Los par­ti­dos po­lí­ti­cos se con­vir­tie­ron en pa­rá­si­tos del pue­blo.

ABC Color - - PORTADA -

En los úl­ti­mos tres años, las ocho or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas re­pre­sen­ta­das en el Con­gre­so re­ci­bie­ron de los con­tri­bu­yen­tes, en con­cep­to de apor­te es­ta­tal, un to­tal de 110.000 mi­llo­nes de gua­ra­níes (ca­si 20 mi­llo­nes de dó­la­res). Es­te des­co­mu­nal mon­to, se­gún la ley, de­be des­ti­nar­se a ac­ti­vi­da­des es­pe­cí­fi­cas bien de­ter­mi­na­das, pe­ro de las que la ciu­da­da­nía no tie­ne la me­nor no­ti­cia. No es aven­tu­ra­do afir­mar que ca­si un ter­cio del di­ne­ro pú­bli­co que va a pa­rar a los par­ti­dos no es em­plea­do pa­ra las ac­ti­vi­da­des de for­ma­ción, ca­pa­ci­ta­ción e in­ves­ti­ga­ción or­de­na­das por el Có­di­go Elec­to­ral, sino que se agre­ga a la su­ma des­ti­na­da a man­te­ner el apa­ra­to o ter­mi­na en bol­si­llos pri­va­dos. En efec­to, mien­tras no se co­noz­ca el des­tino que se da al di­ne­ro de to­dos, la ciu­da­da­nía tie­ne de­re­cho a pre­su­mir que una par­te con­si­de­ra­ble –si no to­do– del apor­te es­ta­tal es­tá sien­do mal­ver­sa­da. Da­do lo po­co o na­da que ha­cen pa­ra cum­plir con los fi­nes que les in­di­ca la Cons­ti­tu­ción, los par­ti­dos re­sul­tan así unos one­ro­sos pa­rá­si­tos. Juan Pue­blo no tie­ne por qué se­guir car­gan­do con el fi­nan­cia­mien­to de unas en­ti­da­des que so­lo sir­ven de tram­po­lín pa­ra que mu­chos sin­ver­güen­zas ac­ce­dan a ju­go­sos pri­vi­le­gios.

En los úl­ti­mos tres años, las ocho or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas re­pre­sen­ta­das en el Con­gre­so re­ci­bie­ron de los con­tri­bu­yen­tes, en con­cep­to de apor­te es­ta­tal, un to­tal de 110.419 mi­llo­nes de gua­ra­níes (ca­si 20 mi­llo­nes de dó­la­res). Es­te des­co­mu­nal mon­to de­be des­ti­nar­se, se­gún la ley, a dar a co­no­cer a los ciu­da­da­nos sus pro­gra­mas, pro­pues­tas, prin­ci­pios y va­lo­res; ca­pa­ci­tar a sus sim­pa­ti­zan­tes y afi­lia­dos pa­ra el ejer­ci­cio de fun­cio­nes ligadas a los fi­nes de los par­ti­dos; in­ves­ti­gar la reali­dad na­cio­nal; y sol­ven­tar sus ne­ce­si­da­des ope­ra­ti­vas y ad­mi­nis­tra­ti­vas. El Có­di­go Elec­to­ral dis­po­ne ade­más que al me­nos el 30% del apor­te es­ta­tal sea des­ti­na­do a las tres pri­me­ras ac­ti­vi­da­des men­cio­na­das, de cu­ya rea­li­za­ción la ciu­da­da­nía no tie­ne la me­nor no­ti­cia.

Pa­ra em­pe­zar, ¿es­tá en­te­ra­do el co­mún de los pa­ra­gua­yos del idea­rio de aun­que sea una so­la de las en­ti­da­des po­lí­ti­cas que tie­nen una ban­ca o de las que no la tie­nen, pe­ro lo­gra­ron al me­nos el 2% de los vo­tos y tam­bién re­ci­ben el apor­te es­ta­tal? La res­pues­ta es ob­via, pues no se pue­de in­for­mar a la po­bla­ción de al­go inexis­ten­te de he­cho, por­que nues­tros po­lí­ti­cos no tie­nen idea­les sino am­bi­cio­nes . El idea­rio-pro­gra­ma del PLRA, por ejem­plo, da­ta de 1965 y alu­de a la des­apa­re­ci­da Alian­za pa­ra el Pro­gre­so –un pro­gra­ma de ayu­da de Es­ta­dos Uni­dos a Amé­ri­ca La­ti­na que es­tu­vo en vi­gen­cia en­tre 1961 y 1970–, sin que a sus di­ri­gen­tes se les ha­ya ocu­rri­do aún ac­tua­li­zar­lo, aca­so por­que el “in­ter­nis­mo” no les da tiem­po pa­ra pen­sar. Los par­ti­dos no se dis­tin­guen por sus ideo­lo­gías, sino por la tra­di­ción o el me­ro de­seo de te­ner uno pro­pio, aun­que sus ad­he­ren­tes que­pan en un tran­vía.

Si son vein­ti­sie­te los re­gis­tra­dos en la Jus­ti­cia Elec­to­ral, las even­tua­les di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas en­tre la gran ma­yo­ría de ellos se­rían su­ma­men­te su­ti­les. Es­ta es la ra­zón por la que los be­ne­fi­cia­rios del di­ne­ro pú­bli­co ten­gan se­rias di­fi­cul­ta­des pa­ra cum­plir con lo que man­da el Có­di­go Elec­to­ral en lo que a es­ta pri­me­ra cues­tión res­pec­ta.

En cuan­to a la se­gun­da, es­tre­cha­men­te li­ga­da a ella, la Cons­ti­tu­ción di­ce que los par­ti­dos de­ben “con­cu­rrir a la for­ma­ción de las au­to­ri­da­des elec­ti­vas, a la orien­ta­ción de la po­lí­ti­ca na­cio­nal, de­par­ta­men­tal o mu­ni­ci­pal y a la for­ma­ción cí­vi­ca de los ciu­da­da­nos”. ¿Es­tá al­guien en­te­ra­do de que los sim­pa­ti­zan­tes y afi­lia­dos de los par­ti­dos sean ca­pa­ci­ta­dos por ellos pa­ra pos­tu­lar­se a car­gos elec­ti­vos, con­ce­bir po­lí­ti­cas pú­bli­cas y trans­mi­tir a sus com­pa­trio­tas lo que la Car­ta Ma­ga dis­po­ne so­bre los de­re­chos y de­be­res po­lí­ti­cos? De nue­vo aquí,

es im­po­si­ble trans­mi­tir aque­llo de lo que se ca­re­ce, por­que no se lo es­ti­ma re­le­van­te: en el Pa­ra­guay de hoy, pa­ra ser can­di­da­to no es ne­ce­sa­rio sa­ber al­go acer­ca del Es­ta­do, pues bas­ta con te­ner el di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra com­prar un buen lu­gar en una “lis­ta sá­ba­na”. Los par­ti­dos no es­tán in­tere­sa­dos en orien­tar la po­lí­ti­ca na­cio­nal sino en pro­veer de car­gos pú­bli­cos a la clien­te­la de sus di­ri­gen­tes.

Tam­po­co les im­por­ta mu­cho que los ciu­da­da­nos va­lo­ren las ins­ti­tu­cio­nes, sino en to­do ca­so que vo­ten, aun­que pa­ra ello ha­ya que “arrear­los”, se­gún ad­mi­tió el dipu­tado li­be­ral Ser­gio Ro­jas.

Y en lo que a in­ves­ti­gar la reali­dad na­cio­nal res­pec­ta, no se co­no­cen pu­bli­ca­cio­nes de los par­ti­dos so­bre la sa­lud y la edu­ca­ción pú­bli­cas, so­bre la eco­no­mía y la se­gu­ri­dad, o so­bre la po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca y las co­mu­ni­ca­cio­nes, en­tre otras co­sas. ¿Pa­ra qué in­ves­ti­gar esas cues­tio­nes si lo de­ci­si­vo es lle­gar al Pa­la­cio de Ló­pez o al Le­gis­la­ti­vo? Des­pués se po­drá im­pro­vi­sar, en el me­jor de los ca­sos.

En sín­te­sis, no es aven­tu­ra­do afir­mar que ca­si un ter­cio del di­ne­ro pú­bli­co que va a pa­rar a las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas no es em­plea­do pa­ra las ac­ti­vi­da­des de for­ma­ción, ca­pa­ci­ta­ción e in­ves­ti­ga­ción or­de­na­das por el Có­di­go Elec­to­ral, sino que se agre­ga a la su­ma des­ti­na­da a man­te­ner el apa­ra­to o ter­mi­na en bol­si­llos pri­va­dos.

La ley es­ta­ble­ce que el apor­te es­ta­tal se­rá pa­ga­do ín­te­gra­men­te so­lo si, el año an­te­rior, la asig­na­ción por par­te de los par­ti­dos res­pon­dió a sus exi­gen­cias. Pa­ra que la opi­nión pú­bli­ca que­de tran­qui­la, la Jus­ti­cia Elec­to­ral de­be­ría brin­dar un de­ta­lla­do in­for­me acer­ca de las la­bo­res rea­li­za­das en los úl­ti­mos años por ca­da uno de los be­ne­fi­cia­rios del apor­te es­ta­tal, en lo que ha­ce a los asun­tos aquí re­fe­ri­dos. Si no lo ha­ce, la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca po­dría –o de­be­ría– su­plir la omi­sión, su­po­nien­do que es­tá al tan­to del uso que se le ha da­do al di­ne­ro de to­dos en lo que ata­ñe a las ac­ti­vi­da­des en­car­ga­das por el Có­di­go Elec­to­ral. Mien­tras ello no ocu­rra, la ciu­da­da­nía tie­ne de­re­cho a pre­su­mir que una par­te con­si­de­ra­ble –si no to­do– del apor­te es­ta­tal es­tá sien­do mal­ver­sa­da, ya que no ha to­ma­do es­ta­do pú­bli­co lo rea­li­za­do por las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas en ma­te­ria de for­ma­ción, ca­pa­ci­ta­ción e in­ves­ti­ga­ción. Se tra­ta de jus­ti­fi­car de ca­ra a los con­tri­bu­yen­tes al me­nos el em­pleo del 25% (unos 33.125 mi­llo­nes de gua­ra­níes) co­bra­dos por los par­ti­dos con re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria des­de 2015 has­ta 2017, sin in­cluir los gas­tos irro­ga­dos por sus ne­ce­si­da­des ope­ra­ti­vas y bu­ro­crá­ti­cas.

Se­ría im­por­tan­te co­no­cer es­tos de­ta­lles a más tar­dar an­tes de los pró­xi­mos co­mi­cios ge­ne­ra­les, ya que el Se­na­do es­tá por apro­bar un au­men­to del pre­su­pues­to de la Jus­ti­cia Elec­to­ral, en el que es­tá in­clui­do el apor­te es­ta­tal. Co­mo es de su­po­ner, es­te es un te­ma en el que coin­ci­den to­dos los par­ti­dos, in­clu­so los más pe­que­ños, al­gu­nos de los cua­les po­drían ha­ber si­do crea­dos so­lo pa­ra per­ci­bir ese di­ne­ro apor­ta­do por los con­tri­bu­yen­tes. Nues­tro dia­rio se ha ve­ni­do opo­nien­do al fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co de los par­ti­dos, que tam­bién co­rre por cuen­ta de quie­nes no es­tán ad­he­ri­dos a nin­gu­na agru­pa­ción, y sos­tie­ne que es­tas or­ga­ni­za­cio­nes de­ben ser sos­te­ni­das por sus pro­pios afi­lia­dos, así co­mo por los do­nan­tes que es­tén dis­pues­tos a ello has­ta el mon­to pre­vis­to en la ley.

Da­do lo po­co o na­da que ha­cen pa­ra cum­plir con los fi­nes que les in­di­ca la Cons­ti­tu­ción, los par­ti­dos re­sul­tan así unos one­ro­sos pa­rá­si­tos. Juan Pue­blo no tie­ne por qué se­guir car­gan­do con el fi­nan­cia­mien­to de unas en­ti­da­des que so­lo sir­ven de tram­po­lín pa­ra que mu­chos sin­ver­güen­zas ac­ce­dan a ju­go­sos pri­vi­le­gios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.