Un hu­ra­cán lla­ma­do co­mu­nis­mo

ABC Color - - INTERNACIONALES -

Car­los Al­ber­to Mon­ta­ner*

En me­dio del hu­ra­cán re­ci­bí una mis­te­rio­sa fo­to de Fi­del Cas­tro. Arri­ba de­cía: “Fi­del re­su­ci­tó”. Aba­jo del re­tra­to se acla­ra­ba el mis­te­rio: “Aho­ra se lla­ma Ir­ma”. El Co­man­dan­te ha­bía re­en­car­na­do en un fe­roz ci­clón. La bro­ma po­see una ba­se se­ria. Me la ex­pli­có Juan Ma­nuel Cao, uno de los pe­rio­dis­tas es­tre­lla de TeVe Amé­ri­ca. El co­mu­nis­mo y los hu­ra­ca­nes tie­nen mu­chas co­sas en co­mún. De­jan a la so­cie­dad que los pa­de­ce sin elec­tri­ci­dad, sin co­mi­da, sin me­di­ci­nas, sin ro­pa, sin gasolina. El agua po­ta­ble se con­vier­te en un hi­li­llo es­qui­vo que se des­va­ne­ce con la ha­bi­li­dad de Hou­di­ni. Son ma­gos. Lo des­apa­re­cen to­do. El so­cia­lis­mo es así.

Pe­ro am­bas ca­tás­tro­fes se di­fe­ren­cian en un de­ta­lle cla­ve: los hu­ra­ca­nes so­lo per­du­ran unos po­cos días y las per­so­nas es­pe­ran ilu­sio­na­das el fi­nal del agua y de la ven­to­le­ra. El co­mu­nis­mo, en cambio, du­ra una eter­ni­dad y, po­co a po­co, las es­pe­ran­zas de ver el fi­nal se van es­fu­man­do. Los cubanos lle­va­mos 58 años de pe­nu­rias. Los ve­ne­zo­la­nos, aun­que to­da­vía no han lle­ga­do al mar de la fe­li­ci­dad, co­mo les anun­ció Hu­go Chá­vez, co­men­za­ron el via­je ha­ce ca­si 20 años. Ya es­tán cer­ca de la me­ta. Dios los co­ja con­fe­sa­dos.

La Fun­da­ción pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos de Cu­ba que pre­si­de Tony Cos­ta, en un bo­le­tín es­cri­to por el his­to­ria­dor Juan An­to­nio Blan­co, agre­ga una de­nun­cia con­tun­den­te en res­pues­ta a las de­cla­ra­cio­nes del dic­ta­dor Raúl Cas­tro. El ge­ne­ral ha ex­pli­ca­do que ca­si to­dos los re­cur­sos de que dis­pon­drá Cu­ba en el úl­ti­mo tri­mes­tre del 2017 los em­plea­rán en reha­cer la in­fra­es­truc­tu­ra ho­te­le­ra des­trui­da por el hu­ra­cán Ir­ma.

Las em­pre­sas, ca­si to­das fo­rá­neas, co­di­ri­gi­das por los ge­ne­ra­les cubanos, ten­drán prio­ri­dad. Si hay que arre­glar una ca­lle o un edi­fi­cio, si hay que reparar una lí­nea eléc­tri­ca o te­le­fó­ni­ca, no se­rán las de los cubanos, sino las de los ex­tran­je­ros. Siem­pre ha si­do así. Es el gobierno, sin con­sul­tar a la ciu­da­da­nía, quien de­ci­di­rá có­mo gas­ta­rá los re­cur­sos ge­ne­ra­dos por el tra­ba­jo de los cubanos.

Cuan­do ocu­rren es­tas ca­tás­tro­fes se ha­ce más evi­den­te aún el cruel dis­pa­ra­te de los sis­te­mas en los que el gobierno, due­ño de to­das las pro­pie­da­des, de to­dos los re­cur­sos, y de to­dos los me­ca­nis­mos de to­ma de de­ci­sión, eli­ge la se­gu­ra­men­te pé­si­ma suer­te de sus súb­di­tos.

En las so­cie­da­des en las que pre­va­le­ce la pro­pie­dad pri­va­da, los ciu­da­da­nos protegen sus ac­ti­vos por me­dio de se­gu­ros, y si no los tie­nen ad­quie­ren prés­ta­mos pa­ra reparar sus ca­sas o fin­cas. No es­pe­ran que el Es­ta­do les re­suel­va las ca­ren­cias más ur­gen­tes por­que sa­ben, co­mo so­lía de­cir Ronald Rea­gan, que no hay cria­tu­ra más pe­li­gro­sa que quien nos di­ce: “soy re­pre­sen­tan­te del gobierno y ven­go a so­lu­cio­nar­le sus pro­ble­mas”.

En Cu­ba hay mi­les de dam­ni­fi­ca­dos de ci­clo­nes que su­ce­die­ron ha­ce seis, sie­te o diez años, y con­ti­núan vi­vien­do en al­ber­gues pro­vi­sio­na­les que se es­tán ca­yen­do a pe­da­zos. Con fre­cuen­cia, la ayu­da que lle­ga del ex­te­rior es lue­go ven­di­da en dó­la­res en tien­das es­pe­cia­les.

Re­cuer­do una re­ve­la­ción es­tre­me­ce­do­ra que me hi­zo Jai­me Or­te­ga, muy mo­les­to, en­ton­ces obis­po, y pron­to car­de­nal, en los años no­ven­ta, en mi ca­sa de Ma­drid: cuan­do Ale­ma­nia, ya reuni­fi­ca­da, tra­tó de re­ga­lar mi­les de to­ne­la­das de le­che en pol­vo, siem­pre que las dis­tri­bu­ye­ra Cá­ri­tas, sa­be­do­ra por sus di­plo­má­ti­cos en La Ha­ba­na que el gobierno ven­día esas co­di­cia­das dá­di­vas, el in­dig­na­do re­pre­sen­tan­te del gobierno cu­bano, un vi­ce­mi­nis­tro de Co­mer­cio Ex­te­rior lla­ma­do Raúl Ta­la­drid, por ins­truc­cio­nes de Fi­del Cas­tro, pro­nun­ció una fra­se tre­men­da que de­be­ría pa­sar a la His­to­ria uni­ver­sal de la in­fa­mia: “pri­me­ro los ni­ños cubanos to­ma­rán agua con ce­ni­zas que le­che dis­tri­bui­da por la Igle­sia”.

Aho­ra le to­có el turno a “Ir­ma”. Po­co a po­co el país se irá ero­sio­nan­do pro­nun­cia­da­men­te, de hu­ra­cán en hu­ra­cán, de tor­men­ta en tor­men­ta, has­ta trans­for­mar­se en una rui­na in­com­pren­si­ble, mien­tras el sis­te­ma con­ti­núe vi­gen­te. No me ex­tra­ña, pues, el amar­go chis­te. Fi­del re­en­car­nó en “Ir­ma”. Ma­ña­na se­rá en “Ma­nuel” o en “Car­men”. Has­ta que Cu­ba sea un re­cuer­do bo­rro­so, o has­ta que esa cas­ti­ga­da so­cie­dad con­si­ga qui­tar­se del cue­llo la pe­sa­da ca­de­na y em­pren­da el lar­go ca­mino de la re­cons­truc­ción na­cio­nal ale­ja­da de la uto­pía so­cia­lis­ta. [©FIR­MAS PRESS]

*Pe­rio­dis­ta y es­cri­tor. Su úl­ti­mo li­bro es la no­ve­la Tiem­po de Ca­na­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.