En la po­lí­ti­ca, ¿dónde es­tán las mu­je­res?

Pa­na­má aún es­tá le­jos de al­can­zar una de­mo­cra­cia 50/50. Fé­mi­nas en el po­der ha­blan so­bre los desafíos por su­pe­rar.

Mujer (Panama) - - Index - KA­REN BER­NAL kber­nal@epa­sa.com

El em­po­de­ra­mien­to po­lí­ti­co de las mu­je­res en Amé­ri­ca La­ti­na ha te­ni­do im­por­tan­tes avan­ces en las úl­ti­mas dé­ca­das. Des­de 1990, cuan­do lle­gó al po­der la ni­ca­ra­güen­se Vio­le­ta Ba­rrios de Cha­mo­rro, seis mu­je­res en la re­gión han ocu­pa­do la si­lla pre­si­den­cial de su país por elec­ción de­mo­crá­ti­ca. Ade­más, la le­gis­la­ción so­bre cuo­tas y el de­ba­te equi­ta­ti­vo han ido to­man­do te­rreno.

Pe­ro tam­bién exis­ten enor­mes desafíos, ya que la re­gión dis­ta de al­can­zar la igual­dad pa­ri­ta­ria pa­ra te­ner una de­mo­cra­cia más in­clu­si­va e igua­li­ta­ria. To­da­vía exis­te una ba­ja par­ti­ci­pa­ción de mu­je­res po­lí­ti­cas en to­dos los po­de­res del Es­ta­do y ha­ce fal­ta más com­pro­mi­so de los par­ti­dos po­lí­ti­cos, las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do y la so­cie­dad ci­vil.

El pa­no­ra­ma en Pa­na­má

Pa­na­má es uno de los po­cos paí­ses de

Amé­ri­ca La­ti­na que ha te­ni­do una mu­jer pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca (Mireya Mos­co­so pa­ra el pe­rio­do 1999-2004). Ade­más, en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les del 2014, por pri­me­ra vez en la his­to­ria del Ist­mo, una mu­jer, Isa­bel Saint-Ma­lo, fue electa co­mo vi­ce­pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca.

Sin em­bar­go, la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en el Po­der Eje­cu­ti­vo y la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca en los dos úl­ti­mos pe­rio­dos pre­si­den­cia­les, re­fle­jan que el país se en­cuen­tra le­jos de con­tar con una pre­sen­cia pa­ri­ta­ria de mu­je­res, se­gún el diag­nós­ti­co “ATE­NEA Pa­na­má - Me­ca­nis­mo de ace­le­ra­ción de la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca de las mu­je­res en Amé­ri­ca La­ti­na y El Ca­ri­be", rea­li­za­do en abril de 2015 por la alian­za in­ter­agen­cial con­for­ma­da por PNUD, ONU MU­JE­RES e IDEA In­ter­na­cio­nal, con el apo­yo de di­ver­sas ins- ti­tu­cio­nes y ac­to­res po­lí­ti­cos na­cio­na­les. El es­tu­dio re­ve­la que pa­ra el pe­rio­do 2004-2009, las mu­je­res re­pre­sen­ta­ron el 20.6% en es­te ám­bi­to; mien­tras que en el pe­rio­do 2009-2014, la ci­fra ba­jó a 12.9% de mu­je­res.

Los re­gis­tros his­tó­ri­cos de la pre­sen­cia de mu­je­res en el Po­der Le­gis­la­ti­vo en Pa­na­má evi­den­cian lo le­jos que ha es­ta­do el país de al­can­zar los por­cen­ta­jes de par­ti­ci­pa­ción de mu­je­res (30% en 1997 y 50% en 2012) pro­pues­tos por ley. Tal co­mo es­ta­ble­ce el do­cu­men­to, la más al­ta par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en es­te ór­gano del Es­ta­do co­rres­pon­de al pe­rio­do le­gis­la­ti­vo 2004-2009 (17.9%) y al ac­tual pe­rio­do le­gis­la­ti­vo 2014-2019 con un 18.3%. En los res­tan­tes pe­rio­dos le­gis­la­ti­vos no se lo­gró su­pe­rar el 10% de par­ti­ci­pa­ción.

En el Po­der Ju­di­cial, la re­pre­sen­ta­ción femenina ha si­do prác­ti­ca­men­te nu­la: so­lo 6 mu­je­res han ocu­pa­do el car­go de ma­gis­tra­da de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia en la his­to­ria re­pu­bli­ca­na. Mien­tras que en los go­bier­nos lo­ca­les ha ha­bi­do po­co avan­ce: en las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les del pe­rio­do 2014-2019, el por­cen­ta­je de mu­je­res elec­tas co­mo al­cal­de­sas se ubi­có en 15.6%. (En el pe­rio­do2004-2009 fue de 8% y en el 2009-2014, un 9.3%).

La cuo­ta en el Po­der Eje­cu­ti­vo y la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca es­tá re­gu­la­da de ma­ne­ra enun­cia­ti­va y co­mo par­te de las ac­cio­nes de po­lí­ti­ca pú­bli­ca que el Es­ta­do desa­rro­lla­rá pa­ra es­ti­mu­lar la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en la Ley 4/1999 (ar­tícu­lo 7, nu­me­ral 6); mien­tras que en los ám­bi­tos par­la­men­ta­rio y lo­cal es­tá re­gu­la­da por el Có­di­go Elec­to­ral (CE). Aun­que en el país exis­tía un sis­te­ma de cuo­tas, ha­bía fór­mu­las pa­ra es­ca­par­se y ha­cer­las in­apli­ca­bles; fren­te a es­to, el Tri­bu­nal Elec­to­ral (TE) apro­bó el De­cre­to 27 de 11 de ma­yo de 2018 que obli­ga a que ha­ya pa­ri­dad a ni­vel de to­das las pos­tu­la­cio­nes par­ti­da­rias pa­ra las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de 2019. Pe­ro ¿qué ocu­rre en Pa­na­má? ¿Por qué la par­ti­ci­pa­ción no es equi­ta­ti­va aún con los avan­ces rea­li­za­dos?

La ba­ja par­ti­ci­pa­ción se de­be a las ba­rre­ras que se au­to­im­po­ne la mu­jer

o el sis­te­ma.

Fé­mi­nas en el po­der, otras que han es­ta­do y al­gu­nas que as­pi­ran es­tar­lo, apor­tan su pers­pec­ti­va so­bre el pa­pel de la mu­jer en la po­lí­ti­ca pa­na­me­ña y al­gu­nos desafíos por su­pe­rar.

1. Giu­lia De San­ctis: a ellas les cues­ta más

La se­cre­ta­ria na­cio­nal de la Ac­ción Femenina del Par­ti­do Pu­pu­lar (Afepp), Giu­lia De San­ctis, ex­po­ne que la pa­ri­dad no es un te­ma de que la mu­jer sea me­jor que el hom­bre, sino de jus­ti­cia y equi­dad. "En la so­cie­dad so­mos el 50% y aun­que la elec­ción es vo­lun­ta­ria del elec­tor, la mu­jer de­be te­ner la po­si­bi­li­dad de ser electa". De San­ctis mi­ra con bue­nos ojos el te­ma de las cuo­tas pa­ra in­cluir a más mu­je­res en el sis­te­ma po­lí­ti­co. "Fui se­cre­ta­ria de las mu­je­res en el Par­ti­do Po­pu­lar (PP) pa­ra la elec­ción del 2014 y fui tes­ti­go de que se bus­ca­ron mu­je­res, pe­ro no ha­bía. Mien­tras no sea obli­ga­to­rio y si­ga esa fa­ro­la de es­ca­pe, es muy di­fí­cil que la mu­jer par­ti­ci­pe", sub­ra­ya.

Pa­ra la se­cre­ta­ria de Afepp, mu­chas mu­je­res no quie­ren co­rrer vo­lun­ta­ria­men­te por pro­ble­mas de fon­do de un sis­te­ma pa­ter­na­lis­ta. "Una de las ra­zo­nes es eco­nó­mi­ca. Las mu­je­res so­mos más con­ser­va­do­ras que los hom­bres en es­te te­ma y más cui­da­do­sas con el pa­tri­mo­nio. Ade­más, es una reali­dad que la mu­jer tie­ne me­nos ac­ce­so al di­ne­ro y al cré­di­to y tie­ne me­nos ca­pa­ci­dad de so­li­ci­tar do­na­cio­nes. Hay un po­qui­to de in­ca­pa­ci­dad his­tó­ri­ca, pre­ci­sa­men­te por la fal­ta de prác­ti­ca", di­ce.

Otro obs­tácu­lo es el te­ma cul­tu­ral. "A pe­sar de que ha­ce va­rios años la mu­jer vo­ta, te­ne­mos po­co tiem­po que la mu­jer ac­ce­de a lo pú­bli­co; en­ton­ces exis­te la con­cien­cia co­lec­ti­va de que el lu­gar de las mu­je­res es la ca­sa, lo pri­va­do, ahí es don­de ella pue­de man­dar, ejer­cer sus ha­bi­li­da­des", se­ña­la. Agre­ga que otro pun­to en con­tra es que la mu­jer se li­mi­ta por el pa­pel de cui­da­do­ra que his­tó­ri­ca­men­te ha te­ni­do; ade­más, al en­trar a la po­lí­ti­ca es­tá más ex­pues­ta que el hom­bre por­que se le cri­ti­ca per­so­nal­men­te. "Hay mu­je­res que se sa­cri­fi­can por el su­pues­to bie­nes­tar de la fa­mi­lia, en lu­gar de que tan­to ella co­mo la fa­mi­lia en­tien­dan que to­dos de­ben te­ner sus ne­ce­si­da­des sa­tis­fe­chas, tie­nen los mis­mos de­re­chos y tie­nen que com­par­tir eso jun­tos".

Giu­lia cree que es­tos es­te­reo­ti­pos se pue­den rom­per a tra­vés del em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino, pa­ra que la mu­jer ten­ga vo­lun­tad más allá de que la so­cie­dad pre­pa­re los es­pa­cios pa­ra la par­ti­ci­pa­ción femenina. "Que la mu­jer sepa to­do lo que se es­tá ha­cien­do en nor­mas, le­yes, apo­yo a la mu­jer, po­si­bi­li­da­des de em­po­de­rar­se y apren­der. La mu­jer de­be rom­per esas ca­de­nas de que es ma­lo par­ti­ci­par, y de­be apren­der có­mo ha­cer­se res­pe­tar y pre­pa­rar­se".

2. Mireya Mos­co­so: abrir ca­mi­nos

Mireya Mos­co­so ga­nó las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Pa­na­má, en 1999, y se con­vir­tió en la pri­me­ra mu­jer pre­si­den­ta en la his­to­ria del país. La es­po­sa del ex­pre­si­den­te pa­na­me­ño Ar­nul­fo Arias Ma­drid fue la je­fa del Es­ta­do cuan­do el país re­cu­pe­ró la so­be­ra­nía del Ca­nal de Pa­na­má por par­te de Es­ta­dos Uni­dos.

Mos­co­so ex­pre­sa que pa­ra ella fue un re­to lle­gar a la pre­si­den­cia y de­mos­trar con su man­da­to que las mu­je­res tie­nen la mis­ma ca­pa­ci­dad que los hom­bres pa­ra go­ber­nar un país.

La ca­rre­ra pa­ra lle­gar a la si­lla pre­si­den­cial no fue fá­cil: en 1994, en su pri­mer in­ten­to, fue can­di­da­ta jun­to a seis hom­bres. "Siem­pre las en­cues­tas me po­nían en un quin­to lu­gar. Me de­di­qué a ca­mi­nar to­do el país lle­van­do mis pro­pues­tas de go­bierno. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de ha­blar con mi­les de per­so­nas hu­mil­des que cre­ye­ran en no­so­tros. No fue fá­cil con­ven­cer­los de que una mu­jer po­dría ha­cer­lo igual que un hom­bre", cuen­ta. El día de la elec­ción que­dó en se­gun­do lu­gar, con un 3 % de di­fe­ren­cia. Pa­ra 1999, Mos­co­so ga­nó las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les con el 42% de los vo­tos. La ex­pre­si­den­ta sos­tie­ne que exis­te una lí­nea del­ga­da en­tre la vi­da de po­lí­ti­ca y la de la mu­jer, ma­má, pro­fe­sio­nal. "Cuan­do se lle­ga a ser pre­si­den­ta de un país te con­vier­tes en ma­dre de 4 mi­llo­nes de per­so­nas. Ha­bía no­ches en las que no se dor­mía pen­san­do que te­nías que to­mar la me­jor de­ci­sión pa­ra tu país. El tra­ba­jo se con­vier­te en 24 ho­ras, 7 días a la se­ma­na, pues de­bes de­mos­trar que la mu­jer tie­ne la ca­pa­ci­dad de to­mar de­ci­sio­nes co­rrec­tas, tal co­mo lo hu­bie­ra to­ma­do un pre­si­den­te hom­bre", re­cal­ca.

Opi­na que ser po­lí­ti­ca es un com­pro­mi­so con el país que ella ya cum­plió, por lo que des­car­ta vol­ver a par­ti­ci­par en la con­tien­da elec­to­ral.

3. Ana Ma­til­de Gó­mez: una de­mo­cra­cia real

Ana Ma­til­de Gó­mez es la pri­me­ra pro­cu­ra­do­ra ge­ne­ral de la na­ción que ha te­ni­do el país du­ran­te su vi­da re­pu­bli­ca­na.

Gó­mez, quien ac­tual­men­te es dipu­tada in­de­pen­dien­te y pre­can­di­da­ta pre­si­den­cial por la mis­ma vía, ase­gu­ra que uno de los ma­yo­res re­tos que en­fren­tan las mu­je­res es la fal­ta de for­ma­ción po­lí­ti­ca di­ri­gi­da a ellas, pa­ra rom­per con pa­ra­dig­mas an­ces­tra­les y que las fé­mi­nas pue­dan par­ti­ci­par en igual­dad de con­di­cio­nes. "To­da­vía no se ha da­do ca­pa­ci­ta­ción su­fi­cien­te pa­ra que la mu­jer pue­da com­ple­men­tar su vi­da per­so­nal con los atri­bu­tos ne­ce­sa­rios pa­ra una con­tien­da que es muy hos­til, pa­ra un es­ce­na­rio que es muy agre­si­vo, muy dis­cur­si­vo; la na­rra­ti­va de la mu­jer aún no tie­ne el com­po­nen­te his­tó­ri­co, eco­nó­mi­co, so­cial y de cien­cia po­lí­ti­ca que de­man­dan los nue­vos tiem­pos. La mu­jer que lo tie­ne lo trae al pro­ce­so", men­cio­na.

Aun­que pien­sa que ser mu­jer no es una li­mi­ta­ción, afir­ma que a unas fé­mi­nas les es más di­fí­cil que a otras lle­gar a car­gos pú­bli­cos. "Hay mu­je­res a las que les cues­ta mu­chí­si­mo in­cur­sio­nar, por­que sa­len de es­ce­na­rios to­tal­men­te dis­tin­tos a es­te me­dio ad­ver­so con­ce­bi­do des­de una per­cep­ción an­dro­cén­tri­ca, di­se­ña­do pa­ra ha­cer po­lí­ti­cas en for­ma de hom­bre". En su ca­so, di­ce que las puer­tas no se le han cerrado por ser mu­jer, sino por ser in­de­pen­dien­te, "por ha­ber he­cho una ca­rre­ra po­lí­ti­ca sin ata­du­ras, co­mo lo di­je des­de mi pri­me­ra cam­pa­ña".

La pre­can­di­da­ta pre­si­den­cial ex­hor­ta a las mu­je­res a par­ti­ci­par en la po­lí­ti­ca, pa­ra que ha­ya una real de­mo­cra­cia. "No­so­tras so­mos la mi­tad de la po­bla­ción del país y del mun­do; por lo tan­to, no se pue­de con­ce­bir po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra po­der to­car, im­pac­tar y re­sol­ver aque­llos con­flic­tos que la mu­je­res pa­de­ce­mos en el mun­do si no hay mu­je­res par­ti­ci­pan­do. Las mu­je­res de­be­mos es­tar don­de se to­man las gran­des de­ci­sio­nes, por­que en­ten­de­mos per­fec­ta­men­te las ne­ce­si­da­des de un mun­do ca­da vez más cam­bian­te, agi­ta­do, com­pe­ti­ti­vo y con­flic­ti­vo", di­ce. Con­si­de­ra que no so­lo es un de­re­cho, sino un de­ber de la mu­jer, ser ca­da vez más par­te de las de­ci­sio­nes del país.

Acon­se­ja a las que quie­ran lan­zar­se a un pues­to de elec­ción po­pu­lar de­fi­nir su lí­nea po­lí­ti­ca al to­mar la de­ci­sión pa­ra así es­tar cons­cien­tes por me­dio de qué vía van a co­rrer, y pos­te­rior­men­te acer­car­se al TE pa­ra do­cu­men­tar­se so­bre cuá­les son las re­glas en el ca­mino.

4. Zulay Ro­drí­guez: ha­cer po­lí­ti­ca di­fe­ren­te

Hi­ja de una di­ri­gen­te ma­gis­te­rial y de un pa­pá que es­tu­vo en el exi­lio, la ac­tual dipu­tada de la Re­pú­bli­ca Zulay Ro­drí­guez Lu cuen­ta que den­tro de la po­lí­ti­ca la mu­jer de­be ser muy fuer­te. "A la mu­jer se le exi­ge seis ve­ces más que al hom­bre, y cuan­do hay ata­ques no so­la­men­te se me­ten con ella a ni­vel per­so­nal, sino con su fa­mi­lia".

Ro­drí­guez opi­na que pa­ra las mu­je­res es más di­fí­cil al­can­zar un pues­to po­lí­ti­co, por­que lo lo­gran ca­mi­nan­do, ca­si sin re­cur­sos ni alia­dos. "Cuan­do la mu­jer tie­ne una fa­mi­lia, sa­le del tra­ba­jo, se va a ca­mi­nar por la co­mu­ni­dad y lle­ga a ca­sa a se­guir su la­bor. Pe­ro los hom­bres ha­cen la po­lí­ti­ca de una ma­ne­ra di­fe­ren­te: mu­chos de ellos no ca­mi­nan, sino que van, se to­man cua­tro tra­gos con los ami­gos has­ta tar­de y re­suel­ven los asun­tos de la po­lí­ti­ca en las ac­ti­vi­da­des so­cia­les".

En es­te sen­ti­do, la dipu­tada cree me­nes­ter que la mu­jer, más allá de la for­ta­le­za de ca­rác­ter, de­be te­ner apo­yo fa­mi­liar. "Yo les di­go a to­das las mu­je­res que si van a en­trar en la po­lí­ti­ca, de­ben te­ner el apo­yo de la fa­mi­lia. Por­que en la po­lí­ti­ca to­dos los días vas a ver trai­cio­nes, vas a ver que los que eran tus su­pues­tos ami­gos des­pués vie­nen, aga­rran la in­for­ma­ción y se la lle­van a tus ad­ver­sa­rios o a tus ene­mi­gos po­lí­ti­cos, y la fa­mi­lia es la que que­da pa­ra apo­yar­te in­con­di­cio­nal­men­te".

Ro­drí­guez di­ce que uno de los ma­yo­res pro­ble­mas, ade­más de la so­cie­dad ma­chis­ta, es que las fé­mi­nas no se apo­yan en­tre sí. "Las mu­je­res de­be­ría­mos ser más so­li­da­rias, más unidas, de­be­ría­mos apo­yar a las otras. Ade­más, te­ne­mos que en­se­ñar­les a nues­tros hi­jos a no ser ma­chis­tas pa­ra así ser un país pro­gre­sis­ta, que in­clu­ya a las mu­je­res, a los jó­ve­nes y a las mi­no­rías".

Ex­pre­sa que las mu­je­res le pue­den apor­tar a la co­sa po­lí­ti­ca su sen­si­bi­li­dad y em­pa­tía. "So­mos per­so­nas que de ver­dad nos iden­ti­fi­ca­mos an­te el do­lor y la ne­ce­si­dad hu­ma­na. Y ge­ne­ral­men­te las mu­je­res, cuan­do lle­gan, no lo ha­cen pa­ra ro­bar, sino pa­ra ser­vir a los de­más".

5. Judy Mea­na: hay que atre­ver­se

La pe­rio­dis­ta y em­pre­sa­ria Judy Mea­na as­pi­ra a ser dipu­tada en 2019 con el par­ti­do Mo­li­re­na. "De­ci­dí me­ter­me en la po­lí­ti­ca por­que he vis­to y sen­ti­do de cer­ca los pro­ble­mas que es­tán afec­tán­do­nos a to­dos. La cam­pa­ña se­rá una gran opor­tu­ni­dad pa­ra com­par­tir mi ex­pe­rien­cia e ideas so­bre có­mo me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los pa­na­me­ños", ex­pre­sa Mea­na, quien ade­más fue la pri­me­ra mu­jer vi­ce­pre­si­den­ta de la bol­sa dia­man­tes de Pa­na­má, en

2014.

Mea­na ma­ni­fies­ta que en la ac­tua­li­dad las mu­je­res es­tán ga­nan­do es­pa­cios den­tro del cam­po po­lí­ti­co. "Es cues­tión de atre­ver­se, de de­mos­trar ca­pa­ci­dad en el pre­sen­te, cam­bian­do y me­jo­ran­do nues­tro en­torno", di­ce. Sin em­bar­go, ha no­ta­do que mu­chas mu­je­res con ga­nas de par­ti­ci­par en la vi­da po­lí­ti­ca de­sis­ten por­que an­te­po­nen ex­cu­sas co­mo el di­ne­ro y el cui­da­do de la fa­mi­lia. "Esas son ex­cu­sas; si de ver­dad quie­ren tra­ba­jar por el país, tie­nen que es­tar dis­pues­tas a ha­cer sa­cri­fi-

cios. Lo pri­me­ro que de­ben ha­cer es in­for­mar­se so­bre lo que con­lle­va una can­di­da­tu­ra, leer el Có­di­go Elec­to­ral y or­ga­ni­zar­se en ca­sa", su­gie­re.

Pa­ra las elec­cio­nes de 2019 visualiza a mu­je­res va­lien­tes y con mu­cho li­de­raz­go, ya sea co­mo can­di­da­tas o co­mo ac­ti­vis­tas. "Te­ne­mos que unir­nos y ha­blar­le a la gen­te que nos ro­dea, pa­ra que vo­ten por con­vic­ción y no por emo­ción. Que in­ves­ti­guen y co­noz­can bien a los can­di­da­tos y can­di­da­tas", men­cio­na.

De la po­lí­ti­ca crio­lla, la em­pren­de­do­ra qui­sie­ra que de­ja­ra de ser al­go emo­cio­nal. "Ne­ce­si­ta­mos más de­ba­tes, entrevistas en vi­vo por te­le­vi­sión, ra­dio y re­des so­cia­les so­bre te­mas im­por­tan­tes pa­ra es­cu­char lo que pien­san los can­di­da­tos".

Y aun­que el país es­té atra­ve­san­do por una di­fí­cil co­yun­tu­ra en la co­sa po­lí­ti­ca, opi­na que la cre­di­bi­li­dad de las per­so­nas en es­te te­ma de­pen­de de la ma­du­rez de ca­da cual. "Hay quie­nes se de­cep­cio­nan y pien­san que to­do el mun­do es igual. Otros con­fían y dan se­gun­das opor­tu­ni­da­des. Otros pre­fie­ren in­ten­tar­lo con al­guien nue­vo. Pa­ra que ten­ga­mos to­dos me­jo­res re­la­cio­nes hu­ma­nas, de­be­mos te­ner ad­mi­ra­ción, res­pe­to y con­fian­za mu­tua", ex­pre­sa.

6. Gé­ne­sis Ar­jo­na: más va­len­tía pa­ra ha­cer pa­tria

Gé­ne­sis Ar­jo­na ha si­do 'miss' y ca­ra de te­le­vi­sión; pe­ro aho­ra cam­bia las lu­ces y sets por las ca­lles que de­be ca­mi­nar pa­ra bus­car los vo­tos y lle­gar a ser dipu­tada del cir­cui­to 8-9, por el par­ti­do Cam­bio De­mo­crá­ti­co.

"Des­de muy jo­ven me ha en­can­ta­do la po­lí­ti­ca, mi sue­ño era ser pe­rio­dis­ta o tra­ba­jar pa­ra mi país. Na­cí en San Mi­gue­li­to y cre­cí en Ciu­dad Bo­lí­var, Al­cal­de Díaz, en don­de vi­vo en car­ne pro­pia las ne­ce­si­da­des de la co­mu­ni­da­des", ex­pli­ca. La jo­ven opi­na que las­ti­mo­sa­men­te a su ge­ne­ra­ción los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les, que no quie­ren sa­lir del po­der, no les dan la opor­tu­ni­dad pa­ra apor­tar de for­ma po­si­ti­va al país y lu­char por los de­re­chos hu­ma­nos.

So­bre la

ba­ja par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res, cree que se de­be a pa­ra­dig­mas. "La so­cie­dad te juz­ga sin co­no­cer­te, pe­ro es al­go que po­de­mos cam­biar las mu­je­res, so­mos em­po­de­ra­das y de­be­mos de­mos­trar que exis­te la igual­dad de gé­ne­ro. So­mos her­ma­nas, ma­dres, lí­de­res, lu­cha­do­ras y gue­rre­ras de na­ci­mien­to; so­lo hay que ser va­lien­tes y atre­ver­nos a dar ese gran pa­so", men­cio­na.

Gé­ne­sis es cons­cien­te de que en el mun­do po­lí­ti­co hay es­te­reo­ti­pos y crí­ti­cas. "De­pen­de de no­so­tras co­mo mu­je­res to­mar de­ci­sio­nes va­lien­tes y atre­ver­nos a de­mos­trar que so­mos mu­je­res ca­pa­ces y com­ple­tas". Ella no cree en ca­ra bo­ni­ta, sino en el tra­ba­jo, pro­pues­tas de le­yes, he­chos y apor­tes po­si­ti­vos que se pue­de lo­grar por un me­jor país.

Opi­na que ser mu­jer no de­be ser una li­mi­ta­ción den­tro del cam­po po­lí­ti­co. "Las mu­je­res avan­za­mos con pa­so fir­me en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal y so­mos ca­pa­ces. Es tris­te ver que so­mos po­cas las mu­je­res que nos atre­ve­mos a in­cur­sio­nar en el mun­do de la po­lí­ti­ca. Te­ne­mos la mis­ma opor­tu­ni­dad que los hom­bres de de­mos­trar que so­mos lí­de­res, in­te­li­gen­tes, em­pren­de­do­ras y ca­pa­ces de lle­var im­por­tan­tes car­gos pa­ra el país. Por esa ra­zón, ex­hor­to a to­das las mu­je­res que as­pi­ran y tie­nen pro­pues­tas nue­vas, que apor­ten a nues­tro país, que se atre­van a ins­cri­bir­se en los par­ti­dos po­lí­ti­cos y lu­che­mos to­dos jun­tos", alien­ta.

7. Jua­na He­rre­ra: apor­tar al país

La doc­to­ra Jua­na He­rre­ra Araúz, pre­si­den­ta del Fo­ro Na­cio­nal de Mu­je­res de Par­ti­dos Po­lí­ti­cos cree que uno de los ma­yo­res obs­tácu­los que afron­tan las mu­je­res en la po­lí­ti­ca es la fal­ta de apo­yo por par­te de otras fé­mi­nas. "En de­mo­cra­cia no de­be­mos ser egoís­tas. No to­das las mu­je­res es­tán tan com­pro­me­ti­das en que otras de­ben se­guir. La­men­ta­ble­men­te, al­gu­nas di­cen que si ellas de­bie­ron ga­nár­se­lo, las de­más se de­ben fa­jar, pe­ro no es tan fá­cil. No es un te­ma de fa­jar­se, sino que de he­cho hay con­di­cio­nes que des­fa­vo­re­cen la par­ti­ci­pa­ción de la mu­jer en la vi­da po­lí­ti­ca", dis­tin­gue.

La psi­quia­tra, quien ha si­do di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Sa­lud Men­tal y Coor­di­na­do­ra Na­cio­nal de Sa­lud Men­tal, opi­na que la mu­jer le pue­de apor­tar mu­cho a la po­lí­ti­ca de­bi­do a su de­di­ca­ción. "La mu­jer cuan­do se in­vo­lu­cra, lo ha­ce con com­pro­mi­so, pa­sión y lle­va a ca­bo la ta­rea cues­te lo que cues­te", ex­pre­sa. Ade­más, se­gún la doc­to­ra, las mu­je­res son me­nos co­rrup­ti­bles y se iden­ti­fi­can más con las cau­sas so­cia­les, pues es­tán sen­si­bi­li­za­das con te­mas co­mo los adul­tos ma­yo­res y la so­cie­dad in­fan­til, de­bi­do al pa­pel en la crian­za y cui­da­do que han asu­mi­do his­tó­ri­ca­men­te.

He­rre­ra sub­ra­ya que en el país es ne­ce­sa­rio re­for­zar el mo­vi­mien­to fe­me­nino. "No es una lu­cha con­tra los hom­bres. To­das te­ne­mos pa­pás, her­ma­nos y es­po­sos. Es co­men­zar a com­par­tir, por­que el es­pa­cio po­lí­ti­co, de to­ma de de­ci­sio­nes, no es ex­clu­si­vo de ellos. No­so­tras tam­bién po­de­mos ha­cer­lo bien", ase­ve­ra.

Afir­ma que es fun­da­men­tal que tan­to el fo­ro co­mo otros or­ga­nis­mos em­pie­cen a pre­pa­rar a las mu­je­res con cua­tro años de an­ti­ci­pa­ción a las elec­cio­nes, es­pe­cial­men­te a las más jó­ve­nes, en te­mas co­mo ima­gen, ma­ne­jo en pú­bli­co, ges­tión de re­des so­cia­les y có­mo bus­car fon­dos.

Ani­ma a las fé­mi­nas a ser par­te de un cam­bio so­cial. "En el fo­ro te­ne­mos una cam­pa­ña que se lla­ma #Pos­tu­la­teMu­jer que les man­da­mos a to­das, por­que si te que­das en ca­sa y cri­ti­cas des­de las re­des, sí vas a ha­cer rui­do, pe­ro no cam­bio. Ne­ce­si­ta­mos que te in­cor­po­res, par­ti­ci­pes, to­mes de­ci­sio­nes".■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.