¿Hay luz al fi­nal...?

ABC Color - - INTERIOR -

El de­par­ta­men­to de Amam­bay es con­si­de­ra­do por mu­chos pa­ra­gua­yos y por la opi­nión in­ter­na­cio­nal co­mo un lu­gar pe­li­gro­so en don­de la gen­te an­da ar­ma­da, don­de pu­lu­lan tra­fi­can­tes y si­ca­rios que ma­tan por un pu­ña­do de dó­la­res. Sin em­bar­go, la zo­na es­tá po­bla­da ma­yo­ri­ta­ria­men­te por gen­te tra­ba­ja­do­ra que sue­ña con un por­ve­nir me­jor y que es­pe­ra que, de una vez por to­das, las au­to­ri­da­des na­cio­na­les, co­mu­na­les y departamentales de­ci­dan brin­dar to­das las con­di­cio­nes de paz y tran­qui­li­dad a la re­gión.

Ac­tual­men­te, los amam­baien­ses se en­cuen­tran en to­tal es­ta­do de in­de­fen­sión por las ac­cio­nes re­pug­nan­tes de un sis­te­ma ju­di­cial per­ver­so al ser­vi­cio del “me­jor pos­tor”, au­to­ri­da­des po­li­cia­les y mi­li­ta­res que se ta­pu­jan por ofre­cer “pro­tec­ción” a in­de­sea­bles nar­co­tra­fi­can­tes que an­te la inac­ción del Es­ta­do pa­ra­gua­yo ani­da­ron en la zo­na y se adue­ña­ron del her­mo­so de­par­ta­men­to fron­te­ri­zo con Bra­sil.

En el de­ci­mo­ter­cer de­par­ta­men­to de Pa­ra­guay, ben­de­ci­do con una na­tu­ra­le­za exu­be­ran­te, don­de no so­la­men­te se cul­ti­va ma­rihua­na, sino se pro­du­cen to­ne­la­das de tri­go y maíz y cuen­ta con una prós­pe­ra ac­ti­vi­dad ga­na­de­ra con la cría de ani­ma­les de al­ta ge­né­ti­ca, los ha­bi­tan­tes no pue­den vi­vir tran­qui­los y en paz de­bi­do a que unos san­gui­na­rios tra­fi­can­tes de dro­gas ex­tran­je­ros los tie­nen cautivos con la com­pli­ci­dad de los res­pon­sa­bles de las ins­ti­tu­cio­nes que tie­nen co­mo fun­ción com­ba­tir y ani­qui­lar a las ban­das de de­lin­cuen­tes.

Es inacep­ta­ble se­guir to­le­ran­do que el pros­ti­tui­do sis­te­ma ju­di­cial con­ti­núe ne­go­cian­do fa­llos fa­vo­ra­bles a tra­fi­can­tes y si­ca­rios a cambio de su­cios dó­la­res pro­ve­nien­tes del nar­co­trá­fi­co. No po­de­mos se­guir per­mi­tien­do que au­to­ri­da­des po­li­cia­les, mi­li­ta­res, fis­ca­les y jue­ces es­tén al ser­vi­cio de nar­co­tra­fi­can­tes, con­tra­ban­dis­tas y si­ca­rios que es­ta­ble­cen el im­pe­rio del caos y del terror en Amam­bay y van ex­ten­dien­do sus ten­tácu­los a otros de­par­ta­men­tos don­de “los que man­dan” son los hampones.

To­do apun­ta a que te­ne­mos to­da­vía un ca­mino lar­go que re­co­rrer an­tes de que lle­gue el día de que ese sis­te­ma co­rrup­to, ese cán­cer que co­rroe a nues­tro país, sea ex­tir­pa­do. En nues­tro país jue­ces y fis­ca­les es­tán sien­do nom­bra­dos “a de­do” por los “com­pin­ches” y “pa­dri­nos” que ejer­cen al­tos car­gos en los Po­de­res Le­gis­la­ti­vo y Eje­cu­ti­vo, con los aplau­sos de quie­nes mue­ven los hi­los des­de el pro­pio Po­der Ju­di­cial y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

En un país se­rio no exis­ti­rían jue­ces co­mo el de Ca­pi­tán Ba­do, Leon­jino Be­ní­tez. Es­te ma­gis­tra­do, sin ti­tu­bear y sin si­quie­ra cum­plir las más mí­ni­mas di­li­gen­cias exi­gi­das por las le­yes, li­be­ró al pe­li­gro­so y san­gui­na­rio nar­co Fe­li­pe “Ba­rón” Es­cu­rra. Al no po­der ex­pli­car lo inex­pli­ca­ble, di­jo que des­co­no­cía los an­te­ce­den­tes del su­je­to que ex­car­ce­ló, ese al que los agen­tes bra­si­le­ños, es­pe­cia­li­za­dos en la lu­cha con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do, si­guie­ron du­ran­te más de tres años pa­ra con­cluir con prue­bas irre­fu­ta­bles que es res­pon­sa­ble del en­vío de to­ne­la­das de ma­rihua­na al mer­ca­do bra­si­le­ño.

Jue­ces y fis­ca­les con si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas a las de Leon­jino Be­ní­tez ope­ran en el Po­der Ju­di­cial –y en la po­lí­ti­ca–. Es­tos ven co­mo una ben­di­ción y una opor­tu­ni­dad de re­ci­bir unos cuan­tos “pa­los ver­des” cuan­do por “desa­tino” al­gún nar­co­tra­fi­can­te cae en ma­nos de la red de la jus­ti­cia pa­ra­gua­ya.

Es­ta­mos can­sa­dos los amam­baien­ses de tan­ta im­pu­ni­dad y de­ca­den­cia del sis­te­ma ju­di­cial y de esa red de po­lí­ti­cos en­lo­da­dos con la ma­fia, de la fal­ta de jus­ti­cia, de la fal­ta de au­to­ri­da­des ho­nes­tas, com­pe­ten­tes y pa­trio­tas. En la zo­na, y en to­do el Pa­ra­guay, se ne­ce­si­tan jue­ces a quie­nes no les tiem­ble la mano pa­ra con­de­nar a los de­lin­cuen­tes y li­be­rar al que es inocen­te sin que ha­ya “in­cen­ti­vo” mo­ne­ta­rio.

¿Has­ta cuán­do el Es­ta­do ten­drá aban­do­na­dos a su suer­te a los amam­baien­ses? El tú­nel es lar­go y obs­cu­ro y has­ta el mo­men­to no di­vi­sa­mos nin­gu­na luz de es­pe­ran­za. Mien­tras esa si­tua­ción no cam­bie, la ma­yo­ría de la po­bla­ción ele­gi­rá vi­vir ca­lla­do por te­mor a ser la pró­xi­ma víc­ti­ma de la po­de­ro­sa ma­fia, que cam­pea y do­mi­na la fron­te­ra, con una jus­ti­cia cóm­pli­ce que los li­be­ra pa­ra ma­tar y des­cuar­ti­zar a aque­llos que osa­ron de­nun­ciar o pu­bli­car sus per­ver­sos he­chos. can­di­do@abc.com.py

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.