De­rro­te­ro de la his­tó­ri­ca quin­ta que Stroess­ner le re­ga­ló a Ña­ta Le­gal

EX­PA­RE­JA DEL DIC­TA­DOR LA­MEN­TA SU DE­RRI­BO ¿Cuál es el ori­gen de la úl­ti­ma quin­ta de­mo­li­da de Avia­do­res del Cha­co? La ex­pa­re­ja del dic­ta­dor Al­fre­do Stroess­ner, Ma­ría Es­te­la “Ña­ta” Le­gal, la­men­ta el de­rri­bo y cuen­ta de­ta­lles his­tó­ri­cos y anéc­do­tas. La Mu­ni­ci

ABC Color - - LOCALES - Pe­dro Gó­mez Sil­guei­ra y Ja­vier Yu­bi pgo­mez@abc.com.py / Fo­tos: Ar­chi­vo ABC Co­lor

La ca­sa quin­ta co­lo­nial que fue­ra de­mo­li­da el pa­sa­do fin de se­ma­na con un polémico per­mi­so otor­ga­do por la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Asun­ción, con­tra­vi­nien­do las le­yes de pro­tec­ción del pa­tri­mo­nio, fue un re­ga­lo del dic­ta­dor Al­fre­do Stroess­ner a Ma­ría Es­te­la Ña­ta Le­gal, en 1965, cuan­do na­ció la pri­me­ra hi­ja de am­bos, Ma­ría Es­te­la.

Pe­ro Ña­ta Le­gal ya ve­nía ha­bi­tan­do la ca­sa des­de po­co an­tes, al­qui­la­da de la fa­mi­lia Green, en G. 8.000 al mes.

En con­ver­sa­ción con ABC Co­lor, la ex­pro­pie­ta­ria la­men­tó la pér­di­da de la vi­vien­da co­lo­nial y ase­gu­ró que con­ser­va­ba su con­di­ción ori­gi­nal, pues la mis­ma Co­mu­na ca­pi­ta­li­na, en va­rias oca­sio­nes, le ad­vir­tió que era pa­tri­mo­nio y que no se po­día de­mo­ler ni mo­di­fi­car. Por es­ta ra­zón se en­car­gó al Arq. Je­na­ro Pin­dú la cons­truc­ción de una man­sión con­ti­gua, pues el te­rreno era de 3 hec­tá­reas: “La ca­sa te­nía unas grue­sas pa­re­des de ado­be de ca­si un me­tro de es­pe­sor, las vi­gas eran de ka­ran­day y las puer­tas y ven­ta­nas enor­mes con al­ca­ya­tas”, des­cri­be.

Las úni­cas mo­di­fi­ca­cio­nes se hi­cie­ron al re­em­pla­zar las te­jas por las go­te­ras y el pi­so de la­dri­llos. “Es­tu­vo mu­cho tiem­po al­qui­la­da y cuan­do yo ven­dí a la Sec­ta Moon, la Mu­ni­ci­pa­li­dad nos vol­vió a ad­ver­tir que no se po­día de­mo­ler”.

Ma­nan­tia­les y ra­nas

So­bre el en­torno en el que se ha­lla­ba la pro­pie­dad, di­jo que es­ta­ba so­bre la ave­ni­da Ge­ne­ral Ge­nes, que no es­ta­ba pa­vi­men­ta­da aún. To­dos los ca­mi­nos cir­cun­dan­tes eran de tie­rra y ape­nas al­gu­nas ca­lles prin­ci­pa­les que lle­va­ban a la zo­na es­ta­ban em­pe­dra­das.

“El lu­gar era co­no­ci­do co­mo Ca­si­lla 4 por­que en la es­qui­na pa­ra­ban las lí­neas 28 y 30 que iban a Lu­que”.

La enor­me pro­pie­dad es­ta­ba sur­ca­da por ma­nan­tia­les y el ba­rrio “es­ta­ba lleno de ra­nas”, cuan­do Le­gal se mu­dó al si­tio.

La ex­pa­re­ja del dic­ta­dor Al­fre­do Stroess­ner afir­ma que ori­gi­nal­men­te la ca­sa le ha­bía per­te­ne­ci­do al Gral. Del­ga­do, se­gún cons­ta en el tí­tu­lo de pro­pie­dad.

Hur­gan­do en la his­to­ria de la quin­ta, en­con­tra­mos que los su­ce­so­res del Gral. Del­ga­do se la ven­die­ron a los Za­va­la y es­tos lue­go la tras­pa­sa­ron en ven­ta al in­mi­gran­te in­glés John Green, casado con He­tel Gor­man, de ori­gen aus­tra­liano. Green vino al país pa­ra ocu­par un al­to car­go en la Lie­big’s y co­no­ció a su es­po­sa en Nue­va Lon­dres. Co­mo par­te de la transac­ción la quin­ta se per­mu­tó en­tre los Za­va­la y los Green con una pro­pie­dad de es­tos úl­ti­mos ubi­ca­da en Pe­rú y José Ber­ges.

Cuan­do fa­lle­ció el pa­triar­ca de los Green, Stroess­ner di­jo a los su­ce­so­res que pu­sie­ran el pre­cio que qui­sie­ran con tal de ven­der­le la quin­ta. Tan si­quie­ra dio tiem­po a que se abrie­ra la su­ce­sión.

Era co­no­ci­da co­mo “Quin­ta Wi­lli”, uno de los nie­tos de John Green. De­bi­do a la ex­ten­sión del pre­dio se lo uti­li­za­ba pa­ra la prác­ti­ca de deportes, es­pe­cial­men­te fút­bol, pues te­nía una can­cha en la par­te por­te­rior y un in­men­so man­gal.

Ade­más, la ac­tual Au­to­pis­ta Avia­do­res del Cha­co ha­cía de au­tó­dro­mo (aún no exis­tía el Ara­ti­rí) y la gen­te se agol­pa­ba en los alam­bra­dos de la fin­ca pa­ra ob­ser­var las ca­rre­ras.

“La ca­sa fue al­qui­la­da siem­pre con la con­di­ción de no mo­di­fi­car la es­truc­tu­ra e in­clu­so cuan­do se ven­dió a la Sec­ta Moon, la Mu­ni­ci­pa­li­dad nos vol­vió a ad­ver­tir a las par­tes que no se po­día echar”, in­sis­tió Ña­ta Le­gal.

En la ma­dru­ga­da del 3 de fe­bre­ro de 1989, el dic­ta­dor Al­fre­do Stroess­ner es­ta­ba en la ca­sa de Ña­ta Le­gal. Al desatar­se la re­vo­lu­ción en­ca­be­za­da por el Ge­ne­ral An­drés Ro­drí­guez, el en­ton­ces pre­si­den­te ha­bía aban­do­na­do el si­tio por la par­te pos­te­rior de la ca­sa y se re­fu­gió en el Re­gi­mien­to Es­col­ta Pre­si­den­cial.

La ca­sa fue de­mo­li­da el sá­ba­do úl­ti­mo por dis­po­si­ción de la mis­ma Mu­ni­ci­pa­li­dad de Asun­ción, una de­ci­sión que des­per­tó la ira ciu­da­da­na.

Aho­ra ya no exis­te. Es­ta ca­sa ha­bría si­do cons­trui­da ha­cia 1890. Ori­gi­nal­men­te ha­bría per­te­ne­ci­do al Gral, José Ma­ría Del­ga­do, quien com­ba­tió en Tu­yu­tí y es­ta­ba em­pa­ren­ta­do con Li­gia Mo­ra de Stroess­ner.

Ma­ría Es­te­la “Ña­ta” Le­gal, a quien Stroess­ner re­ga­ló la quin­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.