Vi­tri­na Po­lí­ti­ca Co­lo­ra­da

ABC Color - - ECONOMÍA, ENERGÍA Y NEGOCIOS - Juan Jo­sé Mi­glio­re

Es­ta­mos pró­xi­mos a las jun­tas elec­to­ra­les de las in­ter­nas de to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos en­tre las cua­les la más ague­rri­da y apa­sio­nan­te es la del Par­ti­do Co­lo­ra­do por su an­ta­go­nis­mo que ra­ya lo vio­len­to y que ca­si siem­pre se ha ca­rac­te­ri­za­do por ser go­bierno y opo­si­ción a la vez.

El pró­xi­mo 17 de di­ciem­bre se en­con­tra­rán en una jus­ta de pro­nós­ti­cos im­pre­vi­si­bles, por­que po­dría ocu­rrir cual­quier co­sa con la vie­ja con­sig­na de un pró­cer del co­lo­ra­dis­mo que pro­cla­ma­ba: “Ja­tram­peá­ta, lo mi­tã”, y en eso los dos prin­ci­pa­les con­ten­dien­tes son du­chos en la ma­te­ria, uno por te­ner el po­der y el otro por te­ner a dos gla­dia­do­res de las tram­pas elec­to­ra­les, a uno de ellos le lla­man “se­na­dor tra­to apu’a” y el otro, Ga­la­ver­na, que co­me­tió el sin­ce­ri­ci­dio al ad­mi­tir ser par­tí­ci­pe del ro­bo de las elec­cio­nes al Dr. Ar­ga­ña.

El Nº 1 de Co­lo­ra­dos Añe­te-té, Cas­ti­glio­ni, años atrás, no ha­bía ca­so de en­tre­vis­tar­lo tem­prano por­que siem­pre es­ta­ba dur­mien­do, en­ton­ces Mi­na Fe­li­cián­ge­li, de Ra­dio 1000, ins­tau­ró un pre­mio pa­ra el que me­jor de­fi­nía tal si­tua­ción y ga­nó una in­ge­nio­sa fra­se “no­ni, no­ni, Cas­ti­glio­ni”. Es buen po­lí­ti­co pe­ro no es ma­dru­ga­dor.

En cuan­to a Ma­ri­to, le per­si­gue el es­tig­ma de ser hi­jo de uno de los je­rar­cas de Stroess­ner y par­te del tris­te­men­te cé­le­bre cua­tri­no­mio de oro. Se­ría al­go así co­mo que el hi­jo del na­zi Gö­ring se pre­sen­te co­mo can­di­da­to a pre­si­den­te de Ale­ma­nia ….. y ha­blan­do de an­ti­se­mi­tas, el “edu­ca­dor” Sil­vio Pi­ris se subió al ca­rro de Co­lo­ra­dos Añe­te-té.

Ho­nor Co­lo­ra­do tam­po­co tie­ne mu­chos ar­tícu­los que ex­hi­bir en su vi­tri­na, em­pe­zan­do por el Nº 1 y ac­tual Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca que tie­ne más som­bras que lu­ces.

Su can­di­da­to, San­ti Pe­ña, tam­bién tie­ne un es­tig­ma, ha­ber si­do li­be­ral y pa­sar­se al co­lo­ra­dis­mo sin son­ro­jar­se.

No es un po­lí­ti­co de ra­za y si os­ten­ta la can­di­da­tu­ra, lo ha­ce más bien pa­ra con­ti­nuar con el “pro­yec­to país” ini­cia­do en el 2014 y que se ha ca­rac­te­ri­za­do por efec­tuar mu­chas obras en el país.

En sín­te­sis, el elec­tor co­lo­ra­do im­par­cial que mi­ra am­bas vi­tri­nas se ras­ca­rá la ca­be­za por­que no en­con­tra­rá na­da atrac­ti­vo en nin­gu­na de las dos.

Es más, las “mer­ca­de­rías” que am­bas lis­tas sá­ba­nas ofre­cen son más de lo mis­mo, hay mu­chas fru­tas po­dri­das y los úni­cos que que­da­rán in­có­lu­mes se­rán los can­di­da­tos, Pe­ña, que se­gui­rá con los pro­yec­tos, y Ma­ri­to, que los man­da­rá al ces­to de ba­su­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.