Ca­da día hay asal­tos ca­lle­je­ros en Caa­cu­pé

El ín­di­ce de inseguridad au­men­tó con­si­de­ra­ble­men­te en la ca­pi­tal es­pi­ri­tual de la Re­pú­bli­ca. La can­ti­dad de asal­tos ca­lle­je­ros lle­ga a cua­tro por día y los fi­nes de se­ma­na es­ta ci­fra se du­pli­ca. La ma­yo­ría de los he­chos de­lic­ti­vos tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­tas

ABC Color - - PORTADA -

CAA­CU­PÉ, Dp­to. de Cor­di­lle­ra (De­si­ré Ca­bre­ra, de nues­tra redacción re­gio­nal). Los atra­cos se vuel­ven ca­da vez más vio­len­tos por­que en su ma­yo­ría son pro­ta­go­ni­za­dos por ado­les­cen­tes y jó­ve­nes adic­tos a las dro­gas, que ha­cen lo que sea pa­ra con­se­guir di­ne­ro.

Los ro­bos do­mi­ci­lia­rios tam­bién es­tán a la or­den del día. Los adic­tos en­tran en mu­chas oca­sio­nes a ple­na luz del día a las vi­vien­das par­ti­cu­la­res pa­ra lle­var­se cual­quier co­sa que pue­dan ven­der o cam­biar por dro­gas. Asi­mis­mo, los co­mer­cios e in­clu­so ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas son víc­ti­mas de los de­lin­cuen­tes.

Una de las afec­ta­das días atrás fue la es­cue­la Her­mi­nia Ma­cha­do de Is­nar­di. Los in­adap­ta­dos se lle­va­ron lo po­co que ha­bía de va­lor y lue­go prendieron fue­go al sa­lón, de­jan­do el lu­gar re­du­ci­do a ce­ni­zas.

Los ni­ños que­da­ron sin ma­te­ria­les y sin mo­bi­lia­rios, dan­do cla­ses ac­tual­men­te en un im­pro­vi­sa­do sa­lón, a la es­pe­ra de la solidaridad de la ciu­da­da­nía.

Im­pu­ni­dad

Exis­ten dos fac­to­res que ha­cen que la co­mu­ni­dad es­té atra­ve­san­do uno de los peo­res mo­men­tos en ma­te­ria de seguridad. El pri­me­ro es la ca­si nu­la pre­sen­cia po­li­cial, en las ca­lles y si­tios pú­bli­cos de la ciu­dad. De los 107 efec­ti­vos po­li­cia­les asig­na­dos a la co­mi­sa­ría 1ª, so­lo 16 por guar­dia es­tán dis­po­ni­bles pa­ra la cus­to­dia de la po­bla­ción que as­cien­de apro­xi­ma­da­men­te a 60.000 ha­bi­tan­tes, es de­cir un po­li­cía pa­ra 3.750 per­so­nas. Los de­más es­tán dis­tri­bui­dos en di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das. Ade­más de ac­tuar co­mo guar­dias de au­to­ri­da­des lo­ca­les.

El otro gra­ve pro­ble­ma es la im­pu­ni­dad: los po­cos de­lin­cuen­tes que son de­te­ni­dos re­cu­pe­ran su li­ber­tad a los po­cos días o se­ma­nas, pa­ra se­guir de­lin­quien­do. No im­por­ta que los ata­can­tes sean co­no­ci­dos malvivientes y cuen­ten con fron­do­sos an­te­ce­den­tes, la Fis­ca­lía los li­be­ra en tiem­po ré­cord, de acuer­do a las de­nun­cias.

Au­men­tan fo­cos

A la par del au­men­to de la de­lin­cuen­cia tam­bién se tie­ne un incremento de fo­cos de dis­tri­bu­ción de dro­gas. Los ba­rrios San­ta Ma­ría, Bue­na Vis­ta, San­ta Ana y San Blas es­tán do­mi­na­dos por mi­cro­tra­fi­can­tes, se­gún los da­tos.

Un au­la de la es­cue­la Her­mi­nia Ma­cha­do de Is­nar­di que­dó re­du­ci­do a ce­ni­zas tras el ata­que de los de­lin­cuen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.