Per­do­nar es sa­nar­se

Mt 18,21-35

ABC Color - - LOCALES - Hno. Joe­mar Hoh­mann Fran­cis­cano Ca­pu­chino

Du­ran­te cin­co do­min­gos con­se­cu­ti­vos Je­sús nos irá con­tan­do pa­rá­bo­las, pa­ra que en­ten­da­mos me­jor en qué con­sis­te el reino que Él vino a inau­gu­rar, in­vi­tar­nos a par­ti­ci­par y co­la­bo­rar en su cons­truc­ción.

Hoy nos cuen­ta una pa­rá­bo­la so­bre el per­dón, de­lan­te de la pre­gun­ta de Pe­dro: “Se­ñor, ¿cuántas ve­ces ten­dré que per­do­nar a mi her­mano las ofen­sas que me ha­ga? ¿Has­ta sie­te ve­ces?” Re­cor­de­mos que Pe­dro te­nía en men­te la en­se­ñan­za del Tal­mud, que in­di­ca­ba que se de­bía per­do­nar has­ta tres ve­ces la mis­ma ofen­sa. Por ello, Pe­dro su­po­nía que ya es­ta­ba sien­do muy ge­ne­ro­so. El Maes­tro na­rra el ca­so de un rey que per­do­nó a uno que le de­bía cien mi­llo­nes de dó­la­res y es­te, sin em­bar­go, no qui­so per­do­nar a su com­pa­ñe­ro que le de­bía cien dó­la­res. El rey se po­ne in­dig­na­do con­tra la du­re­za de co­ra­zón del que sa­be pe­dir per­dón, pe­ro no sa­be per­do­nar. Y no­te­mos que los mon­tos son sor­pren­den­te­men­te di­fe­ren­tes.

Con es­to Je­sús quie­re en­se­ñar­nos que lo tan­to que no­so­tros ofen­de­mos a Dios es el equi­va­len­te a cien mi­llo­nes de dó­la­res, en cuan­to los agra­vios que ha­ce­mos los unos a los otros es co­mo de cien dó­la­res.

Sin em­bar­go, per­do­nar es un pro­ce­so que se va dan­do con el pa­so del tiem­po y de las ac­ti­tu­des de no­ble­za. So­la­men­te el pa­so de los días y de los años no ase­gu­ra el per­dón: hay que to­mar ini­cia­ti­vas pa­ra con­se­guir­lo, y a ve­ces, es un pro­ce­so con al­ti­ba­jos, pe­ro se con­si­gue mu­cho si hay hu­mil­dad, con­fian­za en Dios y ges­tos de li­be­ra­ción.

Es una ex­pre­sión fre­cuen­te de las per­so­nas: “Per­dono, pe­ro no ol­vi­do.” Re­sul­ta que el Se­ñor nos dio la me­mo­ria pa­ra re­cor­dar y no va­mos a “ol­vi­dar” la ofen­sa, hu­mi­lla­ción o es­ta­fa re­ci­bi­da. Lo que he­mos de bus­car es que es­te even­to no sea más co­mo un ve­neno que in­to­xi­ca nues­tra vi­da ac­tual, sino que sea al­go que ya se que­dó en el pa­sa­do, aun­que, de vez en cuan­do, su evo­ca­ción sig­ni­fi­ca una cier­ta amar­gu­ra.

El li­bro del Ecle­siás­ti­co, que tam­bién lee­mos en es­te do­min­go, da sa­bias in­di­ca­cio­nes: “Per­do­na el agra­vio a tu pró­ji­mo y en­ton­ces, cuan­do ores, se­rán ab­suel­tos tus pe­ca­dos... Si un hom­bre man­tie­ne su enojo con­tra otro, ¿có­mo pre­ten­de que el Se­ñor lo sa­ne?”. El au­tor mues­tra que hay una aso­cia­ción en­tre dar el per­dón y re­ci­bir el per­dón por nues­tras fal­tas.

Asi­mis­mo, el he­cho de per­do­nar ge­ne­ra sa­na­ción, tan­to a ni­vel fí­si­co cuan­to emo­cio­nal.

Si us­ted tie­ne al­go en con­tra de al­guien, lla­me aho­ra por te­lé­fono y le man­de un sa­lu­do. Paz y bien. hno­joe­mar@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.