Los cam­peo­nes mun­dia­les de la bu­ro­cra­cia

ABC Color - - INTERNACIONALES -

Hay una bue­na ra­zón por la cual Ve­ne­zue­la y otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos fi­gu­ran muy al­to en los ran­kings mun­dia­les de la co­rrup­ción: en mu­chos de nues­tros paí­ses hay tan­ta bu­ro­cra­cia, que mu­chos ni­ños cre­cen sa­bien­do que tie­nen que pa­gar “una ayu­di­ta” pa­ra ace­le­rar ca­si cual­quier trá­mi­te.

Eso fue lo pri­me­ro que pen­sé cuan­do leí un nue­vo in­for­me del Ban­co Mun­dial se­gún el cual Amé­ri­ca La­ti­na es en mu­chos as­pec­tos la re­gión más bu­ro­crá­ti­ca del mun­do. El in­for­me, ti­tu­la­do “Ha­cien­do Ne­go­cios 2018”, ana­li­za la can­ti­dad de pro­ce­di­mien­tos le­ga­les que la gen­te tie­ne que ha­cer en to­do el mun­do pa­ra ini­ciar un ne­go­cio, so­li­ci­tar un per­mi­so de cons­truc­ción o re­gis­trar una pro­pie­dad. Sus re­sul­ta­dos son asom­bro­sos.

Pa­ra ini­ciar una nueva em­pre­sa, ya sea una gran fá­bri­ca o un pe­que­ño co­mer­cio, los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be re­quie­ren un pro­me­dio de 8.4 pro­ce­di­mien­tos le­ga­les, más que en cual­quier otra re­gión del mun­do. En com­pa­ra­ción, en el Áfri­ca Sub­saha­ria­na, el pro­me­dio es de 7.6 pro­ce­di­mien­tos, y en los Es­ta­dos Uni­dos y los paí­ses eu­ro­peos de al­tos in­gre­sos es de 4.9 pro­ce­di­mien­tos.

Pe­ro las ci­fras son aún más sor­pren­den­tes cuan­do se com­pa­ran paí­ses es­pe­cí­fi­cos. Mien­tras que en Ve­ne­zue­la hay que ha­cer 20 pro­ce­di­mien­tos le­ga­les pa­ra ini­ciar una em­pre­sa, y ha­cer co­la en di­fe­ren­tes lu­ga­res pa­ra com­ple­tar ca­da uno de ellos, en Ar­gen­ti­na 13, en Bra­sil 11 y en Mé­xi­co 8, en Ca­na­dá se ne­ce­si­tan so­lo dos pro­ce­di­mien­tos, y en Nueva Ze­lan­da uno.

Me­di­do en días, los pro­ce­di­mien­tos le­ga­les pa­ra ini­ciar una em­pre­sa to­man 230 días en Ve­ne­zue­la, 79 en Bra­sil, 24 en Ar­gen­ti­na, 17 en Mé­xi­co y 7 en Chi­le. En com­pa­ra­ción, so­lo to­man un día y me­dio en Ca­na­dá y me­dio día en Nueva Ze­lan­da.

Otro ejem­plo ci­ta­do en el es­tu­dio es de cuán­tos días se ne­ce­si­tan en ca­da país pa­ra ob­te­ner un per­mi­so de cons­truc­ción: son 434 días en Ve­ne­zue­la y Bra­sil, 347 días en Ar­gen­ti­na, 322 días en Bo­li­via, 205 días en Gua­te­ma­la, 188 días en Pe­rú, 132 días en Colombia y 82 días en Mé­xi­co. En com­pa­ra­ción, se re­quie­ren 80 días en Es­ta­dos Uni­dos y 54 días en Sin­ga­pur.

Es­ta es una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por las cua­les, se­gún el ran­king anual de co­rrup­ción de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal, va­rios paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na es­tán en­tre los más co­rrup­tos del mun­do. Da­do que po­cas per­so­nas tie­nen el tiem­po pa­ra cum­plir con la “per­mi­so­lo­gía” re­que­ri­da por el go­bierno, mu­chos so­bor­nan a un em­plea­do pú­bli­co pa­ra que ace­le­re el trá­mi­te, o ha­cen las co­sas sin per­mi­sos le­ga­les.

Esa es una de las ra­zo­nes por las que tan­tos edi­fi­cios y ca­sas co­lap­sa­ron du­ran­te el re­cien­te te­rre­mo­to en Mé­xi­co, y en el te­rre­mo­to de 2010 en Hai­tí. Mu­chas ca­sas de­rrum­ba­das es­ta­ban cons­trui­das sin per­mi­so, y sin se­guir re­glas de se­gu­ri­dad, de­bi­do a re­qui­si­tos le­ga­les di­fí­ci­les de cum­plir.

Ade­más, la “per­mi­so­lo­gía” es uno de los mo­ti­vos cla­ves de la enor­me eco­no­mía in­for­mal. Co­mo ya lo di­jo el eco­no­mis­ta pe­ruano Her­nan­do de So­to en la dé­ca­da de 1980, mu­cha gen­te ope­ra en la eco­no­mía sub­te­rrá­nea por­que la bu­ro­cra­cia des­me­di­da y los so­bor­nos que la acom­pa­ñan ha­cen que les sea ca­si im­po­si­ble ope­rar en la le­ga­li­dad.

¿A qué se de­be tan­ta “per­mi­so­lo­gía” en La­ti­noa­mé­ri­ca? En­tre otras ra­zo­nes, a que go­bier­nos po­pu­lis­tas han da­do em­pleos pú­bli­cos a mi­llo­nes de per­so­nas por ra­zo­nes po­lí­ti­cas, y ne­ce­si­ta­ban en­con­trar­les al­go que ha­cer. En­ton­ces, in­ven­ta­ron nue­vos re­qui­si­tos bu­ro­crá­ti­cos y de­sig­na­ron ins­pec­to­res y ofi­ci­nis­tas pa­ra ha­cer­los cum­plir.

Y cuan­do lle­ga­ron al po­der go­bier­nos res­pon­sa­bles, en mu­chos ca­sos fue­ron rea­cios a des­pe­dir o trans­fe­rir em­plea­dos pú­bli­cos, por mie­do a pro­tes­tas so­cia­les. Pa­sa­ron los años, y las bu­ro­cra­cias cre­cie­ron a ni­ve­les ri­dícu­los.

Cuan­do le pre­gun­té qué se pue­de ha­cer pa­ra re­du­cir la bu­ro­cra­cia y la co­rrup­ción en Amé­ri­ca La­ti­na, Ma­ría Am­pa­ro Ca­sar, pre­si­den­ta de Me­xi­ca­nos Uni­dos con­tra la Co­rrup­ción y la Im­pu­ni­dad, me di­jo: “Tres co­sas: tec­no­lo­gía, tec­no­lo­gía y tec­no­lo­gía”.

Es­toy de acuer­do. Ha­cer gran par­te de to­dos es­tos trá­mi­tes en lí­nea, al me­nos pa­ra el 62 por cien­to de los la­ti­noa­me­ri­ca­nos que tie­nen ac­ce­so a In­ter­net, ayu­da­ría enor­me­men­te a aho­rrar tiem­po, re­du­cir la ne­ce­si­dad de so­bor­nar a em­plea­dos pú­bli­cos, y sa­ca­ría a mu­chas per­so­nas de la eco­no­mía in­for­mal. Es una de­ci­sión po­lí­ti­ca, que se pue­de re­sol­ver con más tec­no­lo­gia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.