EDI­TO­RIAL

ABC Color - - Portada -

Es ha­bi­tual que días an­tes de unas elec­cio­nes se reali­ce un de­ba­te en­tre los prin­ci­pa­les can­di­da­tos para que ca­da uno de ellos ex­pon­ga sus opi­nio­nes y re­fu­te las del otro. La espontaneidad de los in­ter­lo­cu­to­res jue­ga un rol muy im­por­tan­te para los elec­to­res, tan­to para ex­po­ner cier­tas ideas-fuer­za so­bre cues­tio­nes re­le­van­tes plan­tea­das en la oca­sión co­mo para res­pon­der a re­pre­gun­tas del ad­ver­sa­rio. Es­to es, por lo me­nos, lo que se es­pe­ra de una pú­bli­ca con­fron­ta­ción de ideas. Pe­ro si ca­da uno de ellos re­ci­be con an­te­la­ción un cues­tio­na­rio y no se ad­mi­ten las re­pre­gun­tas, el re­sul­ta­do so­lo pue­de ser un diá­lo­go de sordos. Es­to es lo que ocu­rrió con el de­no­mi­na­do de­ba­te que man­tu­vie­ron los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les Ma­rio Abdo Benítez (ANR) y Efraín Ale­gre (Alian­za Ganar) du­ran­te dos abu­rri­das ho­ras. Co­mo ya co­no­cían los te­mas, es­tos se li­mi­ta­ron a re­ci­tar un li­bre­to pre­fa­bri­ca­do. Por su­pues­to, los can­di­da­tos quieren, en­tre otras co­sas, que la sa­lud y la edu­ca­ción pú­bli­cas sean me­jo­res y que el co­rrup­to Po­der Ju­di­cial sea re­for­ma­do. Pe­ro sus pro­me­sas no sir­ven para na­da si no di­cen có­mo lle­var­las ade­lan­te y en qué pla­zo van a con­cre­tar­las. Es­tas son las cues­tio­nes que de­bie­ron dis­cu­tir­se a fon­do y no con la su­per­fi­cia­li­dad que ca­rac­te­ri­zó a es­te de­ba­te.

Es ha­bi­tual que días an­tes de unas elec­cio­nes se reali­ce un de­ba­te en­tre los prin­ci­pa­les can­di­da­tos para que ca­da uno de ellos ex­pon­ga sus opi­nio­nes y re­fu­te las del otro. Se pre­ten­de así, so­bre to­do, que los ciu­da­da­nos aún in­de­ci­sos pue­dan te­ner ele­men­tos de jui­cio su­fi­cien­tes para vol­car su vo­to a fa­vor de quien ha de­mos­tra­do te­ner un me­jor pro­gra­ma. La espontaneidad de los in­ter­lo­cu­to­res jue­ga un rol muy im­por­tan­te, tan­to para ex­po­ner cier­tas ideas-fuer­za so­bre cues­tio­nes re­le­van­tes plan­tea­das en la oca­sión co­mo para res­pon­der a re­pre­gun­tas del ad­ver­sa­rio. Es­to es, por lo me­nos, lo que se es­pe­ra de una pú­bli­ca con­fron­ta­ción de ideas. Pe­ro si ca­da uno de ellos re­ci­be con an­te­la­ción un cues­tio­na­rio y no se ad­mi­ten las re­pre­gun­tas, el re­sul­ta­do so­lo pue­de ser un diá­lo­go de sordos. Eso es lo que ocu­rrió con el de­no­mi­na­do de­ba­te que man­tu­vie­ron los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les Ma­rio Abdo Benítez (ANR) y Efraín Ale­gre (Alian­za Ganar) du­ran­te dos abu­rri­das ho­ras. Co­mo ya co­no­cían los te­mas a ser su­pues­ta­men­te de­ba­ti­dos, con to­da se­gu­ri­dad en­car­ga­ron a sus res­pec­ti­vos ase­so­res que ela­bo­ra­ran las con­sig­nas co­rres­pon­dien­tes, li­mi­tán­do­se ellos a me­mo­ri­zar­las para re­pe­tir­las co­mo lo­ros. En es­tas con­di­cio­nes, el even­to pre­pa­ra­do por la or­ga­ni­za­ción Desa­rro­llo en De­mo­cra­cia (Den­de) no sir­vió para ilus­trar a los elec­to­res acer­ca de las vir­tu­des de los pro­gra­mas ni de la ca­pa­ci­dad dia­léc­ti­ca de los can­di­da­tos. Es­tos se li­mi­ta­ron a re­ci­tar un li­bre­to pre­fa­bri­ca­do. Las res­pues­tas de los can­di­da­tos, en ge­ne­ral, no tu­vie­ron di­fe­ren­cias subs­tan­cia­les. La úni­ca dis­cre­pan­cia cla­ra que se pu­do ad­ver­tir hi­zo re­la­ción con la Fuer­za de Ta­rea Con­jun­ta, ya que Ale­gre quie­re eli­mi­nar­la y Abdo Benítez se pro­po­ne man­te­ner­la. Por su­pues­to, am­bos quieren, en­tre otras co­sas, que la sa­lud y la edu­ca­ción pú­bli­cas sean me­jo­res y que el co­rrup­to Po­der Ju­di­cial sea re­for­ma­do. Val­ga es­ta úl­ti­ma cues­tión, tan re­le­van­te, para re­cor­dar que en 2003 el en­ton­ces pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Ni­ca­nor Duar­te Fru­tos, anun­ció an­te cam­pe­si­nos que iba a “pul­ve­ri­zar, si es ne­ce­sa­rio, el Po­der Ju­di­cial co­rrup­to, que so­lo aplica la ley a los pobres y no a los man­gu­ru­yúes”. Hoy es un ile­gí­ti­mo can­di­da­to a se­na­dor gra­cias a una Cor­te Su­pre­ma la­ca­ya de ca­rac­te­rís­ti­cas jus­ta­men­te si­mi­la­res a las que cri­ti­ca­ba el ci­ta­do ex­man­da­ta­rio. De­be re­cor­dar­se que cin­co de los ac­tua­les mi­nis­tros –Raúl To­rres Kirm­ser, Ali­cia Pu­che­ta, Cé­sar Ga­ray, Sin­dul­fo Blan­co y Mi­guel Óscar Ba­jac– fue­ron nom­bra­dos du­ran­te su Go­bierno. El pa­sa­je que an­te­ce­de sir­ve de ma­ne­ra ca­te­gó­ri­ca para de­mos­trar que las pro­me­sas de los can­di­da­tos no sir­ven para na­da si no di­cen có­mo lle­var­las ade­lan­te y en qué pla­zo van a con­cre­tar­las. Y, si del fun­cio­na­mien­to de la ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia se tra­ta, ¿ca­be aca­so es­pe­rar que Abdo Benítez, apa­ren­te­men­te el can­di­da­to con más chan­ces de ganar las elec­cio­nes, pue­da pro­mo­ver la re­for­ma ju­di­cial? Es im­po­si­ble pen­sar que im­pul­sa­rá una tal re­for­ma con los “man­gu­ru­yúes” que tie­ne de­trás para el fu­tu­ro Par­la­men­to, co­mo el mis­mo Ni­ca­nor Duar­te Fru­tos, Óscar Gon­zá­lez Daher, Víc­tor Bo­ga­do, José Ma­ría Ibá­ñez y Carlos Núñez Sa­li­nas, que tan­to se benefician de la ac­tual si­tua­ción de nues­tra Jus­ti­cia. Pue­de dar­se por des­con­ta­do que otros in­te­gran­tes de la mis­ma repu­tación in­clui­dos en las ver­gon­zo­sas lis­tas de otros partidos, co­mo el ex­se­na­dor Jor­ge Ovie­do Mat­to (Una­ce), tam­bién es­ta­rán a muer­te en con­tra de una re­for­ma del Po­der Ju­di­cial. Es­tas son las cues­tio­nes que de­bie­ron dis­cu­tir­se a fon­do y no con la su­per­fi­cia­li­dad que ca­rac­te­ri­zó a es­te de­ba­te.

Es im­po­si­ble cons­truir un Pa­ra­guay me­jor con quie­nes es­tán impu­tados o acu­sa­dos por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co por ha­ber de­lin­qui­do en el ejer­ci­cio de la fun­ción pú­bli­ca, y se em­pe­rran en im­pe­dir o en­tor­pe­cer sus res­pec­ti­vos pro­ce­sos ju­di­cia­les. Es muy fá­cil en­car­gar la con­fec­ción de al­gún pro­gra­ma de Go­bierno “ka­ra­pe” y, en un “de­ba­te”, lle­nar­se la bo­ca con se­duc­to­ras pro­me­sas, pe­ro, por lo que se vio, no lo es tan­to des­pren­der­se de la es­co­ria acu­mu­la­da por los partidos a lo lar­go de dé­ca­das. Ocu­rre que el can­di­da­to pre­si­den­cial co­lo­ra­do sue­le ha­blar co­mo si la ANR no tu­vie­ra na­da que ver con el ac­tual es­ta­do ca­tas­tró­fi­co del país, sig­na­do tan­to por la co­rrup­ción y la in­se­gu­ri­dad co­mo por la mi­se­ria edu­ca­ti­va, sa­ni­ta­ria y eco­nó­mi­ca. Del mis­mo mo­do en que te­ne­mos nues­tras du­das de que “Ma­ri­to” pue­da lo­grar me­jo­rar en al­go la ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia, po­de­mos ex­pre­sar una du­da mu­cho ma­yor en cuan­to a lo que pue­da ha­cer con ese otro pilar, en­clen­que y po­dri­do, del fun­cio­na­mien­to del Es­ta­do, la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Si, por ejem­plo, per­ma­nen­te­men­te se ex­hi­be abra­za­do con los co­no­ci­dos e im­pu­nes “ma­gos de las adua­nas” –por su “ha­bi­li­dad” para in­cre­men­tar sus for­tu­nas de la no­che a la ma­ña­na–, ¿qué es­pe­ran­za po­de­mos te­ner de que apli­ca­rá la ti­je­ra sa­nea­do­ra en­tre los fun­cio­na­rios co­rrup­tos? Nin­gu­na, no tie­ne vo­lun­tad, y mu­cho me­nos, fuer­za po­lí­ti­ca. La­men­ta­ble­men­te, el de­ba­te en­tre los dos can­di­da­tos no es­car­bó en es­tas cues­tio­nes sino que to­có con mu­cha su­per­fi­cia­li­dad lo que en ver­dad in­tere­sa a la gen­te. Por nues­tra par­te, ex­pre­sa­mos nues­tra creen­cia de que si se con­cre­ta­ra la vic­to­ria del can­di­da­to co­lo­ra­do, co­mo pre­di­cen las en­cues­tas, se­gui­re­mos te­nien­do, con la mis­ma gen­te cu­yos ros­tros en­su­cian las pá­gi­nas po­li­cia­les o ju­di­cia­les de los dia­rios, más de lo mis­mo du­ran­te los pró­xi­mos cin­co años, es de­cir, más co­rrup­ción, más pre­ben­da­ris­mo, más ig­no­ran­cia y más po­bre­za. Es de desear que los pa­ra­gua­yos y las pa­ra­gua­yas pien­sen lo mis­mo, y vo­ten por un cam­bio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.