¿Quién ga­na­rá las elec­cio­nes? (III)

ABC Color - - POLÍTICA - Jorge Ru­bia­ni Jru­bia­ni@click.com.py

La lí­nea opues­ta al ofi­cia­lis­mo pa­ra las pró­xi­mas in­ter­nas de la ANR lle­va el nom­bre de Co­lo­ra­do Añe­te­te, mo­vi­mien­to que tie­ne co­mo lí­der y pre can­di­da­to a Ma­rio Ab­do Be­ní­tez. Las des­ca­li­fi­ca­cio­nes en­tre se­gui­do­res de es­te y los de San­tia­go Pe­ña du­ran­te la campaña se cen­tra­ron es­pe­cial­men­te en los orí­ge­nes par­ti­da­rios de am­bos. An­te el te­ma ca­be pre­gun­tar­se: si a San­ti le con­de­na el he­cho de no ser “un co­lo­ra­do de cu­na“, a Ma­ri­to ¿de­be­ría con­de­nar­le que su pa­dre fue­ra se­cre­ta­rio pri­va­do de Stroess­ner? O plan­tea­da la cues­tión de otro mo­do: si el can­di­da­to de Co­lo­ra­do Añe­te­te no me­re­ce car­gar con las cul­pas del stro­nis­mo –co­mo él mis­mo lo re­cla­ma–, ¿por­qué en­do­sa­rían al otro “la cul­pa” de no ha­ber na­ci­do en un ho­gar co­lo­ra­do? Por­que si nues­tras iden­ti­da­des pri­ma­rias es­tán mar­ca­das por el ori­gen o la fi­lia­ción y has­ta “nos obli­gan” a car­gar de­ter­mi­na­das ca­rac­te­rís­ti­cas ge­né­ti­cas, na­die de­be asu­mir­las co­mo cul­pas. Es lo mis­mo que le con­de­nen a una per­so­na por ser mu­jer, albina o ten­ga el pe­lo mo­tea­do. Las iden­ti­da­des sim­bó­li­cas, sin em­bar­go, son pro­duc­to de de­ci­sio­nes pro­pias y las va­mos ad­qui­rien­do a lo lar­go de la exis­ten­cia, por afec­tos, in­tere­ses o re­la­cio­nes. Nos afi­lia­mos a un par­ti­do po­lí­ti­co o nos su­ma­mos a una co­fra­día de­por­ti­va por de­ci­sio­nes que, si vo­lun­ta­rias, pue­den ser mo­di­fi­ca­das por las mis­mas ra­zo­nes de su adop­ción. Las iden­ti­da­des pri­ma­rias son, sin em­bar­go, inevi­ta­bles. Por lo que de­be­ría­mos de­jar de agi­tar­las pa­ra des­ca­li­fi­car a na­die y en­fo­car­nos fi­nal­men­te en lo que pro­po­nen los can­di­da­tos. De to­dos los par­ti­dos. Y en es­te ca­so, San­ti y Ma­ri­to, quie­nes son par­te de la “nue­va san­gre” de la po­lí­ti­ca, re­cla­mo de ju­ven­tud que de­cla­man ciu­da­da­nía y par­ti­dos des­de ha­ce mu­cho tiem­po.

La ban­de­ra de la opo­si­ción den­tro de la ANR que­dó en ma­nos de Ma­rio Ab­do Be­ní­tez. Con­ver­ti­do en un im­pen­sa­do crí­ti­co del sis­te­ma, sin res­pon­sa­bi­li­dad or­gá­ni­ca en el Eje­cu­ti­vo de Go­bierno, Ma­ri­to se mue­ve con co­mo­di­dad en el pa­pel de opo­si­tor. De­ta­lle que, en ge­ne­ral, ca­rac­te­ri­za a to­da opo­si­ción. Tam­po­co tie­ne que car­gar con el pe­sa­do far­do de los im­pre­sen­ta­bles que com­par­ten el pal­co con el Pre­si­den­te Cartes y San­ti. Co­lo­ra­do Añe­te­te tam­bién cuen­ta con un ma­ti­za­do elen­co de la mis­ma ca­ta­du­ra, pe­ro una co­sa es que el po­der ofi­cial los arro­pe y de­fien­da cuan­do –en teo­ría al me­nos– de­be lle­var el es­tan­dar­te de lo de­cen­te o le­gal, y otra muy dis­tin­ta es abrir la puer­ta a to­dos los des­con­ten­tos del go­bierno en pro­cu­ra de apo­yos. Ya se ve­rá si Ma­ri­to in­cu­rre en el mis­mo error que hoy cri­ti­ca, aun­que la cohe­ren­cia nun­ca fue de las vir­tu­des más pon­de­ra­das en el ám­bi­to de los par­ti­dos. Al­gu­nos de los muy opo­si­to­res de hoy fue­ron muy ofi­cia­lis­tas ayer. Y mu­chos vol­ve­rán a cam­biar de ban­do de acuer­do a có­mo se pre­sen­te “la for­tu­na”. De he­cho, las dis­cre­pan­cias en el po­der o en ca­mino ha­cia él no sue­len pa­sar por cues­tio­nes ideo­ló­gi­cas ni ope­ra­ti­vas. Nun­ca por fac­to­res morales y na­die se ha des­pren­di­do has­ta aho­ra de sus res­pec­ti­vos las­tres. Una mí­ni­ma par­te de los ac­tua­les opo­si­to­res cree­rá sin­ce­ra­men­te que el Pre­si­den­te no ha­ce lo que de­bie­ra, pe­ro la gran ma­yo­ría se ale­jó de él por­que “no cum­plió” con lo que ellos le ha­bían pe­di­do.

Pe­ro si la prin­ci­pal ven­ta­ja de Ma­ri­to es su rol con­tes­ta­ta­rio, no es la úni­ca. Den­tro de su par­ti­do, se lo ve “más au­tén­ti­co” por­que aún sien­do hi­jo del Stro­nis­mo no tu­vo que afi­liar­se pa­ra ser pre­can­di­da­to. De­be ser la ra­zón por la que su mo­vi­mien­to lle­va el nom­bre de “añe­te­te” con el que, más que ad­ju­di­car­se lo ver­da­de­ro, se­ña­la al otro co­mo “la mo­ne­da fal­sa”. En es­ta apre­cia­ción, con­tri­bu­yó mu­cho la for­ma en que San­ti de­ci­dió –o de­ci­die­ron– la sim­bó­li­ca iden­ti­dad de ha­cer­se co­lo­ra­do: en un mo­men­to y lu­gar inapro­pia­dos. Co­mo tam­po­co fue ade­cua­do el ri­tual con el que el Pre­si­den­te “or­de­nó” a su can­di­da­to. Es co­mo si en el ám­bi­to cas­tren­se, un ca­bo 2º se sal­te mé­ri­tos, an­ti­güe­da­des y es­ca­la­fo­nes pa­ra con­ver­tir­se en Ge­ne­ral.

Pe­ro por so­bre las di­fe­ren­cias se­ña­la­das, los pre­can­di­da­tos son re­pre­sen­tan­tes de la “nue­va sa­via” po­lí­ti­ca que tan­tas ve­ces fue men­ta­da co­mo fac­tor de cam­bio. Va­na pre­ten­sión. Por­que si “el sis­te­ma” (es­truc­tu­ras le­ga­les y par­ti­da­rias) obli­ga a la ju­ven­tud a con­sen­tir a los vie­jos cau­di­llos o am­pa­rar­se en ellos en bus­ca de po­si­cio­nes de li­de­raz­go, la “sa­via nue­va” es­tá inexo­ra­ble­men­te con­de­na­da a re­pe­tir los vie­jos mo­de­los. Co­mo has­ta aho­ra... ¿O na­die se ha per­ca­ta­do de quié­nes in­te­gran las lis­tas pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.