Iden­ti­da­des usur­pa­das

ABC Color - - COMENTARIOS - Gui­ller­mo Do­ma­niczky n gui­lle@abc.com.py

El frau­de se re­pi­te sis­te­má­ti­ca­men­te. Has­ta aho­ra no tie­ne cas­ti­go y mu­chos ni si­quie­ra se in­dig­nan por­que lo con­si­de­ran co­mo ha­bi­tual y pin­to­res­co en nues­tra de­mo­cra­cia.

Es­tu­dian­tes de Eco­no­mía de la UNA nos de­nun­cia­ban el vier­nes en la 730 AM que usa­ron sus nom­bres y nú­me­ros de cé­du­las pa­ra for­ma­li­zar la pro­pues­ta de crea­ción de un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co de­no­mi­na­do Re­ser­va Pa­trió­ti­ca, li­de­ra­do por un ge­ne­ral re­ti­ra­do, Ra­món Be­ní­tez.

“Creo que le pa­sa­ron la lis­ta de asis­ten­cia de nues­tras cla­ses”, nos de­cía en tono mo­les­to el es­tu­dian­te Die­go Be­ní­tez, agre­gan­do que to­dos los da­tos de sus com­pa­ñe­ros apa­re­cían en ese mis­mo or­den en las pla­ni­llas de crea­ción del mo­vi­mien­to de tan pom­po­so co­mo pre­ten­cio­so nom­bre.

El frau­de se agre­ga al re­cla­mo que ha­ce unos días for­mu­la­ron a tra­vés de las re­des so­cia­les va­rios es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad Ame­ri­ca­na, quie­nes de­nun­cia­ron que sus nom­bres fi­gu­ran en el pa­drón co­lo­ra­do pe­se a que ja­más se afi­lia­ron.

Al­guno po­drá pen­sar que es una ma­nio­bra ton­ta y que va con­tra el par­ti­do, ya que in­cluir a per­so­nas que no van a vo­tar ha­ce cre­cer el por­cen­ta­je de au­sen­tis­mo.

Pe­ro eso es siem­pre y cuan­do na­die vuel­va a usur­par esos nom­bres en la me­sa de vo­ta­ción, ha­cien­do fi­gu­rar co­mo que esas per­so­nas vo­ta­ron pa­ra in­flar los re­sul­ta­dos en fa­vor de al­gún equi­po.

Allí tam­bién es­tá en es­tos días en­ca­de­na­do fren­te a la Jus­ti­cia Elec­to­ral, Ra­fael “Mbu­ru­ru” Es­qui­vel. Un ac­ti­vis­ta que exi­ge que re­co­noz­can su mo­vi­mien­to, pe­se a que de­tec­ta­ron que mu­chas de las 12.000 fir­mas que pre­sen­tó pa­ra el trá­mi­te son, en reali­dad fal­si­fi­ca­das, en­tre ellas, las de los hi­jos del ex­pre­si­den­te Was­mosy.

El úl­ti­mo ca­so de­nun­cia­do, al me­nos al ce­rrar es­te co­men­ta­rio, es el de fun­cio­na­rios del Hos­pi­tal de Clí­ni­cas que fi­gu­ran co­mo pro­po­nen­tes del mo­vi­mien­to po­lí­ti­co “Pa­ra­guay Des­pier­ta”. In­clu­so un can­di­da­to por otro par­ti­do, Da­niel Var­gas, del De­mó­cra­ta Cris­tiano, apa­re­ce en las pla­ni­llas de fir­man­tes de es­te mo­vi­mien­to.”

El frau­de no es pa­tri­mo­nio de un so­lo par­ti­do, ya que pa­re­ce ha­ber­se de­mo­cra­ti­za­do la es­ta­fa de usur­par iden­ti­da­des pa­ra ava­lar can­di­da­tu­ras y mo­vi­mien­tos.

To­da­vía re­cuer­do cuan­do las pla­ni­llas de con­for­ma­ción del Par­ti­do De­mo­crá­ti­co Pro­gre­sis­ta de Ra­fael Fi­liz­zo­la nos lle­va­ron has­ta el mis­mo ce­men­te­rio de Quiindy pa­ra cons­ta­tar có­mo uti­li­za­ron las iden­ti­da­des de va­rios de sus in­qui­li­nos pa­ra ava­lar el re­co­no­ci­mien­to de ese par­ti­do an­te la Jus­ti­cia Elec­to­ral.

Y ni ha­blar del rey de los frau­des de es­tos me­ses. El “fir­mau­tón” ofi­cia­lis­ta.

El es­can­da­lo­so frau­de con las mi­les de fir­mas fal­sas pre­sen­ta­das por los car­tis­tas pa­ra ava­lar el in­ten­to de en­mien­da pa­ra la re­elec­ción.

Fue­ron al me­nos 69.000 fir­mas con di­fe­ren­tes irre­gu­la­ri­da­des, en­tre ellas, las de 1.142 muer­tos que des­de el cie­lo o el in­fierno ava­la­ban la idea del re­ku­tu.

Tam­bién ha­bía me­no­res de edad, per­so­nas que no fi­gu­ran en el pa­drón elec­to­ral y pla­ni­llas má­gi­ca­men­te lle­na­das en un pul­crí­si­mo co­mo in­ve­ro­sí­mil or­den al­fa­bé­ti­co.

La de­nun­cia duer­me en los ca­jo­nes de la fis­ca­lía, pe­se a que la pro­duc­ción de do­cu­men­tos no au­tén­ti­cos es­tá ti­pi­fi­ca­da en el Có­di­go Pe­nal con un cas­ti­go que pue­de con­lle­var has­ta diez años de cár­cel en ca­sos es­pe­cial­men­te gra­ves.

Es que el pro­ble­ma es el mis­mo que pa­de­ce­mos otras áreas. La mal­di­ta im­pu­ni­dad que in­cu­ba hue­vos de ser­pien­te.

Mien­tras no ha­ya al­gún cas­ti­go ejem­plar, se­gui­re­mos re­pro­du­cien­do a es­ta­fa­do­res que usur­pan los nom­bres aje­nos.

Una prác­ti­ca mi­se­ra­ble, so­bre to­do cuan­do los vio­len­ta­dos ya no pue­den de­fen­der­se des­de el más allá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.