¿REAL­MEN­TE SA­BES qué es la al­ta cos­tu­ra?

Mujer (Panama) - - Entre Bambalinas -

¿ Cuán­tas ve­ces va­mos a com­prar un ves­ti­do y quien nos lo ven­de, nos di­ce: “es­tá he­cho a mano. Es­to es al­ta cos­tu­ra”?

Exis­te el gran error de pen­sar que cuan­do al­go se co­se a mano y en­ci­ma tie­ne bri­llo y pedrería, se tra­ta de al­ta cos­tu­ra... ¡Gra­ve error!

Pe­ro, ¿qué es real­men­te la al­ta cos­tu­ra? ¿Aca­so es lo que es­ta­mos com­pran­do? La res­pues­ta ca­te­gó­ri­ca es NO, no es al­ta cos­tu­ra.

Y es que la moda es un ar­te con len­gua­je pro­pio. Son mu­chas las ex­pre­sio­nes den­tro de es­te mun­do, que se­gu­ro es­tán can­sa­das de es­cu­char, y que mu­chas ve­ces nos ter­mi­nan con­fun­dien­do. Po­dría­mos de­cir que la ma­yo­ría de las ve­ces el ter­mino al­ta cos­tu­ra se usa de ma­ne­ra inade­cua­da, e in­clu­so que se usa ile­gal­men­te... Y no es una exa­ge­ra­ción.

Em­pe­za­ré por acla­rar que el con­cep­to al­ta cos­tu­ra es una de­no­mi­na­ción otor­ga­da por una en­ti­dad lla­ma­da Cham­bre Syn­di­ca­le de la Hau­te Coutu­re, con su se­de en Pa­rís, Fran­cia.

Son muy po­cos los di­se­ña­do­res o ca­sas de moda que per­te­ne­cen a es­ta en­ti­dad y que por en­de pue­den po­ner “al­ta cos­tu­ra” en sus eti­que­tas. Pa­ra que lo en­tien­dan más cla­ra­men­te, es­to se­ría co­mo ha­cer un vino es­pu­mo­so en Ca­li­for­nia y pre­ten­der de­no­mi­nar­lo 'Cham­pag­ne'… ¡Se­ría ile­gal, ya que Cham­pag­ne es una de­no­mi­na­ción de ori­gen que so­lo se pue­de apli­car a aque­llas be­bi­das que si­guen cier­tos re­qui­si­tos, uno de los cua­les es que de­be pro­ve­nir de la re­gión de Cham­pag­ne, en Fran­cia y de­be es­tar cul­ti­va­do ba­jo de­ter­mi­na­dos pro­ce­sos.

Pues re­to­man­do el te­ma... con la al­ta cos­tu­ra su­ce­de lo mis­mo.

La al­ta cos­tu­ra da­ta de ha­ce mu­chí­si­mos años, cuan­do se di­se­ña­ban los atuen­dos de la reale­za y de las al­tas je­rar­quías, pe­ro fue en 1868 cuan­do un di­se­ña­dor fran­cés ins­tau­ró la Cham­bre Syn­di­ca­le de la Hau­te Coutu­re, o lo que es lo mis­mo, la Cá­ma­ra Sin­di­cal de la Al­ta Cos­tu­ra, con el ob­je­ti­vo de re­gu­lar los re­qui­si­tos que de­ben cum­plir las fir­mas de moda pa­ra que sus pren­das pue­dan con­si­de­rar­se al­ta cos­tu­ra. Una vez que las fir­mas de­mues­tran el cum­pli­mien­to de es­tos re­qui­si­tos an­te el or­ga­nis­mo, so­li­ci­tan su ad­he­sión al mis­mo y, cuan­do son acep­ta­das, pue­den le­gal­men­te po­ner la es­pe­ci­fi­ca­ción al­ta cos­tu­ra en sus eti­que­tas y de­fi­nir sus di­se­ños co­mo tal.

Pa­ra ser acep­ta­das, es­tas fir­mas de­ben cum­plir re­qui­si­tos co­mo con­fec­cio­nar pie­zas a me­di­da, he­chas en un 80% a mano, con muy po­ca in­ter­ven­ción de las má­qui­nas. Ade­más, de­ben ser rea­li­za­das con ma­te­rias pri­mas de ex­ce­len­te ca­li­dad, ge­ne­ral­men­te fi­bras na­tu­ra­les, y por téc­ni­cos es­pe­cia­li­za­dos en ta­lle­res ubi­ca­dos en Fran­cia. Es­tos ta­lle­res de­ben cum­plir con­di­cio­nes es­tric­tas, co­mo con­tar con un mí­ni­mo de 20 téc­ni­cos ex­per­tos y de­ben crear al me­nos 50 pie­zas por co­lec­ción.

Cla­ra­men­te, no son pie­zas ba­ra­tas, ya que ca­da una pue­de lle­var en­tre 300 y 800 ho­ras de mano de obra de téc­ni­cos pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos en bordados, ter­mi­na­cio­nes, etc. Es­to oca­sio­na que los pre­cios sean al­tí­si­mos, y los re­sul­ta­dos de las pie­zas una ver­da­de­ra obra de ar­te. Y es por es­to que al­gu­nas pie­zas ter­mi­nan ex­hi­bién­do­se en mu­seos.

Otro de los erro­res que co­me­te­mos es pen­sar que la al­ta cos­tu­ra es­tá vin­cu­la­da a los tra­jes de fies­ta y de noch. Una de las for­ma­li­da­des pa­ra po­der ob­te­ner la de­no­mi­na­ción es que las co­lec­cio­nes de­ben te­ner, tan­to pie­zas de no­che co­mo pie­zas de día. La al­ta cos­tu­ra no es bri­llo y pedrería, co­mo nos han he­cho pen­sar, sino que es­tá más vin­cu­la­da a las ter­mi­na­cio­nes en ge­ne­ral y a la exquisita se­lec­ción de sus ma­te­rias pri­mas, así co­mo a la ex­clu­si­vi­dad de sus di­se­ños y a las téc­ni­cas de con­fec­ción.

Y aho­ra que ya sa­ben lo que es al­ta cos­tu­ra, cuan­do les ofrez­can al­go di­cién­do­les que se tra­ta de una pie­za de es­ta ca­te­go­ría, ya sa­ben que eso es pro­ba­ble­men­te fal­so. Pe­ro ¡ojo! Es­to no quie­re de­cir que la pren­da en sí no sea una de ex­ce­len­te ca­li­dad y muy bien he­cha, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te no la po­de­mos de­no­mi­nar al­ta cos­tu­ra.

En el pró­xi­mo ar­tícu­lo les con­ta­ré acer­ca del prêt-a-por­ter… ¡Es­pé­ra­lo!■

OL­GA RE­CIO @ol­ga.re­cio Di­se­ña­do­ra, em­pre­sa­ria, con­sul­to­ra, ma­má y so­bre to­do mu­jer. Ciu­da­da­na del mun­do, aman­te del ar­te y de la cul­tu­ra. "Vis­te vul­gar y so­lo ve­rán el ves­ti­do, vis­te ele­gan­te y ve­rán a la mu­jer".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.