Á

ABC Color - - POLÍTICA -

(Er­nes­to) Sam­per, peor... En esos tiem­pos ma­ta­ron mu­chos pe­rio­dis­tas co­lom­bia­nos, al­gu­nos muy co­no­ci­dos míos. A los grin­gos no nos mo­les­ta­ban tan­to. Nos ame­na­za­ba pe­ro nun­ca nos ma­ta­ron. Se­gu­ra­men­te pen­sa­ron que el cos­to iba a ser de­ma­sia­do al­to pa­ra ellos, no sé...

–¿Cuál era la di­fe­ren­cia en­tre las gue­rri­llas de las FARC con las gue­rri­llas cen­troa­me­ri­ca­nas?

–Yo tu­ve mu­cho con­tac­to con la gue­rri­lla de Cen­troa­mé­ri­ca, tan­to con los del Fren­te Fa­ra­bun­do Mar­tí (de El Sal­va­dor), los Con­tras (de Ni­ca­ra­gua), los San­di­nis­tas (hoy en el Gobierno de Ni­ca­ra­gua). Con las FARC era di­fe­ren­te. Ellos te se­cues­tra­ban tres años co­mo mí­ni­mo y una no­ta re­por­ta­je no va­lía tan­to ries­go. Es­tu­ve sí con la gen­te del ELN (Ejér­ci­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal), pe­ro con las FARC nun­ca. –No ha­bía ga­ran­tía. –Nin­gu­na. Si bus­ca­bas una en­tre­vis­ta te­nías que ca­mi­nar cin­co días pa­ra lle­gar, otra se­ma­na pa­ra vol­ver. Si de­ci­dían se­cues­trar­te ibas fri­to.

–¿Cuán­do co­men­za­ron a des­mo­ro­nar­se las FARC?

–En esa ope­ra­ción de (el 1º de) mar­zo de 2008 (en la fron­te­ra ecua­to­ria­na) que aca­bó con Raúl Re­yes. En­tre esa fe­cha y ju­nio ma­tan a otro miem­bro del Se­cre­ta­ria­do (de las FARC) y en­ci­ma mue­re (su lí­der) Ma­ru­lan­da (“Ti­ro Fi­jo”) por cau­sas na­tu­ra­les. Los de las FARC que­da­ron de­ca­pi­ta­dos. A par­tir de ahí el Ejér­ci­to los gol­peó en for­ma sis­te­má­ti­ca. A las ne­go­cia­cio­nes de paz en La Ha­ba­na lle­ga­ron prác­ti­ca­men­te de­rro­ta­dos.

–Us­ted cri­ti­ca el acuer­do. ¿Por qué?

–La ver­dad es que la ne­go­cia­ción que hi­zo San­tos fue pé­si­ma. Él ce­dió mu­chí­si­mas co­sas a las FARC que le per­mi­te con­ti­nuar con las hos­ti­li­da­des, ade­más de te­ner aho­ra su agru­pa­ción po­lí­ti­ca. Tie­nen co­mo 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res afue­ra, pro­duc­to de sus ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas. No hay nin­gu­na ga­ran­tía de que ha­brá des­truc­ción de la coca y sus la­bo­ra­to­rios. Cuan­do en­tró a go­ber­nar, San­tos ha­bía pro­me­ti­do ter­mi­nar la gue­rra que co­men­zó (Ál­va­ro) Uri­be pe­ro ter­mi­nó ne­go­cian­do. Mi­re. Las FARC ya ha­bían ba­ja­do de 18.000 a 7.000 hom­bres en ar­mas. Es­ta­ban muy dis­per­sos. Ya no eran una op­ción mi­li­tar. Es­ta­ban aca­ba­dos. Pe­ro San­tos los tra­tó co­mo si fue­ran un Ejér­ci­to fuer­te. Ne­go­ció “de tú a tú” con ellos. El Gobierno ce­dió es­pa­cio po­lí­ti­co. En cues­tio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, na­die irá a jui­cio y no hay un desar­me ve­ri­fi­ca­ble.

–Pe­ro has­ta el Pa­pa apo­yó. El pre­si­den­te (Juan Ma­nuel) San­tos re­ci­bió el Pre­mio Nó­bel.

– El re­sul­ta­do es cri­ti­ca­ble pe­ro uno no pue­de de­cir que San­tos no tu­vo el de­re­cho de ne­go­ciar. Ahí tam­bién hu­bo un en­ga­ño muy gran­de. Hi­cie­ron una cam­pa­ña muy fuer­te pa­ra ins­ta­lar que el que no es­ta­ba con el acuer­do es­ta­ba en con­tra de la paz. Yo co­noz­co gen­te del Fren­te Fa­ra­bun­do Mar­tí (de El Sal­va­dor) que no tie­nen na­da de de­mó­cra­tas. Co­noz­co gen­te del Fren­te San­di­nis­ta que es­ta­ban en el pro­ce­so con Da­niel Or­te­ga. De de­mó­cra­tas no tie­nen na­da pe­ro son los que se que­da­ron con el po­der. Ellos son los que acon­se­ja­ron a las FARC có­mo ne­go­ciar. Los san­di­nis­tas y los salvadoreños es­tu­vie­ron con ellos en for­ma per­ma­nen­te. –¿Qué pre­ten­den, en­ton­ces? –Es­toy se­gu­ro de que un gru­po pe­que­ño pe­ro im­por­tan­te de las FARC se va a man­te­ner en ar­mas y en el nar­co­trá­fi­co y en to­dos los ilí­ci­tos que te­nían mon­ta­do has­ta aho­ra. Hay cin­co co­man­dan­tes que sa­lie­ron en di­ciem­bre del año pa­sa­do, cin­co ca­be­ci­llas que con 500, 600 hom­bres pue­den vol­ver­se muy fuer­tes. Yo creo que ellos no se han se­pa­ra­do to­tal­men­te del se­cre­ta­ria­do de las FARC que fir­mó la paz. Ellos van a en­trar en el jue­go po­lí­ti­co, pe­ro con un es­ti­lo, una vi­sión cha­vis­ta de la to­ma del po­der y des­de ahí ter­mi­nar con las elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas pa­ra im­po­ner el mo­de­lo bo­li­va­riano al es­ti­lo Or­te­ga, Chá­vez, al es­ti­lo (Sal­va­dor) Sán­chez Ce­rén (de El Sal­va­dor), Evo (Mo­ra­les), (Ra­fael) Co­rrea... Es­tán con tan­to di­ne­ro que pue­den con­se­guir su ob­je­ti­vo rá­pi­da­men­te con alian­zas com­pra­das en la iz­quier­da, ti­po Fren­te Am­plio, pa­ra des­pués cor­tar­se so­los. Ese es el es­ce­na­rio.

–¿El Gobierno aca­so no tie­ne más ma­nos li­bres pa­ra com­ba­tir el nar­co­trá­fi­co?

–Se es­tá pro­du­cien­do más coca aho­ra que en los años no­ven­ta cuan­do se ins­ta­ló el Plan Co­lom­bia. Eso in­di­ca que na­die va a erra­di­car na­da. La des­con­fian­za que yo ten­go es con el Se­cre­ta­ria­do y los gru­pos que es­tán al­re­de­dor de las FARC, no con los com­ba­tien­tes. Si­guen sien­do gru­pos cri­mi­na­li­za­dos. Es la cú­pu­la y sus alle­ga­dos los que se han mos­tra­do muy po­co transparentes, es­can­da­lo­sa­men­te men­ti­ro­sos en­tre lo que tie­nen y lo que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.