Gra­ve ries­go pa­ra la Re­pú­bli­ca.

ABC Color - - Portada -

Ob­ser­van­do va­rias de las lis­tas de can­di­da­tos que pre­sen­tan los par­ti­dos pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes na­cio­na­les, hay mo­ti­vos su­fi­cien­tes pa­ra sen­tir hon­da preo­cu­pa­ción. So­bre to­do, las que pre­sen­ta el Par­ti­do Co­lo­ra­do, po­si­ble ga­na­dor de los co­mi­cios, pro­du­cen la im­pre­sión de que es­tán in­te­gra­das por je­fes de las ma­fias, a juz­gar por el desem­pe­ño de mu­chos de sus prin­ci­pa­les in­te­gran­tes tan­to en la fun­ción pú­bli­ca co­mo en su ac­tua­ción po­lí­ti­co-par­ti­da­ria. Por su­pues­to, es­ta ma­fia de­be es­tar muy ac­ti­va de ca­ra a las cer­ca­nas elec­cio­nes, pues que­rrá con­ser­var a to­da cos­ta los es­pa­cios con­quis­ta­dos en los úl­ti­mos lus­tros me­dian­te el cri­men y el so­borno, apo­yan­do nue­va­men­te en es­ta oca­sión a quie­nes me­jor po­drían de­fen­der sus mi­se­ra­bles in­tere­ses. Des­de lue­go, ya ha­brán rea­li­za­do sus apues­tas du­ran­te las elec­cio­nes in­ter­nas, sien­do de su­po­ner que mu­chos de sus fa­vo­ri­tos se al­za­rán con la vic­to­ria. Na­tu­ral­men­te, el tro­feo ma­yor se­rá aquel por el que com­pi­ten los pos­tu­lan­tes: la Pre­si­den­cia y la Vi­ce­pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Uno de ellos es el men­cio­na­do ex­dipu­tado Hu­go Ve­láz­quez, pro­pie­ta­rio de una ri­que­za que di­fí­cil­men­te pue­da ex­pli­car con los car­gos que ejer­ció, de pre­si­den­te de sec­cio­nal co­lo­ra­da en Lam­ba­ré, agen­te fis­cal y legislador.

Ob­ser­van­do va­rias de las lis­tas de can­di­da­tos que pre­sen­tan los par­ti­dos pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes na­cio­na­les, hay mo­ti­vos su­fi­cien­tes pa­ra sen­tir hon­da preo­cu­pa­ción. So­bre to­do, las que pre­sen­ta el Par­ti­do Co­lo­ra­do, po­si­ble ga­na­dor de los co­mi­cios, pro­du­cen la im­pre­sión de que es­tán in­te­gra­das por je­fes de las ma­fias, a juz­gar por el desem­pe­ño de mu­chos de sus prin­ci­pa­les in­te­gran­tes tan­to en la fun­ción pú­bli­ca co­mo en su ac­tua­ción po­lí­ti­co-par­ti­da­ria. Es de pú­bli­ca no­to­rie­dad que la ma­fia es­tá muy bien ins­ta­la­da en es­te país, y que sus ten­tácu­los lle­gan has­ta el

Congreso, el Po­der Eje­cu­ti­vo y la Justicia. Es­to lo ha­bía ad­mi­ti­do el pro­pio hoy can­di­da­to a vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca por el par­ti­do go­ber­nan­te, Hu­go Ve­láz­quez, aun­que nun­ca mo­vió un de­do ni pre­sen­tó ini­cia­ti­va al­gu­na pa­ra lu­char con­tra ella, ni si­quie­ra cuan­do una co­mi­sión del Se­na­do de­nun­ció pú­bli­ca­men­te que va­rios par­la­men­ta­rios –se­ña­la­dos con nom­bres y ape­lli­dos– te­nían víncu­los con el nar­co­trá­fi­co.

Por su­pues­to, esa ma­fia de­be es­tar muy ac­ti­va de ca­ra a las cer­ca­nas elec­cio­nes, pues que­rrá con­ser­var a to­da cos­ta los es­pa­cios con­quis­ta­dos en los úl­ti­mos lus­tros me­dian­te el cri­men y el so­borno, apo­yan­do nue­va­men­te en es­ta oca­sión a quie­nes me­jor po­drían de­fen­der sus mi­se­ra­bles in­tere­ses.

Des­de lue­go, ya ha­brán rea­li­za­do sus va­ria­das apues­tas du­ran­te las cam­pa­ñas elec­to­ra­les in­ter­nas, sien­do de su­po­ner que mu­chos de sus fa­vo­ri­tos se al­za­rán con la vic­to­ria.

Na­tu­ral­men­te, el tro­feo ma­yor se­rá aquel por el que com­pi­ten los pos­tu­lan­tes: la Pre­si­den­cia y la Vi­ce­pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Uno de ellos es el men­cio­na­do ex­dipu­tado Hu­go Ve­láz­quez, fe­liz pro­pie­ta­rio, entre otras co­sas, de lu­jo­sos in­mue­bles si­tua­dos en Asun­ción y al­re­de­do­res, de do­ce­nas de cos­to­sos ca­ba­llos de ca­rre­ra que dis­fru­tan de ai­re acon­di­cio­na­do, y de una em­pre­sa de­di­ca­da a la com­pra­ven­ta y cui­da­do de equi­nos. Su es­po­sa, la agen­te fis­cal ad­jun­ta Lourdes Sa­ma­nie­go, fi­gu­ra co­mo due­ña de un lu­jo­so dú­plex ca­pi­ta­lino.

Se di­ría que es­te hom­bre pú­bli­co de hu­mil­de cu­na, su­po­nien­do que ha­ya ac­tua­do con la de­bi­da ho­nes­ti­dad, no pu­do ha­ber acu­mu­la­do tan­ta ri­que­za so­lo co­mo pre­si­den­te de una sec­cio­nal co­lo­ra­da en Lam­ba­ré, agen­te fis­cal y legislador, que son los car­gos su­ce­si­vos que ejer­ció en su ma­te­rial­men­te fruc­tí­fe­ra tra­yec­to­ria. Pa­ra ex­pli­car el ori­gen de su for­tu­na, pue­de re­sul­tar útil evo­car que, tras ha­ber he­cho po­co o na­da en la in­ves­ti­ga­ción –de la que par­ti­ci­pó– del ro­bo de más de on­ce mi­llo­nes de dó­la­res co­me­ti­do en el año 2000 en el ae­ro­puer­to Sil­vio Pet­ti­ros­si, fue nom­bra­do fis­cal ge­ne­ral ad­jun­to y asig­na­do na­da me­nos que a Ciu­dad del Es­te, un em­po­rio del con­tra­ban­do, del nar­co­trá­fi­co, de la fal­si­fi­ca­ción de pro­duc­tos y de la coima. A pro­pó­si­to de es­te úl­ti­mo “ru­bro”, so­lía au­to­ri­zar ver­bal­men­te que las mer­ca­de­rías in­cau­ta­das fue­ran re­ti­ra­das del de­pó­si­to del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co pa­ra su pos­te­rior co­mer­cia­li­za­ción, se­gún una de­nun­cia he­cha ba­jo ju­ra­men­to en 2004 por el exen­car­ga­do de de­pó­si­tos de esa ins­ti­tu­ción, Ale­xis Es­ti­ga­rri­bia. El hoy can­di­da­to a vi­ce­pre­si­den­te la des­min­tió, lo mis­mo que las acu­sa­cio­nes de ha­ber pe­di­do un so­borno de dos mi­llo­nes de dó­la­res a los due­ños de ca­sas de cam­bio

pa­ra evi­tar que sean in­ter­ve­ni­das, y de ha­ber co­bra­do qui­nien­tos mil dó­la­res en un ca­so de eva­sión im­po­si­ti­va. Y, por su­pues­to, tam­bién des­min­tió la de­nun­cia pre­sen­ta­da an­te la Cá­ma­ra de Dipu­tados en 2004 por el abo­ga­do

Fernando Sosa, de que co­bra­ba coimas de ta­ba­ca­le­ros a tra­vés de un estudio ju­rí­di­co.

En la ca­pi­tal del Al­to Pa­ra­ná, Hu­go Ve­láz­quez ha­brá te­ni­do la oca­sión de co­no­cer a quie­nes años des­pués se­rían in­da­ga­dos por ha­ber in­ter­ve­ni­do en gran­des ope­ra­cio­nes de la­va­do de di­ne­ro, co­mo el bra­si­le­ño Wa­lid Ami­ne Sweid, so­cio del due­ño de unas vein­te fir­mas su­pues­ta­men­te in­vo­lu­cra­das. Es lo que ca­be su­po­ner tras ha­ber­se pu­bli­ca­do una foto en la que se le ve dis­fru­tan­do con ellos de un pa­seo en ya­te por el Me­di­te­rrá­neo du­ran­te una vi­si­ta al Lí­bano, en agos­to de 2015. El en­ton­ces pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ba­ja de­cla­ró que con esas per­so­nas no te­nía nin­gu­na re­la­ción la­bo­ral, co­mer­cial ni de amis­tad, y que el en­cuen­tro en tal le­jano lu­gar fue ¡una me­ra ca­sua­li­dad! La ex­pli­ca­ción no con­ven­ció a la pres­ti­gio­sa re­vis­ta nor­te­ame­ri­ca­na Fo­reing Po­licy, que el 23 de di­ciem­bre de 2016 in­for­mó que Hu­go Ve­láz­quez, al frente de una de­le­ga­ción in­te­gra­da por co­mer­cian­tes li­ba­ne­ses de la Tri­ple Fron­te­ra, se ha­bía reuni­do aque­lla vez con clé­ri­gos y le­gis­la­do­res de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta Hez­bo­llah, cu­ya red la­ti­noa­me­ri­ca­na es­ta­ría bien re­pre­sen­ta­da en Ciu­dad del Es­te.

Co­mo se pue­de apre­ciar, los an­te­ce­den­tes del fla­man­te po­ten­ta­do, que tie­ne al me­nos una do­ce­na de fa­mi­lia­res y pa­rien­tes po­lí­ti­cos en­chu­fa­dos al apa­ra­to es­ta­tal, es­tán muy le­jos de ser re­co­men­da­bles. No es­tá en con­di­cio­nes de jus­ti­fi­car su rau­do en­ri­que­ci­mien­to ni de ne­gar en for­ma ve­ro­sí­mil sus víncu­los con tur­bios per­so­na­jes. El Pa­ra­guay se ha con­ver­ti­do en un aguan­ta­de­ro del cri­men or­ga­ni­za­do, de mo­do que la ciu­da­da­nía de­be te­ner fun­da­das sos­pe­chas de que ha vuel­to a me­ter sus ga­rras pa­ra que los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les le sir­van pa­ra de­fen­der o has­ta am­pliar sus in­tere­ses. El im­pre­sen­ta­ble Hu­go Ve­láz­quez pue­de ser una pie­za

cla­ve en la tra­ma mon­ta­da con tal pro­pó­si­to. No de­be des­de­ñar­se el car­go al que as­pi­ra –ha­bi­tual­men­te mi­ra­do co­mo un “flo­re­ro”–, ya que po­dría lle­gar a pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca si triun­fa­ra el bi­no­mio que integra con Ma­rio

Abdo Benítez y es­te tu­vie­ra que aban­do­nar más tar­de la Pre­si­den­cia, por cual­quier mo­ti­vo.

Da­do que es mu­cho lo que es­tá en jue­go con la can­di­da­tu­ra vi­ce­pre­si­den­cial, con­vie­ne que el elec­to­ra­do so­pe­se en la ba­lan­za si, con sus preo­cu­pan­tes an­te­ce­den­tes, el ex­pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ba­ja reúne los atri­bu­tos mo­ra­les su­fi­cien­tes pa­ra me­re­cer su con­fian­za, ya que en cual­quier mo­men­to po­dría es­tar sen­ta­do en el si­llón de los López. Y co­mo a los ciu­da­da­nos y a las ciu­da­da­nas los

ca­ci­ques po­lí­ti­cos les han ro­ba­do su vo­lun­tad de ele­gir li­bre­men­te, co­rres­pon­de, en­ton­ces, mi­rar con lu­pa las lis­tas de can­di­da­tos y, al me­nos por aho­ra, no vo­tar por ban­di­dos co­no­ci­dos, mien­tras se pre­pa­ran pa­ra ini­ciar la ba­ta­lla, de ma­ne­ra fir­me y per­se­ve­ran­te, con mi­ras a re­mo­ver de nues­tro sis­te­ma elec­to­ral a la ma­dre de to­dos los ma­les de nues­tra po­lí­ti­ca, las “lis­tas sá­ba­na”, que per­mi­ten a to­do ti­po de de­lin­cuen­tes co­lar­se en las pa­pe­le­tas elec­to­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.