De­mo­lien­do el pa­sa­do

ABC Color - - COMENTARIOS - Pe­dro Gó­mez Sil­guei­ra pgo­mez@abc.com.py

La Mu­ni­ci­pa­li­dad de Asun­ción ya se es­tá pa­san­do de la ra­ya con las de­mo­li­cio­nes y los aten­ta­dos con­tra el pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co y ar­qui­tec­tó­ni­co de la ciu­dad. A dia­rio, en va­rias par­tes de la Ca­pi­tal, vi­vien­das de va­lor his­tó­ri­co, pa­tri­mo­nial o am­bien­tal des­apa­re­cen de la no­che a la ma­ña­na. Y lo peor es que cuen­tan con el “per­mi­so” otor­ga­do por la Co­mu­na. Es­tas re­so­lu­cio­nes de dis­cu­ti­da le­ga­li­dad ig­no­ran a la au­to­ri­dad de apli­ca­ción que es la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal de Cul­tu­ra, que tam­po­co uni­fi­ca sus cri­te­rios de in­ter­ven­ción en los ca­sos.

Los con­ce­ja­les –sal­vo ex­cep­cio­nes con­ta­das por los de­dos– tie­nen una gran cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad, pues cuan­do se tra­ta del Cen­tro His­tó­ri­co im­pu­sie­ron la mo­da de sim­ple­men­te “ex­cluir del ca­tá­lo­go” cons­truc­cio­nes que son ob­je­to de pro­tec­ción de las or­de­nan­zas y la ley, se­gún la ca­ra del clien­te.

Va­rios edi­les se han con­ver­ti­do en los prin­ci­pa­les ges­to­res de quie­nes quie­ren de­mo­ler una ca­sa de va­lor his­tó­ri­co. Ellos son los me­jo­res lob­bis­tas y prin­ci­pa­les ac­to­res de pre­sión so­bre las de­pen­den­cias del Eje­cu­ti­vo pa­ra otor­gar los po­lé­mi­cos per­mi­sos. Pre­sio­nan y chan­ta­jean.

Se po­dría enu­me­rar una ris­tra de ca­sas pa­tri­mo­nia­les de­rri­ba­das con la ve­nia de la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción de Ar­nal­do Sa­ma­nie­go y la ac­tual de Mario Fe­rrei­ro. Huel­gan los ejem­plos, so­lo por ci­tar al­gu­nas: la ca­sa de es­ti­lo pla­te­res­co es­pa­ñol ubi­ca­da en Es­pa­ña y Pe­rú, de don­de se re­ti­ró la pla­ca re­cor­da­to­ria de la fun­da­ción del Club Ce­rro Por­te­ño en 1912; las pri­me­ras vi­vien­das del ti­po du­plex de prin­ci­pios del si­glo XX so­bre la ca­lle Hu­mai­tá; la de­mo­li­ción en dia­go­nal al Pa­la­cio de Ló­pez pa­ra la cons­truc­ción de una to­rre de va­rios pi­sos; el de­rri­bo de ca­si to­da la an­ti­gua se­de de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Asun­ción so­bre Pal­ma don­de so­lo que­da la fa­cha­da. Y la lis­ta con­ti­núa...

El ca­so más gro­se­ro que mo­ti­vó la ira ciu­da­da­na evi­den­cia­da en las re­des so­cia­les fue la de­mo­li­ción de la úl­ti­ma quin­ta co­lo­nial ubi­ca­da so­bre Avia­do­res del Cha­co, más co­no­ci­da co­mo la ex­ca­sa de Ña­ta Le­gal. Es­ta vi­vien­da de ado­be cons­trui­da ha­cia 1890, que ha­bría per­te­ne­ci­do a un ge­ne­ral que com­ba­tió en la Gue­rra con­tra la Tri­ple Alian­za y lue­go a un ex­di­rec­ti­vo de la Lie­big’s, for­ma­ba par­te de la pro­pie­dad de don­de co­rrió el dic­ta­dor Al­fre­do Stroess­ner du­ran­te el gol­pe del 89.

Su va­lor tam­bién era pai­sa­jís­ti­co pues se ha­lla­ba en la par­te al­ta de una co­li­na an­te­rior­men­te ro­dea­da de ma­nan­tia­les, pe­ro hoy fran­quea­da por ele­va­das to­rres. Se la po­dría ha­ber man­te­ni­do co­mo un ícono pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras de lo que al­gu­na vez fue la ciu­dad co­lo­nial de las quin­tas ubi­ca­das en las afue­ras. El con­tras­te con el nue­vo Eje Cor­po­ra­ti­vo de la ave­ni­da Avia­do­res del Cha­co, de por sí ame­ri­ta­ba con­ser­var­la. Era una mues­tra pal­pa­ble del pa­so del tiem­po y el avan­ce de las cons­truc­cio­nes. Re­pre­sen­ta­ba la evo­lu­ción mis­ma de la ciu­dad y un es­la­bón en­tre el pa­sa­do y el fu­tu­ro.

Por lo vis­to, pa­ra las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les es­tas cues­tio­nes no son mo­ti­vo de re­fle­xión ni mu­cho me­nos de ac­ción. De­mo­ler el pa­sa­do es lo que me­nos les preo­cu­pa y lo que más los ocu­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.