Ne­go­cios en co­mún des­de dé­ca­da del 80

ABC Color - - Notas -

Ape­nas asu­mió Car­tes en el 2013, Darío Messer in­te­gró una co­mi­ti­va ofi­cial a Is­rael. Na­die en­ten­día por qué ese bra­si­le­ño de ba­jo per­fil que vi­vía en el Pa­ra­ná Country Club iba en una mi­sión ofi­cial. En el 2015 sor­pren­dió más me­dian­do (con los Za­ca­rías Irún y con Emi­lio “Tiky” Cu­bas Gu­sinky) la ope­ra­ción del fa­lli­do Ho­tel Ca­sino Hard Rock en tie­rras de la ANNP en Ciu­dad del Es­te.

Fue en Buenos Aires, el 17 de mar­zo del 2016, cuan­do se unie­ron las fle­chas: ese día Ho­ra­cio Car­tes afir­mó an­te el Con­gre­so Ju­dío Mun­dial que en un mo­men­to muy di­fí­cil de su vi­da (N. de la R. te­nía or­den de cap­tu­ra en Pa­ra­guay por el es­cán­da­lo de eva­sión de di­vi­sas) fue aco­gi­do por una fa­mi­lia. Men­cio­nó el nom­bre de “Mord­ko Messer, mi se­gun­do pa­dre”. Ese mis­mo año, en Jerusalén y en ju­lio del 2016 en ple­na vi­si­ta y dis­cur­so ofi­cial Ho­ra­cio Car­tes re­pi­tió el nom­bre de la fa­mi­lia ju­día que lo aco­gió en su seno en un mo­men­to muy es­pe­cial de su vi­da: “Es la fa­mi­lia Messer y el que­ri­do tío Mord­ko que hoy ya no es­tá con no­so­tros”.

Ar­chi­vos ofi­cia­les y tes­ti­gos con­fir­ma­ron a nues­tro dia­rio que, efec­ti­va­men­te, Car­tes fue ayu­da­do por los Messer en Río de Ja­nei­ro mien­tras es­tu­vo pró­fu­go. Pos­te­rior­men­te, Car­tes se mu­dó a vi­vir en un mo­des­to cha­let de Pon­ta Po­rã, so­bre la ave­ni­da Var­gas 1847, don­de vi­vió has­ta 1989 cuan­do se pre­sen­tó an­te la jus­ti­cia, DES­PUÉS de abrir dos cuen­tas ban­ca­rias en Sui­za, en el mis­mo ban­co don­de Messer ya te­nía abier­tas sus pri­me­ras cuen­tas.

Mien­tras Car­tes vi­vió en Pon­ta Po­rã, iba ca­da día a una ofi­ci­na en Pe­dro Juan Caballero don­de ope­ra­ba ini­cial­men­te Hu­mai­tá Cam­bios que lue­go se lla­mó Hu­mai­tá Tu­ris­mo por exi­gen­cias del dictador Stroess­ner tras el es­cán­da­lo de las di­vi­sas. Fuen­tes ase­gu­ran que los gi­ros de Messer ha­cia la em­pre­sa de su ami­go os­ci­la­ban en­tre los 1 y 3 mi­llo­nes de dó­la­res que ve­nían en mo­ne­da bra­si­le­ña y des­de Pa­ra­guay se gi­ra­ba en dó­la­res a EE.UU. “Las nor­mas ban­ca­rias del BCP per­mi­tían a ca­sas de cam­bios ope­rar co­mo ban­cos. La Ley hi­zo per­mi­si­ble ca­si to­do y se or­ques­tó una trian­gu­la­ción de la que to­dos sa­lían be­ne­fi­cia­dos”, di­jo una fuen­te.

En otro even­to ofi­cial. De iz­quier­da a de­re­cha, Darío Messer, Ju­lio Messer, el Pd­te. is­rae­lí Reu­ven Ri­vlin y el Pre­si­den­te Ho­ra­cio Car­tes.

Messer con el mi­nis­tro de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia Mi­guel Óscar Ba­jac. El año pa­sa­do se na­tu­ra­li­zó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.