Ma­las ideas, pi­lla­je y sa­queo

ABC Color - - Política - Vz­pa­von@yahoo.com

Víc­tor Pa­vón (*)

En es­ta par­te del mun­do la­ti­noa­me­ri­cano se con­si­de­ra co­mo vá­li­da la idea de que el sub­de­sa­rro­llo de los paí­ses se de­be a fac­to­res aje­nos a las ins­ti­tu­cio­nes y con­duc­tas de los go­ber­nan­tes. Se cul­pa a to­dos, des­de los paí­ses desa­rro­lla­dos ca­pi­ta­lis­tas has­ta por la fal­ta de re­cur­sos en los pre­su­pues­tos; me­nos a los ver­da­de­ros ver­du­gos de la so­cie­dad.

Y mien­tras se per­sis­ta con esa idea di­vul­ga­da en una edu­ca­ción que si­gue des­co­no­cien­do los fun­da­men­tos de la so­cie­dad li­bre ba­jo la ley, los fun­cio­na­rios en los di­fe­ren­tes go­bier­nos se­gui­rán tan ra­pa­ces, ig­no­ran­tes y ca­ren­tes de es­crú­pu­los, co­mo an­tes y aho­ra.

No fue ha­ce mu­cho, du­ran­te los años cin­cuen­ta del si­glo pa­sa­do, que apa­re­ció una teo­ría de­no­mi­na­da del desa­rro­llo, cu­yo pro­pó­si­to con­sis­tió en fun­da­men­tar aque­lla afir­ma­ción. Se pre­ten­dió con­tar con una lí­nea de pen­sa­mien­to, acor­de con la iden­ti­dad pro­pia de nues­tros pue­blos. Fue así que la Co­mi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca La­ti­na (CE­PAL) sos­tu­vo que el desa­rro­llo re­que­ría de la pro­mo­ción de la in­dus­tria­li­za­ción na­cio­nal me­dian­te el in­cre­men­to de los aran­ce­les para así sus­ti­tuir las im­por­ta­cio­nes por la pro­duc­ción lo­cal.

Des­de en­ton­ces las po­lí­ti­cas pú­bli­cas tu­vie­ron al Es­ta­do co­mo su prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta. Los go­bier­nos fue­ron con­si­de­ra­dos co­mo el mo­tor de la eco­no­mía. Es­to no so­lo afec­tó el mo­do de ana­li­zar la eco­no­mía. Tam­bién se in­mis­cu­yó en la po­lí­ti­ca, la edu­ca­ción, has­ta in­fi­cio­nar­se en la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia. Per­meó tan pro­fun­da­men­te es­ta idea que los go­bier­nos con sus oca­sio­na­les fun­cio­na­rios ad­qui­rie­ron tan­tas atri­bu­cio­nes que se mos­tra­ron so­ber­bios y ce­rra­dos a los cam­bios, y de es­te mo­do, se consolidó la co­rrup­ción sis­té­mi­ca, co­mo en efec­to hoy lo pa­de­ce­mos.

Con la apli­ca­ción de es­ta teo­ría apa­re­cie­ron los nue­vos po­ten­ta­dos, fun­cio­na­rios que de la no­che a la ma­ña­na se fue­ron en­ri­que­cien­do im­pu­ne­men­te des­de y con el Es­ta­do; sin em­bar­go, no lo­gró el desa­rro­llo de los paí­ses ni el bie­nes­tar de la po­bla­ción. Pe­se a es­te fra­ca­so, po­lí­ti­cos e in­te­lec­tua­les ce­rra­ron fi­las, pues to­da­vía se atre­vían a se­guir cul­pan­do a los paí­ses ri­cos y a la fal­ta de pre­su­pues­to de los ma­les que ellos mis­mas crea­ban.

Y co­mo ha­bía que man­te­ner el sis­te­ma, apa­re­ció lue­go la Teo­ría de la de­pen­den­cia. Es­ta de­cía que el sub­de­sa­rro­llo de los paí­ses se de­bía a que es­ta­ban en la pe­ri­fe­ria, co­mo un sa­té­li­te que de­pen­dían y se su­bor­di­na­ban al ca­pi­ta­lis­mo cen­tral. Para cam­biar es­ta si­tua­ción los in­te­lec­tua­les y po­lí­ti­cos de la épo­ca pro­pu­sie­ron des­truir al enemi­go, el sis­te­ma li­be­ral ca­pi­ta­lis­ta.

Fue así que la re­vo­lu­ción en­con­tró a sus re­fe­ren­tes en la re­vo­lu­ción cu­ba­na con Fi­del Cas­tro, el Che Gue­va­ra y la Teo­lo­gía de la Li­be­ra­ción, con­jun­ta­men­te con las gue­rri­llas. Es­te nue­vo in­ten­to por jus­ti­fi­car las ma­las ideas con ma­los go­bier­nos tu­vo, sin em­bar­go, va­rias evi­den­cias que com­pro­ba­ron lo equi­vo­ca­dos que es­ta­ban sus pro­pi­cia­do­res.

El he­cho de que un país sea con­si­de­ra­do pe­que­ño pue­de de­ber­se a su ex­ten­sión geo­grá­fi­ca. Sui­za y Co­rea del Sur son, por ejem­plo, te­rri­to­rial­men­te de me­nor su­per­fi­cie que Pa­ra­guay, pe­ro son mu­cho más gran­des y fuer­tes en sus ins­ti­tu­cio­nes, eco­no­mía, edu­ca­ción y en la ca­li­dad de vi­da de sus ha­bi­tan­tes.

Los paí­ses se desa­rro­llan y cre­cen no por­que el sub­de­sa­rro­llo sea un es­tig­ma a lle­var por siem­pre o por la fal­ta de re­cur­sos. Son gran­des y fuer­tes por­que cuen­tan con un só­li­do Es­ta­do de de­re­cho, eco­no­mía de mer­ca­do, fi­nan­zas sa­nas, edu­ca­ción y sa­lud de ca­li­dad, los que ele­van la com­pe­ti­ti­vi­dad y la pro­duc­ti­vi­dad. No hay que de­jar­se en­ga­ñar. Los mo­ti­vos de las la­cras so­cia­les que pa­de­ce­mos son pro­vo­ca­dos por los ma­los go­bier­nos con equi­vo­ca­das ideas que si­guen im­pu­nes en el pi­lla­je y el in­sa­cia­ble sa­queo.

(*) De­cano de Cu­rrí­cu­lum UniNor­te. Au­tor de los li­bros “Go­bierno, jus­ti­cia y li­bre mer­ca­do” y “Car­tas so­bre el li­be­ra­lis­mo”. Ase­sor de la Asoc. Pa­ra­gua­ya de Uni­ver­si­da­des Pri­va­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.