MI HI­JA PA­DE­CE DE ANORE­XIA, ¿có­mo pue­do ayu­dar­la?

Mujer (Panama) - - Vida - EDI­TO­RIAL SU­PER MA­MÁS in­fo@su­per­ma­mas­pa­na­ma.com @su­per­ma­mas.pa­na­ma

Una de las en­fer­me­da­des que más afec­ta a los ado­les­cen­tes, sien­do más co­mún en el gé­ne­ro fe­me­nino, es la anore­xia ner­vio­sa.

De acuer­do con la fun­da­ción es­pe­cia­li­za­da en tras­tor­nos ali­men­ti­cios Ellen West, es­te pa­de­ci­mien­to es con­se­cuen­cia del te­mor de au­men­tar de pe­so y de una al­te­ra­ción de la ima­gen cor­po­ral de­bi­do a fac­to­res bio­ló­gi­cos, psi­co­ló­gi­cos, cul­tu­ra­les, ba­ja au­to­es­ti­ma y la pre­sión por al­can­zar la per­fec­ción en ca­da as­pec­to de la vi­da.

Los sín­to­mas más co­mu­nes y que te pue­den ayu­dar a de­tec­tar que tu hi­ja es anoré­xi­ca son: del­ga­dez, sen­sa­ción de so­bre­pe­so a pe­sar de es­tar ba­ja de pe­so, ob­se­sión con la co­mi­da, mens­trua­ción irre­gu­lar, sen­sa­ción de frío to­do el tiem­po y uso de ropa hol­ga­da pa­ra ocul­tar la pér­di­da de pe­so. Tam­bién de­bes pres­tar aten­ción si tu hi­ja cuen­ta las ca­lo­rías, los car­bohi­dra­tos y gra­mos de gra­sa cons­tan­te­men­te, crea “ri­tua­les de co­mi­da” (por ejem­plo, mas­ti­car ca­da bo­ca­do cier­ta can­ti­dad de ve­ces), ha­ce ejer­ci­cios en ex­ce­so y to­ma pas­ti­llas, diu­ré­ti­cos o la­xan­tes.

Si no­tas que tu hi­ja pre­sen­ta uno o más de es­tos sín­to­mas, es im­por­tan­te lle­var­la con un mé­di­co. Cuan­do ten­gas el diag­nós­ti­co, de­ben tra­ba­jar en la re­cu­pe­ra­ción, pa­ra lo cual es ne­ce­sa­rio un tra­ta­mien­to in­te­gral que in­clu­ya mé­di­cos, te­ra­peu­tas, el apo­yo de la fa­mi­lia y los ami­gos.

De mo­do que si pa­sas por una ex­pe­rien­cia si­mi­lar, ten pre­sen­te los si­guien­tes con­se­jos:

In­fór­ma­te. Lee to­do lo que pue­das acer­ca de la anore­xia (in­ter­net tie­ne mu­cha in­for­ma­ción), pe­ro re­vi­sa que los da­tos sean fia­bles. Acér­ca­te a mé­di­cos u or­ga­ni­za­cio­nes es­pe­cia­li­za­das pa­ra sa­ber có­mo pue­des ayu­dar a tu hi­ja. Evi­ta me­dios de co­mu­ni­ca­ción ries­go­sos. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción bom-

bar­dean con imá­ge­nes y pro­gra­mas que le pres­tan de­ma­sia­da aten­ción a la apa­rien­cia. Vi­gi­la lo que tu hi­ja ve, es­cu­cha y lee, ya que es sus­cep­ti­ble a cual­quier in­for­ma­ción y pue­de re­caer. Mo­ni­to­rea lo que bus­ca en la red, pues hay mu­chos si­tios no­ci­vos, co­mo blogs que se ha­cen llamar pro ana (anore­xia) y es­tán de­di­ca­dos a acon­se­jar so­bre có­mo ser “un buen anoré­xi­co”.

Tiem­po y ca­ri­ño. Acom­pá­ña­la a sus ci­tas mé­di­cas, sal con ella y tam­bién jun­tos en fa­mi­lia a di­ver­tir­se; abrá­za­la, dile cuán­to la quie­res y que no­te que la apo­yas.

Su­be su au­to­es­ti­ma. Co­mo pa­dres hay que re­for­zar sus cua­li­da­des, ha­cer­le ver que es úni­ca y que no to­do lo que im­por­ta es la apa­rien­cia; no ha­gas co­men­ta­rios re­la­cio­na­dos con la ima­gen o pe­so y evi­ta las com­pa­ra­cio­nes. Co­mu­ni­ca­ción. Da­te tiem­po pa­ra es­cu­char­la has­ta en los co­men­ta­rios más sim­ples, co­mo el ti­po de mú­si­ca que le gus­ta o cuál es su ma­te­ria pre­fe­ri­da, pues po­co a po­co irás co­no­cién­do­la más y po­drá con­tar­te sus preo­cu­pa­cio­nes y emo­cio­nes.

Si­gue las in­di­ca­cio­nes de los mé­di­cos. Si el doc­tor di­ce que tu hi­ja de­be co­mer cin­co ve­ces al día o in­cluir cier­tos ali­men­tos en su die­ta, si­gue sus re­co­men­da­cio­nes, aun­que a ella no le gus­ten. No le des per­mi­sos si el mé­di­co no los con­ce­de, ya que es­to qui­zá la ha­ga fe­liz por un mo­men­to, mas no ayu­da­rá en su tra­ta­mien­to.

Sé pa­cien­te. De se­gu­ro se eno­ja­rá por­que la ha­rás co­mer y bus­ca­rá por to­dos los me­dios de­jar de ha­cer­lo, pe­ro co­mo pa­dres de­be­rán man­te­ner­se fir­mes en sus de­ci­sio­nes. No de­jes que los chan­ta­jes te ga­nen y de una for­ma fir­me, pe­ro ama­ble, guía­la pa­ra que ha­ga lo que es bueno pa­ra su re­cu­pe­ra­ción. De­dí­ca­le tiem­po a la ali­men­ta­ción. Ha­cer que una per­so­na con anore­xia vuel­va a co­mer es un re­to más di­fí­cil de lo que ima­gi­nas, así que es re­co­men­da­ble tra­ba­jar en el me­nú de tu hi­ja. Pre­pa­ra pla­ti­llos sa­lu­da­bles pa­ra to­da la fa­mi­lia, de ma­ne­ra que se sien­ta apo­ya­da; bus­ca re­ce­tas ape­ti­to­sas e in­no­va­do­ras, que in­clu­yan lo que el mé­di­co re­co­mien­da, y haz que in­gie­ra to­da la por­ción que le sir­vas. Ayu­da pa­ra ti tam­bién. El ca­mino a la re­cu­pe­ra­ción pue­de des­gas­tar­te fí­si­ca y emo­cio­nal­men­te, por lo que es im­por­tan­te que ten­gas una red de apo­yo pa­ra los mo­men­tos di­fí­ci­les: tu pa­re­ja, fa­mi­lia, ami­gos e in­clu­si­ve un te­ra­peu­ta que te ayu­de con la car­ga. Re­cuer­da que si no es­tás bien, no po­drás ayu­dar a otros.

No ol­vi­des que la re­cu­pe­ra­ción de una per­so­na con anore­xia pue­de ser lar­ga y a ve­ces muy pe­sa­da, por lo que de­ben es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra afron­tar cual­quier obs­tácu­lo y tra­ba­jar en equi­po pa­ra sa­lir ade­lan­te.

Y tú, ¿qué pien­sas de la anore­xia? ¿La has afron­ta­do en al­gún mo­men­to? ¡Co­mén­ta­nos en www.su­per­ma­mas­pa­na­ma.com!■

Un pa­de­ci­mien­to don­de las ado­les­cen­tes se ob­se­sio­nan por per­der pe­so y sue­len po­ner en ries­go su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.