CON­SE­JOS PA­RA ma­más sin tiem­po

El dia­rio vi­vir pue­de lle­gar a ser muy es­tre­san­te y ago­bian­te. Te de­ja­mos es­ta prác­ti­ca lis­ta que te ayu­da­rá a or­ga­ni­zar­te me­jor.

Mujer (Panama) - - Vida - EDI­TO­RIAL SU­PER MA­MÁS in­fo@su­per­ma­mas­pa­na­ma.com @su­per­ma­mas.pa­na­ma

Ave­ces com­pa­gi­nar la ma­ter­ni­dad con la vi­da la­bo­ral re­sul­ta mi­sión im­po­si­ble. Ocu­par­se de los ni­ños, ir a tra­ba­jar, ha­cer las com­pras, or­de­nar la ca­sa... aun­que el pe­so del día a día se re­par­ta en pa­re­ja, hay mu­chas co­sas por ha­cer y muy po­co tiem­po, por eso es nor­mal que nos es­tre­se­mos.

Hoy Su­per Ma­más Pa­na­má sa­le a tu res­ca­te y te brin­da 10 con­se­jos pa­ra que te rin­da el tiem­po. To­ma no­ta:

Organiza tus prio­ri­da­des. En vez de ago­biar­te pen­san­do en to­das las co­sas que tie­nes que ha­cer a lo lar­go del día, tra­ta de sa­cár­te­las de la ca­be­za y plas­mar­las en un pa­pel. Haz una lis­ta con dos co­lum­nas: una pa­ra las prio­ri­da­des y otra pa­ra las co­sas me­nos ur­gen­tes; pro­cu­ra que al fi­nal del día las ta­reas de la pri­me­ra co­lum­na que­den to­das ta­cha­das. Es­ta es una bue­na ma­ne­ra de apro­ve­char me­jor el tiem­po.

Otro con­se­jo: uti­li­za tu “smartphone” pa­ra ano­tar las ci­tas im­por­tan­tes y pon­le una alar­ma a mo­do de re­cor­da­to­rio.

Haz las com­pras por in­ter­net. El tiem­po es oro, por eso te re­co­men­da­mos que ha­gas las com­pras por in­ter­net. Hoy en día ca­si to­das las tien­das dis­po­nen de una pla­ta­for­ma “on­li­ne”, así que en­cien­de tu compu­tado­ra, haz una lis­ta con to­do aque­llo que ne­ce­si­tes com­prar y pí­de­lo, ¡no ten­drás que mo­ver­te del so­fá!

Re­par­te el tra­ba­jo en­tre to­dos. Re­cuer­da que no tie­nes que car­gar tú so­la con el pe­so de las ta­reas del ho­gar, tu pa­re­ja tam­bién de­be par­ti­ci­par en ellas. Al­go que pue­de ayu­dar es es­ta­ble­cer tur­nos por las tar­des y re­par­tir el tra­ba­jo: un día tu pa­re­ja se pue­de que­dar en ca­sa ayu­dan­do a los ni­ños con los de­be­res mien­tras tú vas al su­per­mer­ca­do o vi­ce­ver­sa. In­ten­ta tam­bién que ca­da día que­de un tiem­pi­to li­bre pa­ra al­guno de los dos, pa­ra po­der ir al gim­na­sio, sa­lir a ce­nar, ver una pe­lí­cu­la jun­tos, etc.

Tam­po­co te ol­vi­des de tus hi­jos, ellos tam­bién co­la­bo­ran. Al­go que pue­de re­sul­tar útil es col­gar en el re­fri­ge-

ra­dor una ta­bla se­ma­nal y ano­tar en ella quién ha­ce qué ta­rea ca­da día (po­ner la me­sa, sa­car la ba­su­ra, ba­rrer, tra­pear…). In­ten­ta que los pe­que­ños cum­plan con su de­ber.

Pla­ni­fi­ca los me­nús de la se­ma­na. Ca­da do­min­go tó­ma­te unos mi­nu­tos pa­ra pla­ni­fi­car el me­nú de la se­ma­na que vie­ne, cen­trán­do­te prin­ci­pal­men­te en las co­mi­das y en las ce­nas. Así aho­rra­rás tiem­po al no te­ner que pen­sar qué co­ci­nar ca­da día y evi­ta­rás gas­tos in­ne­ce­sa­rios, pues­to que irás a com­prar sin dis­trac­cio­nes, sa­bien­do qué in­gre­dien­tes ne­ce­si­tas exac­ta­men­te.

De­ja que tus hi­jos tam­bién par­ti­ci­pen en la ela­bo­ra­ción del me­nú y acuér­da­te de ser fle­xi­ble con sus pro­pues­tas pa­ra que no ha­ya dis­cor­dias. Cuan­do fi­na­li­ce la se­ma­na, ¡no ti­res el me­nú! Pue­des re­ci­clar­lo pa­ra sa­car ideas en el fu­tu­ro.

Des­co­néc­ta­te del mó­vil cuan­do lle­gues a ca­sa. Ol­ví­da­te de las lla­ma­das, del What­sapp o del co­rreo elec­tró­ni­co cuan­do lle­gues a ca­sa. No so­mos cons­cien­tes del tiem­po que nos qui­tan y del mal ejem­plo que da­mos a los ni­ños cuan­do co­ge­mos el mó­vil a to­das ho­ras. Es­ta­ble­ce una nor­ma: na­da más en­trar por la puer­ta de ca­sa, con­cé­de­te 10 mi­nu­tos pa­ra res­pon­der a los men­sa­jes o ha­cer las lla­ma­das opor­tu­nas y des­pués ¡des­co­néc­ta­te! Es una bue­na for­ma de con­ser­var el buen am­bien­te fa­mi­liar y evi­tar dis­trac­cio­nes.

Es­ta­ble­ce una ru­ti­na pa­ra tus hi­jos. Es muy im­por­tan­te que los ni­ños ad­quie­ran cier­tos há­bi­tos de ru­ti­na en los que se res­pe­ten los ho­ra­rios. Ade­más de ayu­dar­les a ser más or­ga­ni­za­dos y a es­ta­ble­cer cos­tum­bres, sir­ve de gran ayu­da a la ho­ra de apro­ve­char el tiem­po. Fi­ja ho­ra­rios pa­ra las di­fe­ren­tes co­mi­das del día, pa­ra que ha­gan las ta­reas, jue­guen o reali­cen ac­ti­vi­da­des ex­tra­cu­rri­cu­la­res. Por su­pues­to, tam­bién es im­por­tan­te que se va­yan a dor­mir siem­pre a la mis­ma ho­ra, de es­ta ma­ne­ra des­can­sa­rán tan­to tú co­mo ellos y apro­ve­cha­rás me­jor el día.

Pi­de ayu­da si la ne­ce­si­tas. Hay ve­ces que por fal­ta de tiem­po no po­de­mos ocu­par­nos de to­do. En vez de ago­biar­nos in­ten­tan­do alar­gar el día lo má­xi­mo po­si­ble, in­ten­ta pe­dir ayu­da. Ya sea a una ni­ñe­ra, un fa­mi­liar o una ami­ga pa­ra que lle­ve a tus hi­jos al co­le­gio; a un tu­tor pa­ra que guíe a los ni­ños en las ta­reas o con­tra­tan­do a una asis­ten­te pa­ra las ta­reas del ho­gar. Apren­de a de­le­gar un po­co. No tie­ne na­da de ma­lo pe­dir ayu­da, to­do lo con­tra­rio: te per­mi­ti­rá te­ner más tiem­po li­bre y po­der de­di­cár­se­lo a tus hi­jos. Apro­ve­cha pa­ra ha­blar con tus pe­ques, in­ter­cam­biar opi­nio­nes y ha­cer al­go di­ver­ti­do jun­tos.

Atré­ve­te a de­cir ‘no’. A ve­ces no nos da­mos cuen­ta, pe­ro las cul­pa­bles de te­ner una lis­ta tan lar­ga de ta­reas pen­dien­tes so­mos no­so­tras mis­mas. Es ne­ce­sa­rio que apren­das a de­cir “no”, ya sea a tu je­fe cuan­do te pi­de que ha­gas ho­ras ex­tras, a los fa­vo­res que te su­pli­can tus ami­gas o in­clu­so a tus hi­jos cuan­do se nie­gan a cum­plir con sus obli­ga­cio­nes. Pue­des mos­trar­te di­plo­má­ti­ca, pe­ro man­te­nién­do­te siem­pre fir­me en tus de­ci­sio­nes. Sa­ber de­cir que no a cier­tas co­sas no te con­vier­te en una per­so­na egoís­ta, sino en una que sa­be cuá­les son sus prio­ri­da­des y quie­re apro­ve­char el tiem­po.

Tó­ma­lo con cal­ma. Te lo he­mos di­cho al prin­ci­pio y te lo re­pe­ti­mos aho­ra: ¡no te de­jes lle­var por el es­trés! Cuan­do te veas muy sa­tu­ra­da, tó­ma­te unos se­gun­dos pa­ra sen­tar­te, res­pi­rar hon­do y des­can­sar. Si no has po­di­do ha­cer to­das las ta­reas que te­nías pre­vis­to, a ve­ces no vie­ne mal de­jar­las pa­ra otro día.

Pa­ra fi­na­li­zar, ser ma­dre y tra­ba­jar a la vez no es fá­cil, pe­ro son dos co­sas de las que de­be­mos sa­ber dis­fru­tar. In­ten­ta se­guir es­tos con­se­jos la pró­xi­ma vez que te sien­tas ago­bia­da, es­tre­sa­da, con ga­nas de sa­lir hu­yen­do y ve­rás có­mo con­si­gues ga­nar tiem­po.

Y tú, ¿có­mo pue­des cum­plir con tan­tas co­sas a la vez? Re­vé­la­nos tu fór­mu­la se­cre­ta en www.su­per­ma­mas­pa­na­ma.com.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.