Ex­dipu­tado es­ta­fó mi­llo­nes a un an­ciano

ABC Color - - FÚNEBRES -

pág. 144.). El pue­blo pa­ra­gua­yo, que des­de el co­mien­zo de la gue­rra es­cu­cha­ba los for­mi­da­bles triun­fos de sus com­ba­tien­tes del Cha­co, que­dó pas­ma­do an­te la no­ti­cia alar­man­te pro­pa­la­da la no­che del 28 de ma­yo de 1934, acer­ca del con­tra­tiem­po su­fri­do en esa cir­cuns­tan­cia (Stron­gest). Es­te fra­ca­so su­fri­do en esa ba­ta­lla, al de­cir del Gral. de Brig. Ati­lio J. Mi­go­ne, “se de­bió a que los co­man­dos su­bor­di­na­dos no qui­sie­ron es­cu­char las se­rias ad­ver­ten­cias de Es­ti­ga­rri­bia; si lo hu­bie­sen he­cho, po­si­ble­men­te no hu­bie­sen fra­ca­sa­do co­mo fra­ca­sa­ron” (Tes­ti­mo­nios Ve­te­ra­nos, pág. 517).

Fue en ese ins­tan­te de in­quie­tud y de zo­zo­bra que el se­ñor Pre­si­den­te, Dr. Eu­se­bio Aya­la, tu­vo la fe­liz ini­cia­ti­va, cu­ya tras­cen­den­cia ni él ni na­die se ima­gi­na­ban que ten­dría al­gu­na vez en la cró­ni­ca de la his­to­ria na­cio­nal. So­lo con el trans­cur­so de los acon­te­ci­mien­tos bé­li­cos que pos­te­rior­men­te se su­ce­die­ron, to­dos –Go­bierno, pue­blo y com­ba­tien­tes– abrie­ron los ojos y die­ron sus jui­cios, ce­le­bran­do y fes­te­jan­do el ges­to ex­tra­or­di­na­rio del Su­pe­rior Go­bierno des­pués del tras­pié en Ca­ña­da Stron­gest, de nues­tras tro­pas en campaña.

¿Cuál es el su­ce­so al que se ha­ce alu­sión? El ma­yor PAM Lean­dro Aponte, en su obra “Ge­ne­ral Ga­ray”, nos na­rra lo acon­te­ci­do esa ma­ña­na car­ga­da de som­bra y de in­cer­ti­dum­bre, en los si­guien­tes tér­mi­nos: “Esa ma­ña­na, el Tte. Cnel. Ga­ray, que se en­con­tra­ba en el “Unión Club” en com­pa­ñía de va­rios ami­gos, a quie­nes es­cu­cha­ba en si­len­cio pe­ro con du­do­so in­te­rés sus con­je­tu­ras ope­ra­ti­vas y sus pla­nes es­tra­té­gi­cos, re­ci­bió una in­vi­ta­ción del Exc­mo. Sr. Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca pa­ra que pa­sa­se por su des­pa­cho, en la bre­ve­dad po­si­ble, con el

El ex­dipu­tado Al­ci­des Fru­tos des­po­jó de más de G. 600 mi­llo­nes a un an­ciano de 83 años, oriun­do de Caaguazú, se­gún de­nun­cia ju­di­cial. Don An­to­nio Ro­drí­guez López es­pe­ró 12 años pa­ra que sa­lie­ra una in­dem­ni­za­ción por el fa­lle­ci­mien­to de su hi­jo Ma­riano, elec­tro­cu­ta­do por ca­bles de AN­DE y Co­pa­co en el año 2005 en la com­pa­ñía Po­tre­ri­to del dis­tri­to de Si­món Bo­lí­var de Caaguazú.

Cuan­do al fin sa­lió una sen­ten­cia fa­vo­ra­ble por par­te de la Cor­te Su­pre­ma –12 años des­pués de ha­ber­se ini­cia­do los trá­mi­tes– don­de se con­fir­ma la res­pon­sa­bi­li­dad de am­bas en­ti­da­des ci­ta­das, y que de­bían abo­nar G. 890 mi­llo­nes, el abo­ga­do Al­ci­des Ramón Fru­tos Es­ti­ga­rri­bia le hi­zo fir­mar a Ro­drí­guez un po­der es­pe­cial con el cual pu­do re­ti­rar un che­que de G. 640 mi­llo­nes, pro­ve­nien­te de AN­DE.

César An­to­nio Ga­ray Sub­te­nien­te de Re­ser­va Ejér­ci­to Na­cio­nal

Se­gún de­nun­ció César López, so­brino del an­ciano, Fru­tos, quien es ex­dipu­tado y pri­mo del ex­pre­si­den­te Ni­ca­nor Duar­te Fru­tos, le en­tre­gó so­la­men­te G. 10 mi­llo­nes, di­cién­do­le que en el jui­cio so­lo se co­bra­ron G. 20 mi­llo­nes en to­tal y se que­dó con la di­fe­ren­cia de G. 630 mi­llo­nes.

Al ser con­sul­ta­do al res­pec­to, el abo­ga­do Fru­tos ad­mi­tió ha­ber co­bra­do ese di­ne­ro y ale­gó te­ner un con­tra­to pri­va­do fir­ma­do por el cual don Ro­drí­guez le otor­ga la mi­tad de lo per­ci­bi­do en con­cep­to de ho­no­ra­rios.

Sin em­bar­go, ape­nas sa­lió el che­que, y no ha­bién­do­se de­fi­ni­do aún lo de Co­pa­co, el abo­ga­do se ase­gu­ró sus ha­be­res, des­po­jan­do de la ma­yor par­te de la in­dem­ni­za­ción al oc­to­ge­na­rio, quien vi­ve en una hu­mil­de ca­si­ta de ma­de­ra y pa­ja, ya con li­mi­ta­do dis­cer­ni­mien­to de la reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.