Ni­ños des­nu­tri­dos lle­gan al 12% y sin pre­su­pues­to

Un 12,5% de la po­bla­ción in­fan­til su­fre de des­nu­tri­ción cró­ni­ca, se­gún el Sis­te­ma de Vi­gi­lan­cia Sa­ni­ta­ria del Mi­nis­te­rio de Sa­lud. Es­to pro­du­ce en los ni­ños li­mi­ta­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas irre­ver­si­bles pa­ra el apren­di­za­je. No desa­rro­lla­rán co­ne­xio­nes neu­ro­na­le

ABC Color - - LOCALES -

El 12,5% de la po­bla­ción in­fan­til del Pa­ra­guay ac­tual­men­te pa­de­ce de des­nu­tri­ción cró­ni­ca, se­gún el Mi­nis­te­rio de Sa­lud; sin em­bar­go, ha­ce tres años se pos­po­ne el pre­su­pues­to ne­ce­sa­rio pa­ra pa­liar es­te dé­fi­cit. “Es­tos ni­ños es­tán con­de­na­dos a no desa­rro­llar las co­ne­xio­nes neu­ro­na­les su­fi­cien­tes pa­ra un apren­di­za­je exi­gen­te co­mo el que plan­tea el si­glo XXI”, ex­pli­ca Ro­bert Cano, di­rec­tor del pro­yec­to Caa­za­pá de Jun­tos por la Edu­ca­ción.

En el úl­ti­mo in­for­me so­bre Edu­ca­ción del Ban­co Mun­dial se ex­pu­so que el 39,2% de la po­bla­ción in­fan­til me­nor de 6 años es­tá en si­tua­ción de po­bre­za. El ma­yor por­cen­ta­je se con­cen­tra en las zo­nas ru­ra­les, 47%, y el 33% en zo­nas ur­ba­nas.

“Es­tos ni­ños es­tán per­ma­nen­te­men­te ex­pues­tos a no es­tar bien ali­men­ta­dos, pro­te­gi­dos o es­ti­mu­la­dos. Es una res­pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do aten­der es­ta si­tua­ción. Ac­tual­men­te exis­te el Pro­gra­ma Ali­men­ta­rio de Nu­tri­ción In­te­gral (PANI), cu­yo pre­su­pues­to se es­tan­có ha­ce tres años. Ne­ce­si­ta­mos US$ 40 mi­llo­nes anual pa­ra lle­gar a to­da la po­bla­ción in­fan­til pa­ra ata­car la des­nu­tri­ción, y so­lo se ma­ne­jan US$ 20 mi­llo­nes”, di­jo.

Cano in­di­có que no hay una con­cien­cia de que es­to re­per­cu­te des­pués en la edu­ca­ción. “La ni­ñez en si­tua­ción de po­bre­za su­fre vul­ne­ra­cio­nes de de­re­chos y es in­vi­si­ble. El com­pro­mi­so de los go­bier­nos se ma­ni­fies­ta a tra­vés del pre­su­pues­to. Si un país di­ce que la ni­ñez le im­por­ta y no le da un pe­so, no le im­por­ta en esen­cia. Pe­ro lo que no se lle­ga a di­men­sio­nar es que esa des­aten­ción a la ni­ñez va a re­per­cu­tir en la fu­tu­ra fuer­za pro­duc­ti­va pa­ra­gua­ya y eso va a re­per­cu­tir en la vi­da de to­dos los pa­ra­gua­yos. Si hoy te­ne­mos los ín­di­ces de vio­len­cia, de­lin­cuen­cia o to­dos los ín­di­ces ne­ga­ti­vos que te­ne­mos, pro­ba­ble­men­te la cau­sa ha­ya es­ta­do en los pri­me­ros años de vi­da de esa po­bla­ción”, di­jo.

Cano aña­dió que los pri­me­ros 1.000 días son los más im­por­tan­tes en la vi­da de cual­quier ser hu­mano. “Des­de su ges­ta­ción has­ta los dos añi­tos ocu­rren un mon­tón de fe­nó­me­nos que mar­can la vi­da adul­ta. Si el ni­ño no ha si­do es­ti­mu­la­do, ali­men­ta­do o ha si­do vul­ne­ra­do en sus de­re­chos en esos dos años, eso tie­ne se­cue­las que le se­gui­rán en to­da su vi­da adul­ta, in­clu­si­ve”, apun­tó.

Lo que hoy no se in­vier­te en la po­bla­ción in­fan­til re­per­cu­ti­rá en el fu­tu­ro de to­dos los pa­ra­gua­yos. La des­nu­tri­ción li­mi­ta las ca­pa­ci­da­des de los ni­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.