Re­to­ma del For­tín Yren­da­gue

ABC Color - - FÚNEBRES -

“El 24 de ma­yo –ex­pre­sa Bea­triz Ro­drí­guez Alcalá de Gon­zá­lez Od­do­ne–, tras mi­nu­cio­sa pre­pa­ra­ción, el enemi­go, que tras re­or­ga­ni­zar­se ha­bía lo­gra­do for­mar un nue­vo ejér­ci­to de cer­ca 40.000 hom­bres, ata­ca­rá vio­len­ta­men­te a lo lar­go del ca­mino Ló­bre­go, con­si­guien­do in­fil­trar­se en­tre nues­tras II, IV y VIII Di­vi­sio­nes, lo­gran­do en­ce­rrar un po­de­ro­so cer­co de fue­go a al­gu­nas uni­da­des de la II Di­vi­sión. Tras cua­tro días de cruen­ta lu­cha, se ve­rán for­za­das a de­po­ner ar­mas por fal­ta de agua y pro­yec­ti­les, el Re­gi­mien­to de Ca­ba­lle­ría Nº 9 y un Ba­ta­llón del R 10, un to­tal de 1.200 hom­bres. Pe­ro mer­ced a la he­roi­ca de­fen­sa del ca­pi­tán Joel Es­ti­ga­rri­bia y sus 132 efec­ti­vos que man­tu­vie­ron en ja­que a más de 3.000 ata­can­tes, lo­gran­do es­ca­bu­llir­se las de­más uni­da­des, con to­dos sus ser­vi­cios y ca­mio­nes (El ín­ti­mo uni­ver­so de Eu­ge­nio A. Ga­ray, ob­je­to de man­te­ner una en­tre­vis­ta. El fu­tu­ro li­ber­ta­dor del Pa­ra­pi­tí no se hi­zo es­pe­rar. Ins­tan­tes des­pués, el pre­si­den­te Aya­la lo re­ci­bía afec­tuo­sa­men­te. Im­pu­so de la si­tua­ción por­que atra­ve­sa­ba el Ejér­ci­to en ope­ra­cio­nes y ter­mi­nó, por úl­ti­mo, in­vi­tán­do­lo a re­in­cor­po­rar­se nue­va­men­te en las fi­las ac­ti­vas. El co­man­dan­te Ga­ray acep­tó la in­vi­ta­ción, sin preám­bu­los, co­mo era cos­tum­bre de su es­pí­ri­tu enér­gi­co y dis­ci­pli­na­do. A la pre­gun­ta del Pre­si­den­te de cuán­do po­dría po­ner­se en via­je ha­cia el fren­te, el es­toi­co sol­da­do, en arran­que muy su­yo, le con­tes­tó: “Aho­ra mis­mo, Pre­si­den­te! No hay tiem­po que per­der. No ten­go pre­pa­ra­ti­vo pre­vio que ha­cer. De­bo par­tir es­ta mis­ma ma­ña­na, en avión, pa­ra re­unir­me con mis com­pa­ñe­ros del fren­te, a cu­yo la­do no hay proezas im­po­si­bles. Con­fíe us­ted en nues­tro pa­trio­tis­mo y man­ten­ga­mos to­dos la fe en la vic­to­ria fi­nal de nues­tras ar­mas”.

De es­ta for­ma: “El hom­bre tan dies­tro en el ma­ne­jo de la plu­ma, co­mo ca­paz de em­pu­ñar la mancera del arado o aba­tir con el ha­cha los que­bra­chos cen­te­na­rios,…” se mos­tra­rá in­can­sa­ble al ca­lor, al frío, a la sed, fa­ti­ga, ex­haus­tan­do, ani­man­do a sus tro­pas a tra­vés de lar­gas mar­chas por are­na­les, bos­ques, lu­ga­res lle­nos de es­pi­nas y ali­ma­ñas que hie­ren el cuer­po y ha­cen de­rra­mar san­gre. Y con los ojos fi­jos en el ho­nor de la Pa­tria y en la li­be­ra­ción del Cha­co de los que pre­ten­die­ron adue­ñar­se de nues­tro sue­lo.

La ver­sión del mis­mo te­ma brin­da­da por el te­nien­te 1º Jus­to Pu­che­ta Or­te­ga, en su li­bro Cha­co-RI 14 “Ce­rro Co­rá”, en los si­guien­tes tér­mi­nos: “A la fe­cha en que es­cri­bió es­tos he­chos me­mo­ra­ble han co­rri­do ya cer­ca de cua­ren­ta años. El desas­tre del po­de­ro­so Cuer­po de Ca­ba­lle­ría del co­ro­nel Da­vid Toro, for­ma­do por las Di­vi­sio­nes 1ª y 2ª de Ca­ba­lle­ría, más la Sép­ti­ma Di­vi­sión de Infantería, opri­me el co­ra­zón hu­mano. Es de­sola­dor el re­cuer­do de aquel in­men­so cua­dro pin­ta­do por la mis­ma de un des­tino cruel con el ver­dor de ra­quí­ti­cos ma­te­ria­les y la blan­cu­ra de tie­rra are­no­sa, alam­bra­da por el ar­dien­te sol de di­ciem­bre que re­tuer­ce las ho­jas. Es des­ga­rra­dor el re­cuer­do de mi­les de sol­da­dos muer­tos en la ine­na­rra­ble de­ses­pe­ra­ción que pro­vo­ca la des­hi­dra­ta­ción; mue­ren agru­pán­do­se ba­jo los mi­se­ra­bles ar­bus­tos en los ras­tros mu­ti­la­dos en las re­sa­cas de are­na sa­lo­bres, con los de­dos cris­pa­dos, ara­ñan­do la tie­rra, co­mo si bus­ca­sen el fres­cor que pu­die­ra guar­dar en sus en­tra­ñas... Oh tie­rra cha­que­ña!” (pág. 22).

El ma­yor Ale­jan­dro Sien­ra si­gue trans­cri­bien­do pá­rra­fos de las Me­mo­rias. En la pág. 262 de su li­bro ci­ta­do, re­sal­tan­do las hoy trá­gi­cas con­se­cuen­cias de la to­ma de los po­zos Yren­da­gue por nues­tras tro­pas, di­ce: “Ha­bría­se con­su­ma­do la des­truc­ción to­tal de una ma­sa no me­nor de 15.000 hom­bres. Que­da­ron en nues­tro po­der 60 muer­tos. Sto­ken Brandt, 79 ame­tra­lla­do­ras pe­sa­das, 498 ame­tra­lla­do­ras, 590 pis­to­las au­to­má­ti­cas, 11.200 fu­si­les, 8.000.000 de car­tu­chos de infantería, mi­les de gra­na­das de ar­ti­lle­ría y mor­te­ros, e in­ten­den­cias y hos­pi­ta­les com­ple­tos. Ex­cep­to la ar­ti­lle­ría, el enemi­go no sal­vó nin­gún ma­te­rial de su des­ca­la­bro”.

El 8 de di­ciem­bre de 1.934, día de la Vir­gen de Caa­cu­pé, que­dó co­ro­na­da aque­lla ges­ta glo­rio­sa que no so­lo dio mo­ti­vo de ad­mi­ra­ción, sino fuen­te inago­ta­ble de bra­vu­ra, sa­cri­fi­cio e ins­pi­ra­ción de los hom­bres en ar­mas de­fen­dien­do el Cha­co Bo­real.

Es­ta con­quis­ta ma­ra­vi­llo­sa ob­te­ni­da por Eu­ge­nio A. Ga­ray y sus he­roi­cas e in­ven­ci­bles hues­tes gue­rre­ras fue la fe­liz co­ro­na­ción de la bri­llan­te es­tra­te­gia del co­man­dan­te en campaña del Cha­co, ge­ne­ral Jo­sé Fé­lix Es­ti­ga­rri­bia, co­mo lo con­fir­mó el his­to­ria­dor bo­li­viano co­ro­nel Jorge Ar­te­co­na, dos ve­ces he­ri­do y dos ve­ces as­cen­di­do en el campo de ba­ta­lla (1932-1934), en su li­bro La Gue­rra del Cha­co, To­mo II, pág. 421. Com­pi­la­ción:

Ge­ne­ral Eu­ge­nio Ale­jan­drino Ga­ray, pe­rio­dis­ta, sol­da­do y pa­trio­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.