Una ca­tás­tro­fe que no es ca­sual

ABC Color - - POLÍTICA - Ro­lan­do Nie­lla ro­lan­do­nie­lla@gmail.com

El ori­gen y prin­ci­pal cau­sa de la pe­nu­ria edu­ca­ti­va que pa­de­ce el Pa­ra­guay es­tá, co­mo ya es­cri­bí la se­ma­na pa­sa­da: “en la irres­pon­sa­bi­li­dad cri­mi­nal con que nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co ha per­mi­ti­do y pro­mo­vi­do que la en­se­ñan­za se con­vier­ta en un ofi­cio mal re­tri­bui­do, tan­to eco­nó­mi­ca co­mo so­cial­men­te”.

No me ex­tra­ña que con va­rios co­lum­nis­tas (co­mo Luis Ba­rei­ro o Ben­ja­mín Fer­nán­dez Bo­ga­do) ha­ya­mos coin­ci­di­do en la elec­ción de te­ma; lo que me sor­pren­de es que no ha­ya aún más co­men­ta­rios al res­pec­to; por­que es­ta­mos an­te una ver­da­de­ra ca­tás­tro­fe, co­mo esos hu­ra­ca­nes del Ca­ri­be, so­lo que nues­tra ca­tás­tro­fe, ade­más del pre­sen­te, es­tá arra­san­do el fu­tu­ro del país.

Em­pie­zo a pen­sar que la pe­nu­ria edu­ca­ti­va del Pa­ra­guay no es la con­se­cuen­cia ca­sual de una ma­la elec­ción de po­lí­ti­cas, sino el re­sul­ta­do de un es­fuer­zo sos­te­ni­do y sis­te­má­ti­co pa­ra des­truir el sis­te­ma edu­ca­ti­vo por par­te de au­to­ri­da­des e ins­ti­tu­cio­nes que de­be­rían im­pul­sar­la y pro­mo­ver­la, pe­ro que ha­cen to­do lo con­tra­rio.

Ni la tran­si­ción ni la de­mo­cra­cia han lle­ga­do a la edu­ca­ción. Se tra­ta de una con­ti­nua­ción pre­me­di­ta­da de la po­lí­ti­ca edu­ca­cio­nal de Stroess­ner, que des­pre­cia­ba cul­tu­ra y con­si­de­ra­ba pe­li­gro­sas pa­ra su gobierno a las per­so­nas con bue­na for­ma­ción y las per­se­guía, co­mo a Roa Bas­tos, o las mar­gi­na­ba, co­mo a tan­tos in­te­lec­tua­les ex­clui­dos de la en­se­ñan­za por la dic­ta­du­ra.

Ya sé que, co­mo to­dos los sin­ce­ri­ci­dios, sue­na in­ve­ro­sí­mil pe­ro, con unas co­pas de más, una im­por­tan­te po­lí­ti­ca de ba­se re­su­mió es­ta ani­mad­ver­sión por la edu­ca­ción con la si­guien­te fra­se: “Yo no quie­ro que se edu­que a la gen­te, por­que los ig­no­ran­tes son mis vo­tan­tes”.

Vea­mos una lis­ta que pin­ta el pa­no­ra­ma de la si­tua­ción ac­tual de la edu­ca­ción, re­sul­ta­do de es­te ti­po de pen­sa­mien­to: Pre­su­pues­to a to­das lu­ces in­su­fi­cien­te y pro­fe­so­ra­do tan mal pa­ga­do que ca­si no exis­te nin­gún otro ofi­cio que re­quie­ra for­ma­ción su­pe­rior con peor re­mu­ne­ra­ción. Irres­pon­sa­bi­li­dad del Po­der Eje­cu­ti­vo y del Con­gre­so Na­cio­nal. Vía li­bre a cual­quier au­to­ri­dad pa­ra ro­bar, mal­ver­sar y des­viar los po­cos pe­ro ten­ta­do­res fon­dos des­ti­na­dos a edu­ca­ción, des­de el di­ne­ro de Fo­na­ci­de has­ta los ne­go­cia­dos con úti­les y me­rien­das es­co­la­res. Irres­pon­sa­bi­li­dad de la Fis­ca­lía y el Po­der Ju­di­cial. Res­pon­sa­bles de mal­ver­sa­cio­nes que se pa­sean por las ca­lles rién­do­se de to­dos los ciu­da­da­nos y, so­bre to­do, de los es­tu­dian­tes, y que re­ci­ben el “cas­ti­go” de vol­ver a in­te­grar las lis­tas de can­di­da­tos pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes. Irres­pon­sa­bi­li­dad del Po­der Ju­di­cial y de los par­ti­dos po­lí­ti­cos. In­fra­es­truc­tu­ras en si­tua­ción de co­lap­so: Irres­pon­sa­bi­li­dad de las mu­ni­ci­pa­li­da­des y las go­ber­na­cio­nes, que hi­cie­ron las obras, y del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, que no las fis­ca­li­zó. Ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas pri­va­das que re­par­ten tí­tu­los sin nin­gún con­trol real ni de sus pro­gra­mas de es­tu­dios, ni de la ca­li­dad de su pro­fe­so­ra­do, ni de sus pa­rá­me­tros de eva­lua­ción. Irres­pon­sa­bi­li­dad de las pro­pias ins­ti­tu­cio­nes, pe­ro tam­bién del Con­gre­so Na­cio­nal que pro­mo­vió su crea­ción y des­ac­ti­vó los me­ca­nis­mos de con­trol de ca­li­dad aca­dé­mi­ca co­mo el Co­nes y el Aneaes, re­cor­tan­do su au­to­ri­dad y sus pre­su­pues­tos.

¿De ver­dad al­guien es­pe­ra que, en es­tas con­di­cio­nes, la edu­ca­ción fun­cio­ne? ¿De ver­dad na­die se ha da­do cuen­ta de que, ha­ce por lo me­nos cua­ren­ta años, la for­ma­ción de los egre­sa­dos en to­dos los ni­ve­les ha caí­do en pi­ca­do, en to­das las me­di­cio­nes edu­ca­ti­vas in­ter­na­cio­na­les, has­ta de­jar al Pa­ra­guay en­tre los dos o tres paí­ses de la re­gión y los diez o vein­te del mun­do con peor for­ma­ción pri­ma­ria, se­cun­da­ria y uni­ver­si­ta­ria?

Ho­no­ra­bles au­to­ri­da­des y des­ta­ca­dos po­lí­ti­cos de es­te su­fri­do país: les re­co­noz­co que es­tán ha­cien­do un de­no­da­do y ago­ta­dor es­fuer­zo en ma­te­ria edu­ca­ti­va. Los re­sul­ta­dos es­tán a la vis­ta: ya ca­si han con­se­gui­do des­truir­la por com­ple­to.

Lo que les pi­do es que se ha­gan car­go de su éxi­to y re­co­noz­can, al me­nos, que se han pro­pues­to lo­grar que el Pa­ra­guay sea un país de anal­fa­be­tos e ig­no­ran­tes… Por­que ta­ma­ña can­ti­dad de de­ci­sio­nes, ac­cio­nes e inac­cio­nes que con­tri­bu­yen a la ca­tás­tro­fe de la edu­ca­ción no pue­de ser ca­sual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.