Sa­lud y bie­nes­tar

Jun­to con la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, la for­ma en que nos ali­men­ta­mos tie­ne un pa­pel im­por­tan­te en la pre­ven­ción del fla­ge­lo.

Mujer (Panama) - - Index - POR: NU­TRI­CIO­NIS­TA SA­RA SALDARRIAGA sa­ra­nu­tri­cion.pa@gmail.com @nu­tri­cion­ye­qui­li­brio

Lis­ta de com­pras an­ti­cán­cer

Mu­jer, es­te te­ma nos com­pe­te a to­das, sin im­por­tar la edad, es­ta­do ci­vil, es­ta­tus eco­nó­mi­co o lu­gar de na­ci­mien­to. El cán­cer de ma­ma ha si­do por al­gu­nas dé­ca­das uno de los enemi­gos más po­lé­mi­cos del gé­ne­ro femenino, el cual se ha em­pe­ña­do en po­ner en ries­go nues­tra vi­da.

¿Por qué es im­por­tan­te lo que comemos?

Es por me­dio de la ali­men­ta­ción que nues­tro cuer­po pue­de ob­te­ner los nu­trien­tes y la ener­gía que ne­ce­si­ta pa­ra fun­cio­nar, desa­rro­llar­se y cre­cer se­gún es­tá de­fi­ni­do en su ADN. El apor­te ade­cua­do de nu­trien­tes in­flu­ye en los me­ca­nis­mos que re­gu­lan la re­pa­ra­ción del ADN; mien­tras que la fal­ta o un des­equi­li­brio en ellos pue­de in­ter­ve­nir en los pro­ce­sos ce­lu­la­res y mo­le­cu­la­res cla­ves que ca­rac­te­ri­zan mu­chos ti­pos de cán­cer (in­clu­yen­do el de ma­ma), pro­mo­vien­do un am­bien­te óp­ti­mo pa­ra el da­ño en el ADN.

Jun­to con la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, la for­ma en que nos ali­men­ta­mos for­ma par­te de los lla­ma­dos “fac­to­res am­bien­ta­les” o “mo­di­fi­ca­bles”, que tie­nen un pa­pel im­por­tan­te en la pre­ven­ción del cán­cer de ma­ma.

¡Im­por­tan­te! No exis­te un so­lo ali­men­to que por sí so­lo pue­da pre­ve­nir el cán­cer, con ex­cep­ción de la fi­bra en el ca­so del ti­po co­lo­rrec­tal; más bien, la pre­ven­ción ade­cua­da se ob­tie­ne de la apli­ca­ción del con­jun­to de re­co­men­da­cio­nes y cam­bios en el es­ti­lo de vi­da, que con­tri­bu­yen a que nues­tras cé­lu­las cum­plan sus fun­cio­nes ade­cua­da­men­te.

¡Écha­lo en el ca­rri­to del su­per­mer­ca­do!

A con­ti­nua­ción te com­par­to qué alimentos per­te­ne­cen —y cuá­les no— a una die­ta que ayu­da a pre­ve­nir el cán­cer. Pro­teí­nas ma­gras o ba­jas en gra­sas. Son esen­cia­les pa­ra el apor­te de pro­teí­nas y otros nu­trien­tes que nos ayu­dan a re­pa­rar y cons­truir te­ji­dos cor­po­ra­les. Son re­co­men­da­bles el po­llo sin piel, pa­vo, hue­vo y pes­ca­do.

Se ha de­mos­tra­do que el con­su­mo de car­ne de res au­men­ta en 6% el ries­go de cán­cer de ma­ma; las pro­ce­sa­das co­mo em­bu­ti­dos, cho­ri­zos, ja­mo­nes, en­tre otros, lo in­cre­men­ta en un 9%.

Lác­teos y de­ri­va­dos. La re­la­ción en la reducción del cán­cer de ma­ma al con­su­mir es­tos alimentos es aún in­de­fi­ni­da; sin em­bar­go, la su­ple­men­ta­ción con cáp­su­las de cal­cio y vi­ta­mi­na D pa­re­ce te­ner ma­yor im­pac­to, so­bre to­do en mu­je­res pos­me­no­páu­si­cas. Se re­co­mien­da el con­su­mo mo­de­ra­do (má­xi­mo 2 a 3 por­cio­nes por día) de aque­llos lác­teos se­mi o com­ple­ta­men­te des­cre­ma­dos y re­du­ci­dos en azú­car, co­mo yo­gurt grie­go na­tu­ral, ké­fir, que­so blan­co ba­jo en sal, etc. Se­rá ne­ce­sa­rio aña­dir a la die­ta otros alimentos con fuen­tes si­mi­la­res de nu­trien­tes, co­mo be­bi­das de al­men­dras o so­ya for­ti­fi­ca­das con cal­cio, fri­jol de so­ya, hi­gos y ve­ge­ta­les de ho­jas ver­de os­cu­ro co­mo el ka­le, la acel­ga y otros.

Car­bohi­dra­tos. En es­te ca­so son irrem­pla­za­bles las fru­tas y ve­ge­ta­les, ideal­men­te en su es­ta­do na­tu­ral; se de­be evi­tar las en­la­ta­das o pro­ce­sa­das. Su al­to con­te­ni­do de vi­ta­mi­na A, C, E, se­le­nio, fla­vo­noi­des y ca­ro­te­noi­des, en­tre otros an­ti­oxi­dan­tes, con­vier­ten a las fru­tas y ver­du­ras en alimentos alia­dos en la reducción del ries­go de cán­cer de ma­ma. Ade­más, es re­co­men­da­ble evi­tar los gra­nos y ce­rea­les re­fi­na­dos co­mo las harinas blan­cas y de­ri­va­dos (pan, ga­lle­tas, dul­ces); en su lu­gar, eli­ge aque­llos que sean de gra­nos en­te­ros y sin azú­car aña­di­da.

En el ca­so de las ver­du­ras y me­nes­tras, es­tas son idea­les pa­ra una ali­men­ta­ción sa­na, siem­pre y cuan­do no sean pro­ce­sa­das (em­pa­ni­za­das, pre­fri­tas o fri­tas y co­lo­ca­das en bol­sas).

Es­te gru­po de alimentos nos pro­por­cio­nan fi­bra, esen­cial pa­ra la lu­cha con­tra di­ver­sos ti­pos de cán­cer.

Gra­sas. Ja­más se­rán las ma­las de la película, so­lo hay que es­co­ger­las bien, es­pe­cial­men­te las de ti­po po­li y mo­no­in­sa­tu­ra­das, que en­con­tra­mos en alimentos co­mo aguacate y se­mi­llas (al­men­dras, nue­ces, li­na­za, chía, cá­ña­mo, etc.). Su con­su­mo in­ter­ac­túa con la re­gu­la­ción de hor­mo­nas en nues­tro cuer­po. Siem­pre re­cuer­da pre­fe­rir­las en su es­ta­do na­tu­ral.

Con­di­men­tos. Elí­ge­los 100% na­tu­ra­les. Evi­ta to­dos aque­llos con co­lo­ran­tes ar­ti­fi­cia­les y ex­ce­so de so­dio (com­po­nen­te de la sal); en su lu­gar, op­ta por sa­zo­nar las co­mi­das con jen­gi­bre, ajo, cúr­cu­ma, curry, aza­frán, cu­lan­tro y ca­ne­la. Al­gu­nos de es­tos po­seen pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias.

Aler­ta con es­tos há­bi­tos

El con­su­mo de al­cohol, ci­ga­rri­llo y be­bi­das con azú­car se re­la­cio­na con el ries­go de cán­cer de ma­ma. Es­tos há­bi­tos pro­mue­ven el en­ve­je­ci­mien­to de las cé­lu­las, dis­mi­nu­yen­do su ca­pa­ci­dad de fun­cio­nar ade­cua­da­men­te, lo cual da pa­so al desa­rro­llo de los des­ór­de­nes ca­rac­te­rís­ti­cos del cán­cer. Por otro la­do, el al­cohol (eta­nol) reac­cio­na con otras sus­tan­cias en el cuer­po, pro­du­cien­do com­pues­tos can­ce­rí­ge­nos.

Otro fac­tor de­ter­mi­nan­te en el desa­rro­llo del cán­cer de ma­ma —y de otros ti­pos— es la can­ti­dad de gra­sa que te­ne­mos en nues­tro cuer­po. ¡Así es! El ex­ce­so de pe­so en gra­sa es­tá ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­do con la apa­ri­ción del cán­cer, es por eso que la ac­ti­vi­dad fí­si­ca y la ali­men­ta­ción son de su­ma im­por­tan­cia.

Re­cuer­da: el cán­cer de ma­ma es el más co­mún a ni­vel mun­dial, pe­ro es po­si­ble re­du­cir su apa­ri­ción en un 36% mo­di­fi­can­do nues­tro es­ti­lo de vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.