ocu­pan me­jo­res car­gos la­bo­ra­les y de­ven­gan­do sa­la­rios más al­tos.

En la po­lí­ti­ca la ba­lan­za tam­bién es­tá a fa­vor de ellos. Rea­li­zan­do el re­por­ta­je de la pre­sen­te edi­ción, no­ta­mos que, aun­que se reali­cen es­fuer­zos por in­cluir a más mu­je­res en es­te ám­bi­to, aún exis­ten es­te­reo­ti­pos y obs­tácu­los so­cio­eco­nó­mi­cos que su­pe­rar pa­ra que ha­ya una de­mo­cra­cia más in­clu­si­va e igua­li­ta­ria en Pa­na­má.

La dis­pa­ri­dad no so­lo es un te­ma lo­cal o re­gio­nal... ¡es un te­ma mun­dial!, que in­clu­so ha lla­ma­do la aten­ción y preo­cu­pa­ción de las Na­cio­nes Unidas, al pun­to de que el or­ga­nis­mo in­clu­yó en­tre los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo del Mi­le­nio -que de­bían ser al­can­za­dos en 2015uno es­pe­cí­fi­co orien­ta­do a pro­mo­ver la igual­dad de gé­ne­ro (ODM3) y la au­to­no­mía de la mu­jer.

Di­ver­sas son las cau­sas por las que a las mu­je­res nos cues­ta más rom­per el de­no­mi­na­do “te­cho de cris­tal”; pe­ro una de ellas, en la que coin­ci­den la ma­yo­ría de co­no­ce­do­res del te­ma, es el ma­chis­mo, ese que es­tá arrai­ga­do en nues­tra so­cie­dad y que pa­ra­dó­ji­ca­men­te co­mien­za en ca­sa.

Es co­mún que co­mo mu­je­res nos que­je­mos de fal­ta de es­pa­cios y opor­tu­ni­da­des o de ac­ti­tu­des en los hom­bres que des­vir­túan nues­tro va­lor. Pe­ro, se­ño­ras y se­ño­ri­tas: ¿al­gu­na vez nos he­mos de­te­ni­do a pen­sar que esos hom­bres ma­chis­tas se crían en el seno de nues­tros ho­ga­res?, ¿que las mu­je­res te­ne­mos una cuo­ta de cul­pa al for­mar hi­jos e hi­jas ma­chis­tas?, ¿y que in­clu­so no­so­tras so­mos más ma­chis­tas que ellos y fo­men­ta­mos esa con­duc­ta?

De­be­mos ha­cer un al­to y ana­li­zar­nos pa­ra así iden­ti­fi­car si es­ta­mos ha­cien­do al­go mal, pues la edu­ca­ción co­mien­za en ca­sa. Por ejem­plo, en­se­ñé­mos­les a nues­tros hi­jos que tie­nen un gran va­lor, in­de­pen­dien­te­men­te del se­xo; no ha­ga­mos di­fe­ren­cias en las la­bo­res co­ti­dia­nas e in­cul­qué­mos­les que to­dos, tan­to hom­bres co­mo mu­je­res, de­be­mos coope­rar en con­jun­to con las ac­ti­vi­da­des del ho­gar.

Tam­po­co co­me­ta­mos el error de trans­mi­tir­les los va­lo­res mo­ra­les de acuer­do con el se­xo o de fo­men­tar es­te­reo­ti­pos, ni mu­cho me­nos aplau­dir o re­pe­tir ex­pre­sio­nes o ges­tos ma­chis­tas que de­ni­gren a la mu­jer.

Y ha­blan­do de lo­grar la igual­dad y em­po­de­rar a la mu­jer, pa­ra es­ta edi­ción he­mos en­tre­vis­ta­do, ade­más de mu­je­res re­co­no­ci­das en la co­sa po­lí­ti­ca, otras que tam­bién se preo­cu­pan por ayu­dar a las fé­mi­nas. Tal es el ca­so de la miss Uni­ver­so 2013, Ga­brie­la Is­ler, quien es­tu­vo re­cien­te­men­te en Pa­na­má y nos ha­bló de su fa­ce­ta co­mo con­fe­ren­cis­ta mo­ti­va­cio­nal.

La be­lla y ca­ris­má­ti­ca An­yo­lí Ábre­go, miss Pa­na­má 2010, tam­bién nos con­ver­só de su rol co­mo em­pren­de­do­ra y su mi­sión de em­be­lle­cer a la mu­jer pa­na­me­ña.

Y nues­tra co­lum­nis­ta Pa­tri­cia Vi­lla­nue­va nos di­ce có­mo po­de­mos y de­be­mos apo­yar­nos las mu­je­res en nues­tras ofi­ci­nas pa­ra unir es­fuer­zos y do­mi­nar la fuer­za de tra­ba­jo. ¡Que la dis­fru­tes y te ins­pi­re!■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.