UN ALIA­DO AN­TE el alz­héi­mer

La tec­no­lo­gía pue­de ayu­dar en gran me­di­da a las per­so­nas que pa­de­cen de­men­cia se­nil y a sus cui­da­do­res.

Mujer (Panama) - - Salud & Bienestar | Ciencia - LAU­RA MA­RÍN ro­jo­ti­ran­doa­ne­gro@gmail.com @ro­jo­ti­ran­doa­ne­gro

“To­da la vi­da acu­mu­lé re­cuer­dos. En cier­ta for­ma, se con­vir­tie­ron en mis bie­nes más pre­cia­dos. La no­che que co­no­cí a mi ma­ri­do, el día que tu­ve en mis ma­nos mi li­bro de tex­to, te­ner hi­jos, ha­cer ami­gos, re­co­rrer el mun­do… To­do lo que acu­mu­lé en la vi­da, to­do por lo que tra­ba­jé du­ro, to­do eso se me arran­ca. Co­mo pue­den ima­gi­nar o co­mo sa­ben, es un in­fierno. Pe­ro em­peo­ra. ¿Quién nos to­ma­rá en se­rio cuan­do es­ta­mos tan le­jos de lo que fui­mos?”.

Es­tas pa­la­bras de Ju­lian­ne Moo­re en su per­so­na­je de “Siem­pre Ali­ce” —por el que con­si­guió el Ós­car a me­jor ac­triz en 2015— bien po­drían re­pre­sen­tar a las más de 20 mil per­so­nas que pa­de­cen la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer (EA) en Pa­na­má. Ci­fra que as­cien­de a 50 mi­llo­nes en to­do el mun­do, y que ca­da año re­gis­tra cer­ca de 10 mi­llo­nes de nue­vos ca­sos, se­gún apun­ta la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS).

El alz­héi­mer es la for­ma más co­mún de de­men­cia en­tre las per­so­nas ma­yo­res. Oca­sio­na pro­ble­mas de me­mo­ria, pen­sa­mien­to y com­por­ta­mien­to, con unos sín­to­mas que, ge­ne­ral­men­te, se desa­rro­llan de ma­ne­ra len­ta y em­peo­ran con el tiem­po. De es­ta ma­ne­ra, las per­so­nas que la su­fren pue­den lle­gar a no re­co­no­cer a sus fa­mi­lia­res, te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­blar, leer o es­cri­bir, e in­clu­so ol­vi­dar có­mo pei­nar­se. Al fi­nal, la en­fer­me­dad ha­ce que se vuel­van com­ple­ta­men­te de­pen­dien­tes: “Nos vol­ve­mos ri­dícu­los, in­ca­pa­ces, có­mi­cos. Y co­mo cual­quier en­fer­me­dad, tie­ne una cau­sa, tie­ne una pro­gre­sión, y po­dría te­ner cu­ra”, ex­pli­ca tam­bién Ali­ce.

Pe­ro, ¿en reali­dad tie­ne una cu­ra? De mo­men­to, nin­gún tra­ta­mien­to pa­re­ce po­der de­te­ner la en­fer­me­dad. Sin em­bar­go, aun­que los en­sa­yos clí­ni­cos di­ri­gi­dos a la bús­que­da de nue­vos tra­ta­mien­tos tie­nen una al­ta ta­sa de fra­ca­so en la in­dus­tria, los in­ves­ti­ga­do­res no se rin­den. Re­cien­te­men­te la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins, en Es­ta­dos Uni­dos, ha com­pro­ba­do que un des­equi­li­bro de la al­ca­li­ni­dad-aci­dez (pH) en las cé­lu­las del ce­re­bro pue­de ser

una de las cau­sas del alz­héi­mer, lo que da­ría pie en el fu­tu­ro a po­si­bi­li­tar un diag­nós­ti­co más tem­prano y a es­tu­diar nue­vos tra­ta­mien­tos.

Una ayu­da di­gi­tal

Aun­que to­da­vía no se pue­de sa­nar, sí exis­ten pau­tas que pue­den ser­vir pa­ra ra­len­ti­zar su apa­ri­ción y desa­rro­llo. En es­te con­tex­to, to­ma es­pe­cial im­por­tan­cia la tec­no­lo­gía, tan­to de estimulación cognitiva co­mo asis­ten­cial, que pro­mue­ve la in­de­pen­den­cia y la au­to­no­mía de los en­fer­mos, me­jo­ra su con­fian­za y su ca­li­dad de vi­da, al tiem­po que ayu­da a con­tro­lar ries­gos y fa­vo­re­ce la me­jo­ría, el re­cuer­do y otras ha­bi­li­da­des. En­tre esas nue­vas tec­no­lo­gías es­tán:

Apli­ca­cio­nes de lo­ca­li­za­ción y orien­ta­ción co­mo Twe­ri, una apli­ca­ción es­pa­ño­la que ofre­ce el geo­po­si­cio­na­mien­to del en­fer­mo se­gun­do a se­gun­do, per­mi­tien­do ade­más crear unos lí­mi­tes de se­gu­ri­dad pa­ra ca­da per­so­na y en ca­da mo­men­to con­cre­to. Si su­pe­ra esos lí­mi­tes, el fa­mi­liar o cui­da­dor re­ci­be una se­ñal in­di­cán­do­le la po­si­ción exac­ta. De la mis­ma ma­ne­ra, si el en­fer­mo se sien­te per­di­do, pue­de avi­sar a la per­so­na de re­fe­ren­cia con so­lo pul­sar un bo­tón. Otra op­ción es un cal­ce­tín, crea­do por Ken­neth Shi­no­zu­ka, de 15 años, que en­vía un avi­so me­dian­te una apli­ca­ción cuan­do de­tec­ta que el pa­cien­te se ha le­van­ta­do de su ca­ma. Y uno más es la pul­se­ra Ke­ru­ve, una so­lu­ción es­pe­cia­li­za­da pa­ra per­so­nas con alz­héi­mer en la pri­me­ra eta­pa, que con­sis­te en un re­loj GPS y un re­cep­tor, por me­dio del cual se pue­de ver un ma­pa con la po­si­ción exac­ta del en­fer­mo. Ejer­ci­cios pa­ra es­ti­mu­lar la me­mo­ria y el re­cuer­do, co­mo Lu­cha con­tra el Alz­héi­mer, una apli­ca­ción que in­clu­ye ejer­ci­cios de ma­te­má­ti­cas y un en­tre­na­dor de me­mo­ria; So­pa de Le­tras, jue­go apa­ren­te­men­te sim­ple, pe­ro edu­ca­ti­vo, que ayu­da a apren­der pa­la­bras nue­vas, me­jo­rar vo­ca­bu­la­rio y ex­plo­rar el len­gua­je, o Re­mem­ber First, he­rra­mien­ta fá­cil de usar que ayu­da a me­jo­rar la me­mo­ria a los pa­cien­tes y la co­mu­ni­ca­ción con los cui­da­do­res y otras per­so­nas de su al­re­de­dor.

Jue­gos de estimulación cognitiva, co­mo los que se en­cuen­tran ba­jo lo que al­gu­nos lla­man la Wii-te­ra­pia, o el uso de las vi­deo­con­so­las con jue­gos co­mo el Big Brain Aca­demy de la con­so­la de Nin­ten­do, don­de con una quin­ce­na de ac­ti­vi­da­des se es­ti­mu­lan la me­mo­ria y las ca­pa­ci­da­des de aná­li­sis, per­cep­ción y cálcu­lo. Otra pro­pues­ta pa­ra la “ta­blet” es Gre­yMat­ters, que pro­po­ne jue­gos de me­mo­ria pa­ra man­te­ner la men­te des­pier­ta y or­ga­ni­za un ál­bum de vi­da in­ter­ac­ti­vo que uti­li­za fo­tos y mú­si­ca pa­ra pre­ser­var los re­cuer­dos e in­vo­lu­crar a la per­so­na que su­fre de­men­cia.

Re­cor­da­to­rios au­to­má­ti­cos que in­di­can cuan­do hay que to­mar la me­di­ca­ción, lla­ma­das pro­gra­ma­das pa­ra re­cor­dar ci­tas mé­di­cas o, mu­cho más bá­si­co, apli­ca­cio­nes que les ayu­dan a re­cor­dar qué día de la se­ma­na es, co­mo es el ca­so de las apli­ca­cio­nes Alz­hei­mer’s Days of the Week o Do it. Lo­ca­li­za­ción de ob­je­tos per­di­dos, pa­ra ayu­dar a en­con­trar aque­llos ob­je­tos que se cam­bia­ron de lu­gar. En es­te ca­so, Re­fresh my Me­mory es una apli­ca­ción que per­mi­te re­cor­dar dón­de se de­ja­ron las co­sas por ca­sa: rea­li­za un ma­peo de las di­fe­ren­tes ha­bi­ta­cio­nes e in­di­ca el lu­gar don­de se en­cuen­tra ca­da ob­je­to den­tro de ellas.

Ayu­da a los fa­mi­lia­res y cui­da­do­res. No to­do iban a ser pro­pues­tas pa­ra los pa­cien­tes, ya que en el alz­héi­mer jue­gan un pa­pel muy im­por­tan­te las per­so­nas que se ha­cen car­go de quie­nes lo pa­de­cen. Por ello, apli­ca­cio­nes co­mo YoTeCui­do ofre­cen una gran bi­blio­te­ca re­ple­ta de con­se­jos so­bre ali­men­ta­ción, psi­co­lo­gía, ejer­ci­cios fí­si­cos y mu­cha más in­for­ma­ción pa­ra tra­tar a una per­so­na afec­ta­da por la en­fer­me­dad.

Es­tos son al­gu­nos ejem­plos (no to­dos dis­po­ni­bles en to­dos los paí­ses) de có­mo la tec­no­lo­gía se alía con la me­di­ci­na pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes de alz­héi­mer. Pe­ro aún hay más, y a me­di­da que las nue­vas tec­no­lo­gías avan­zan, tam­bién lo ha­cen sus usos y apli­ca­cio­nes; nclu­so, ya em­pie­za a ha­blar­se de ro­bo­te­ra­pia o de reali­dad au­men­ta­da pa­ra apli­car du­ran­te to­do el pro­ce­so, que pue­da be­ne­fi­ciar tan­to a per­so­nas afec­ta­das di­rec­ta­men­te co­mo a fa­mi­lia­res y cui­da­do­res. ¿Qué más pue­den apor­tar las apli­ca­cio­nes y he­rra­mien­tas mien­tras se en­cuen­tra una cu­ra pa­ra la en­fer­me­dad?■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.