La cons­ti­tu­ción po­lí­ti­ca de nues­tro es­ta­do de de­re­cho

ABC Color - - Economía, Energía Y Negocios - Ma­ría del Pilar Ca­lli­zo

El ar­tícu­lo 189 de la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal se cons­ti­tu­ye en una de las dis­po­si­cio­nes que ma­yor dis­cu­sión ha pro­vo­ca­do des­de el año de pro­mul­ga­ción de nues­tra Car­ta Mag­na. Así fue ca­da vez que al­gún Pre­si­den­te pre­ten­dió al­te­rar el sen­ti­do tex­tual y el al­can­ce de di­cho ar­tícu­lo, para po­si­bi­li­tar in­cur­sio­nar al Se­na­do de la Na­ción, es­ta vez co­mo se­na­dor elec­to y no co­mo se­na­dor vi­ta­li­cio.

Ale­ga­ban la su­pues­ta irra­cio­na­li­dad de la pro­po­si­ción cons­ti­tu­cio­nal, que cas­ti­ga­ba al pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal elec­to de­mo­crá­ti­ca­men­te y que hu­bie­re cul­mi­na­do su man­da­to; en tan­to que pre­mia­ba al que, elec­to de­mo­crá­ti­ca­men­te hu­bie­ra si­do des­ti­tui­do por jui­cio po­lí­ti­co. En efec­to, en es­te úl­ti­mo ca­so, el Pre­si­den­te des­ti­tui­do no so­lo po­día vol­ver a ser can­di­da­to a Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, sino tam­bién po­día ser se­na­dor elec­to (es de­cir, no vi­ta­li­cio). Y, des­ti­tui­do el pre­si­den­te Fernando Lu­go, se con­si­de­ró que, no ha­bien­do con­clui­do su man­da­to, no es­ta­ba com­pren­di­do en los tér­mi­nos del ar­tícu­lo 189, con­vir­tién­do­se en se­na­dor ac­ti­vo.

Por su la­do, el ex­pre­si­den­te Ni­ca­nor Duar­te Fru­tos, que con­clu­yó su man­da­to, no pu­do –a pe­sar de sus es­fuer­zos– ju­rar co­mo se­na­dor elec­to, aun ex­pre­san­do su de­seo de RE­NUN­CIAR a su ca­li­dad de se­na­dor vi­ta­li­cio.

Los cons­ti­tu­yen­tes se ex­pre­sa­ron en va­rias oca­sio­nes en el sen­ti­do de que la se­na­du­ría vi­ta­li­cia es un re­co­no­ci­mien­to HO­NO­RÍ­FI­CO a quie­nes han desem­pe­ña­do y cul­mi­na­do el man­da­to pre­si­den­cial, a fin de que pu­die­ran apor­tar su ex­pe­rien­cia pre­fe­ren­te en los te­mas po­lí­ti­cos que se de­ba­ten en el Con­gre­so.

Los car­gos ho­no­rí­fi­cos otor­ga­dos por la CN no son re­mu­ne­ra­dos, pe­ro con­lle­van la gra­ti­tud de la Pa­tria a quie­nes lle­gan a esa ex­cel­sa po­si­ción. Por ello, no es po­si­ble re­nun­ciar a esa ca­li­dad sin agra­viar el re­co­no­ci­mien­to que le otor­ga la pro­pia Car­ta Mag­na. En la Ro­ma Clá­si­ca los se­na­do­res vi­ta­li­cios eran con­si­de­ra­dos be­ne­mé­ri­tos de la pa­tria por sus glo­rias mi­li­ta­res o su con­tri­bu­ción ex­tra­or­di­na­ria al bie­nes­tar de la na­ción co­mo ju­ris­con­sul­tos o es­ta­dis­tas; y esa es la ma­yor gloria a la que as­pi­ra­ba cual­quier ciu­da­dano y por ello, na­die se atre­vió ja­más a re- cha­zar tan gran­de ho­nor.

Per­mi­tir que un ex­pre­si­den­te re­nun­cie a su con­di­ción de se­na­dor vi­ta­li­cio para pos­tu­lar­se para se­na­dor elec­to se­ría con­tra­rio al es­pí­ri­tu fir­me­men­te adop­ta­do por los cons­ti­tu­yen­tes en el sen­ti­do de que “en nin­gún ca­so” pue­de acep­tar­se la re­elec­ción. Y se sa­be que, co­mo se­na­dor elec­to, se pue­de lle­gar por vía de su­ce­sión a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. La Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia al fa­llar re­cha­zan­do la in- cons­ti­tu­cio­na­li­dad plan­tea­da por va­rios se­na­do­res res­pec­to de la po­si­bi­li­dad de que un se­na­dor vi­ta­li­cio pue­da re­nun­ciar a di­cha ca­li­dad para pos­tu­lar­se co­mo se­na­dor elec­to, mo­di­fi­ca (y no in­ter­pre­ta) la nor­ma cons­ti­tu­cio­nal en el sen­ti­do exac­ta­men­te con­tra­rio al que inspiró a los cons­ti­tu­yen­tes. El men­sa­je que se da con el fa­llo de la Cor­te re­cien­te­men­te dic­ta­do es que en Pa­ra­guay no exis­te es­ta­do de de­re­cho, no exis­te se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca al­gu­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.