Promesas elec­to­ra­les

ABC Color - - COMENTARIOS - Il­de Sil­ve­ro il­de@abc.com.py

Las mis­mas men­ti­ras de siem­pre re­apa­re­cen en los tiem­pos de pro­se­li­tis­mo elec­to­ral. Co­mo aho­ra es­ta­mos en ple­na cam­pa­ña pa­ra los co­mi­cios in­ter­nos de los par­ti­dos en di­ciem­bre pró­xi­mo, los can­di­da­tos de di­ver­sos co­lo­res emi­ten dis­cur­sos bas­tan­te si­mi­la­res e igual­men­te po­co no­ve­do­sos. Pa­ra la ciu­da­da­nía, el pro­ble­ma con­sis­te en có­mo creer a los po­lí­ti­cos hoy si ha­blan de lo mis­mo que pro­me­tie­ron ha­cer pe­ro nun­ca lo hi­cie­ron.

Los eter­nos dis­cos ra­ya­dos gi­ran en torno a dar prio­ri­dad a la edu­ca­ción, preo­cu­par­se por la sa­lud pú­bli­ca, crear fuen­tes de tra­ba­jo, ayu­dar a los ha­bi­tan­tes más po­bres, cons­truir ca­sas pa­ra los hu­mil­des, apo­yar a los pe­que­ños y me­dia­nos agri­cul­to­res y em­pre­sa­rios, com­ba­tir la co­rrup­ción, eli­mi­nar el pe­li­gro del EPP, au­men­tar la seguridad en la vía pú­bli­ca, etc.

Las­ti­mo­sa­men­te, los dis­cur­sos aguan­tan to­do. Un po­lí­ti­co ha­bla de la ne­ce­si­dad de un es­ta­do de de­re­cho y es el mis­mo que no se pre­sen­ta a de­cla­ra­ción in­da­ga­to­ria en un jui­cio por frau­de que em­pe­zó ha­ce tres años. Un can­di­da­to pro­cla­ma su fir­me vo­lun­tad de aca­bar con la co­rrup­ción cuan­do es co­no­ci­da su vin­cu­la­ción y sus ne­go­cios con el nar­co­trá­fi­co. Otro pos­tu­lan­te di­ce que hay que achi­car el Es­ta­do, pe­ro él ha co­lo­ca­do en car­gos pú­bli­cos a to­da su fa­mi­lia, a pa­rien­tes y co­rre­li­gio­na­rios.

Otra ve­ta muy ex­plo­ta­da en los dis­cur­sos son los pro­yec­tos de rea­li­za­ción im­po­si­ble. Aho­ra es­tá de mo­da ha­blar de una compu­tado­ra por ca­da ni­ño es­co­lar. Pro­pues­ta men­ti­ro­sa por­que no hay fon­dos pa­ra com­prar 500.000 compu­tado­ras, en la ma­yo­ría de las es­cue­las no hay ac­ce­so a in­ter­net, en las au­las no hay en­chu­fes de elec­tri­ci­dad pa­ra tan­tas má­qui­nas y, lo peor, mi­les de maes­tras ja­más usa­ron una lap­top y son in­ca­pa­ces de en­se­ñar na­da de in­for­má­ti­ca.

Otra men­ti­ra: bue­na y gra­tui­ta aten­ción de la sa­lud pú­bli­ca pa­ra to­dos. En mu­chos hos­pi­ta­les y cen­tros de sa­lud, ni si­quie­ra tie­nen mé­di­cos, no hay re­me­dios y, me­nos aún, equi­pos e in­su­mos pa­ra aná­li­sis quí­mi­cos y diag­nós­ti­cos por imá­ge­nes. Ca­da día si­guen mu­rien­do ni­ños por en­fer­me­da­des que pu­die­ron pre­ve­nir­se.

“Po­bre­za ce­ro”, “Ham­bre ce­ro” y “De­fo­res­ta­ción ce­ro” son sim­ples es­ló­ga­nes pu­bli­ci­ta­rios pa­ra en­ga­ñar a in­ge­nuos e in­cau­tos. El año pa­sa­do au­men­tó el nú­me­ro de po­bres, el Es­ta­do si­gue sub­si­dian­do a fa­mi­lias ham­brien­tas con el pro­gra­ma “Te­ko po­rã” y, se­gún or­ga­ni­za­cio­nes lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les, la de­fo­res­ta­ción con­ti­núa ma­tan­do bos­ques en el país.

La agri­cul­tu­ra es la ba­se de la eco­no­mía na­cio­nal y la for­ta­le­ce­re­mos cien por cien­to, afir­man los can­di­da­tos. Sin em­bar­go, el tiem­po pa­sa y ca­da año te­ne­mos va­rias mar­chas de los la­brie­gos en de­man­da de ayu­da fi­nan­cie­ra, asis­ten­cia téc­ni­ca y pro­tec­ción con­tra el con­tra­ban­do de pro­duc­tos agrí­co­las.

Pa­ra qué se­guir con las fal­sas promesas si, se­gu­ra­men­te, el lec­tor ya las co­no­ce. Ca­be pe­dir a los po­lí­ti­cos que cam­bien el chip y, en vez de des­cri­bir paí­ses fan­tás­ti­cos e inexis­ten­tes, pro­me­tan co­sas más pe­que­ñas y me­nos ma­ra­vi­llo­sas pe­ro al me­nos rea­li­za­bles a cor­to y me­diano pla­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.