Cam­pa­ñas elec­to­ra­les ca­da vez más su­cias.

ABC Color - - PORTADA -

Ca­da vez que se apro­xi­ma una nue­va épo­ca de cam­pa­ñas pro­se­li­tis­tas para elec­cio­nes se ob­ser­va có­mo los re­cur­sos e ins­tru­men­tos de con­trol de las vo­lun­ta­des de los elec­to­res, se­gún có­mo son eje­cu­ta­dos por los di­ri­gen­tes y can­di­da­tos de los partidos po­lí­ti­cos, se van afi­nan­do y tor­nán­do­se más so­fis­ti­ca­dos, pe­ro no en el buen sen­ti­do, sino en el peor. La com­pra di­rec­ta de vo­tos, en di­ne­ro con­tan­te y so­nan­te, así co­mo la in­di­rec­ta, me­dian­te las ma­nio­bras con los pues­tos de tra­ba­jo, la dis­tri­bu­ción de con­tra­tos con en­ti­da­des pú­bli­cas y otros pri­vi­le­gios, son ya mé­to­dos an­ti­guos y co­no­ci­dos. Pe­ro ca­da vez apa­re­cen otros más su­ti­les, co­mo los que ha­cen que la pu­bli­ci­dad pro­se­li­tis­ta y elec­to­ral sea más en­ga­ño­sa, más su­bli­mi­nal, pro­vo­can­do el te­mor in­cons­cien­te del que se ve dé­bil y vul­ne­ra­ble. En ese sen­ti­do, los po­lí­ti­cos en cam­pa­ña, en par­ti­cu­lar los ofi­cia­lis­tas, jue­gan con la in­se­gu­ri­dad y el te­mor de la gen­te de una ma­ne­ra que da re­pug­nan­cia. El cli­ma que ro­dea a nues­tras com­pe­ten­cias elec­to­ra­les es real­men­te de­pri­men­te. Es el re­sul­ta­do de las ne­fas­tas “lis­tas sá­ba­na” que fa­ci­li­tan el ac­ce­so al po­der de lo peor de nues­tra po­lí­ti­ca y de los de­lin­cuen­tes fo­rra­dos de di­ne­ro su­cio.

Ca­da vez que se apro­xi­ma una nue­va épo­ca de cam­pa­ñas pro­se­li­tis­tas para elec­cio­nes na­cio­na­les se ob­ser­va có­mo los re­cur­sos e ins­tru­men­tos de con­trol de las vo­lun­ta­des de los elec­to­res, se­gún co­mo son eje­cu­ta­dos por los di­ri­gen­tes y can­di­da­tos de los partidos po­lí­ti­cos, se van afi­nan­do y tor­nán­do­se más so­fis­ti­ca­dos, pe­ro no en el buen sen­ti­do, sino en el peor.

La com­pra di­rec­ta de vo­tos, en di­ne­ro con­tan­te y so­nan­te, así co­mo la in­di­rec­ta, me­dian­te las ma­nio­bras con los pues­tos de tra­ba­jo, la dis­tri­bu­ción de con­tra­tos con en­ti­da­des pú­bli­cas y otros pri­vi­le­gios, son ya mé­to­dos an­ti­guos y co­no­ci­dos. Pe­ro ca­da vez apa­re­cen otros más su­ti­les, co­mo los que ha­cen que la pu­bli­ci­dad pro­se­li­tis­ta y elec­to­ral sea más en­ga­ño­sa, más su­bli­mi­nal, pro­vo­can­do el te­mor in­cons­cien­te del que se ve dé­bil y vul­ne­ra­ble. En ese sen­ti­do, los po­lí­ti­cos en cam­pa­ña, en par­ti­cu­lar los ofi­cia­lis­tas, jue­gan con la in­se­gu­ri­dad y el te­mor de la gen­te de una ma­ne­ra que da re­pug­nan­cia.

El “va­le to­do” pa­re­ce ha­ber­se ad­mi­ti­do ofi­cial­men­te en las con­tien­das po­lí­ti­cas, y na­die que es­té me­ti­do en ellas se asus­ta an­te nin­gu­na va­rie­dad de las bar­ba­ri­da­des que se es­cu­chan dia­ria­men­te. Re­cien­te­men­te, un se­cre­ta­rio de De­por­tes de la Municipalidad de Caa­cu­pé, Jor­ge Ri­vas, en­vió un men­sa­je a un co­no­ci­do su­yo acon­se­ján­do­le que des­ti­na­se a las fun­cio­na­rias mu­ni­ci­pa­les a bus­car vo­tos y que re­cu­rrie­ran al se­xo, in­clu­si­ve, para con­se­guir­los. ¿Chis­te; exa­ge­ra­ción? No im­por­ta, el am­bien­te que es­tán vi­vien­do los ac­ti­vis­tas elec­to­ra­les que­da per­fec­ta­men­te bien re­fle­ja­do en esta anéc­do­ta.

Ha­ce po­cos días, anun­cián­do­se en Yhú la vi­si­ta del mi­nis­tro de Edu­ca­ción, En­ri­que Rie­ra, para inau­gu­rar un lo­cal es­co­lar, la su­per­vi­so­ra ad­mi­nis­tra­ti­va del MEC del dis­tri­to, Per­la En­ci­so, usó el “What­sApp” para ins­tar a las do­cen­tes a que con­cu­rrie­ran al ac­to “co­mo co­lo­ra­das”, a fin de de­mos­trar­le al mi­nis­tro que “la ma­yo­ría de los do­cen­tes son co­lo­ra­dos”. La ex­tor­sión es de­ma­sia­do

gro­se­ra y ob­via y no re­quie­re más de­ta­lles, pe­ro in­ci­ta a ima­gi­nar lo que po­dría pa­sar­les a las do­cen­tes que, es­tan­do en­ca­de­na­das por la su­per­vi­so­ra al gru­po te­le­fó­ni­co, no asis­tie­ran a ese mi­tin par­ti­da­rio dis­fra­za­do de ac­to ofi­cial de inau­gu­ra­ción.

Días an­tes, una maes­tra, Al­ba Agui­na­gal­de, de la

lo­ca­li­dad de San Sal­va­dor, re­cu­rría tam­bién al men­sa­je te­le­fó­ni­co para con­vo­car a sus co­le­gas a con­cu­rrir al ac­to que el pre­can­di­da­to co­lo­ra­do, San­tia­go Pe­ña, iba a realizar allí. “Si ca­da do­cen­te lle­va cin­co per­so­nas, va­mos a ha­cer más nú­me­ro. Yo sé que es di­fí­cil con esta llu­via, pe­ro te­ne­mos que es­tar y mos­trar­le a San­ti Pe­ña nues­tro agra­de­ci­mien­to por vi­si­tar San Sal­va­dor”, ex­pre­sa­ba la do­cen­te re­ba­ja­da a ni­vel de ope­ra­do­ra par­ti­da­ria.

Los epi­so­dios y las anéc­do­tas de es­te mis­mo tono son más nu­me­ro­sos y se­gu­ra­men­te se mul­ti­pli­ca­rán con el correr de los días y con la pro­xi­mi­dad de las in­ter­nas fi­ja­das para el 17 de es­te mes. Los can­di­da­tos pi­den vo­tos y al­ter­nan entre las ofer­tas de be­ne­fi­cios es­pe­cia­les y las ame­na­zas de pér­di­da de pues­tos de tra­ba­jo u otras re­pre­sa­lias. El

diputado li­be­ral Car­los Por­ti­llo aca­ba de que­dar en

evi­den­cia pú­bli­ca al di­vul­gar­se que en­vió una gra­ba­ción de au­dio a una fun­cio­na­ria ju­di­cial, en la que tra­ta de in­ti­mi­dar­la para que pue­da re­ci­bir su apo­yo.

“Vos es­tás en una ca­rre­ra en don­de sí o sí me vas a ne­ce­si­tar. Se­gu­ro que vas a que­rer as­cen­der en to­do mo­men­to co­mo ac­tua­ria, se­gu­ro que vas a que­rer ser de­fen­so­ra, vas a que­rer ser fis­ca­la, vas a que­rer ser jue­za, y en ese mo­men­to te vas a re­cor­dar de mí y ana­li­zá bien lo que es­tás di­cien­do... Si es que cam­biás de idea, men­sa­jea­me...”, de­cía el muy ca­na­lla. Fran­ca­men­te re­pug­nan­te.

La ad­ver­ten­cia de que usa­ría su in­fluen­cia po­lí­ti­ca para po­ner obs­tácu­los en la ca­rre­ra de su víc­ti­ma po­ne al diputado Por­ti­llo en una lar­ga lis­ta de po­lí­ti­cos in­dig­nos que no mues­tran nin­gún es­crú­pu­lo para lo­grar sus

pre­ten­sio­nes. El mé­to­do y las ex­pre­sio­nes uti­li­za­das son los mis­mos a que es­tán re­cu­rrien­do otros jefes par­ti­da­rios para exi­gir el vo­to o la con­cu­rren­cia a un mi­tin. No pue­de ol­vi­dar­se que el senador co­lo­ra­do Ós­car

Gon­zá­lez Daher ame­na­zó en un ac­to pú­bli­co con la des­ti­tu­ción a los fun­cio­na­rios de la Di­nac que no se com­pro­me­tie­ran con el ofi­cia­lis­mo co­lo­ra­do en las elec­cio­nes in­ter­nas cer­ca­nas. “O blan­co o ne­gro”, di­jo al es­ti­lo del dic­ta­dor Al­fre­do Stroess­ner.

El mi­nis­tro de Edu­ca­ción, En­ri­que Rie­ra, por su par­te, uti­li­zó una reunión con do­cen­tes del Guai­rá para pe­dir no so­lo que vo­ten por él, que es pre­can­di­da­to a senador, sino que to­dos los maes­tros “se pon­gan la ca­mi­se­ta del Par­ti­do Co­lo­ra­do y la Lis­ta 2”, del ofi­cia­lis­mo co­lo­ra­do. Que­da to­da­vía por con­si­de­rar el as­pec­to re­la­cio­na­do con el di­ne­ro, o sea, con las ma­nio­bras des­ti­na­das a re­cau­dar fon­dos para fi­nan­cia­ción de las cam­pa­ñas. Es­te de­be ser el la­do más os­cu­ro de nues­tra po­li­ti­que­ría ac­tual. El in­con­ve­nien­te que pre­sen­ta es­te te­ma es que lo ro­dea un si­gi­lo ma­yor que a nin­gún otro. La re­cau­da­ción de di­chos fon­dos no se ha­ce me­dian­te con­ver­sa­cio­nes o men­sa­je­ría te­le­fó­ni­ca, sino de ma­ne­ras mu­cho más cau­te­lo­sas.

Ade­más, allí fun­cio­nan más efi­caz y drás­ti­ca­men­te la in­ti­mi­da­ción y la ex­tor­sión. Los em­pre­sa­rios que tie­nen gran­des con­tra­tos con el Es­ta­do, por ejem­plo, en es­tos días tie­nen que man­te­ner per­ma­nen­te­men­te la che­que­ra abier­ta y la son­ri­sa en el ros­tro. To­dos los que ten­gan cuen­tas pen­dien­tes con la Jus­ti­cia, ne­go­cios a pun­to de con­cre­tar­se con en­ti­da­des pú­bli­cas, “fa­tos” que ocul­tar a los ojos del fis­co, de las ins­pec­to­rías, de las adua­nas, etc., etc., de­be­rán

ha­cer su con­tri­bu­ción “vo­lun­ta­ria”, no so­la­men­te para las in­ter­nas, sino tam­bién para las elec­cio­nes ge­ne­ra­les; no so­lo para los gran­des can­di­da­tos, sino tam­bién para los pe­que­ños.

El cli­ma que ro­dea a nues­tras com­pe­ten­cias elec­to­ra­les es real­men­te de­pri­men­te. Es el re­sul­ta­do de las ne­fas­tas “lis­tas sá­ba­na” que fa­ci­li­tan el ac­ce­so al po­der de lo peor de nues­tra cla­se po­lí­ti­ca y de los de­lin­cuen­tes fo­rra­dos de di­ne­ro su­cio. Los ciu­da­da­nos y las ciu­da­da­nas que es­tán har­tos de esta po­dre­dum­bre de­ben ini­ciar una re­be­lión cí­vi­ca en las ur­nas en las pró­xi­mas elec­cio­nes, ne­gán­do­les sus vo­tos a es­tos im­pre­sen­ta­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.