Los Ja­ba­líes Sal­va­jes

ABC Color - - Arte Y Espectáculos - Je­sús Ruiz Nes­to­sa je­sus.ruiz­nes­to­sa@gmail.com

SA­LA­MAN­CA. A la ho­ra de la co­mi­da na­die le pres­ta­ba aten­ción a la pan­ta­lla de te­le­vi­sión has­ta que, de pron­to, se in­te­rrum­pió el pro­gra­ma pa­ra una no­ti­cia ur­gen­te. Al apa­re­cer la pa­la­bra Tai­lan­dia se hi­zo un si­len­cio pro­fun­do y el en­car­ga­do de dar las no­ti­cias in­for­mó que aca­ba­ban de sa­lir los úl­ti­mos cin­co in­te­gran­tes del equi­po de fút­bol Los Ja­ba­líes Sal­va­jes, cua­tro ju­ga­do­res y su en­tre­na­dor, de la cue­va de Tham Luang. So­bre las cabezas si­len­cio­sas de los pa­rro­quia­nos se es­cu­chó un pro­fun­do sus­pi­ro de ali­vio y al­gu­na que otra ex­cla­ma­ción. La lar­ga ago­nía lle­ga­ba a su fin.

Los do­ce ni­ños del equi­po de fút­bol, más su en­tre­na­dor, que ha­bían que­da­do atra­pa­dos en una gi­gan­tes­ca cue­va con más de diez ki­ló­me­tros de pa­sa­di­zos, es­ta­ban a sal­vo, to­dos ellos in­ter­na­dos en un hos­pi­tal cer­cano pa­ra con­tro­les mé­di­cos ya que ha­bían pa­sa­do allí, en lo al­to de una ro­ca hú­me­da, diez días sin co­mer y en la os­cu­ri­dad to­tal.

Es­ta cue­va se en­cuen­tra en la mon­ta­ña de Kos Nang Non, unos mil ki­ló­me­tros al nor­te de Bangkok, la ca­pi­tal, ca­si en la fron­te­ra con Bir­ma­nia (hoy Myan­mar), Laos y Cam­bo­ya. Quie­nes vie­ron la pe­lí­cu­la “Los gri­tos del si­len­cio” (Ro­land Jof­fe, 1984), se po­drán ha­cer una idea bas­tan­te pre­ci­sa de di­cho lu­gar. Ape­nas res­ca­ta­dos los ni­ños eran trans­por­ta­dos en he­li­cóp­te­ros al hos­pi­tal de Chiang Rai, ca­pi­tal de aque­lla pro­vin­cia, don­de fue­ron pues­tos en cua­ren­te­na por­que se en­cuen­tran con las de­fen­sas muy ba­jas.

Un pe­rio­dis­ta es­pa­ñol es­cri­bió un co­men­ta­rio di­cien­do que la aten­ción que des­per­ta­ron los ni­ños y el sen­ti­mien­to de so­li­da­ri­dad en to­do el mun­do, se de­bió en gran par­te a la di­fu­sión que tu­vo el he­cho a tra­vés de la pren­sa y ca­na­les de te­le­vi­sión. A la en­tra­da de la fa­tí­di­ca cue­va se en­con­tra­ban al­re­de­dor de mil tres­cien­tos pe­rio­dis­tas tras­mi­tien­do con­ti­nua­men­te to­do cuan­to acon­te­cía. El pe­rio­dis­ta agre­ga­ba que oja­lá se le die­ra igual im­por­tan­cia a otros he­chos dra­má­ti­cos co­mo ser las más de cien jo­ven­ci­tas se­cues­tra­das por el gru­po yiha­dis­ta Bo­ko Ha­ram en Ma­li, lle­va­das pa­ra ser ven­di­das co­mo pros­ti­tu­tas o pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des se­xua­les de sus com­ba­tien­tes. Es­to fue en 2014 y des­de en­ton­ces pa­re­ce que el mun­do las ha ol­vi­da­do.

Pe­ro si to­dos es­tos acon­te­ci­mien­tos nos pa­re­cen muy dis­tan­tes –Tai­lan­dia ca­si son nues­tros an­tí­po­das– te­ne­mos otros si­tios más pró­xi­mos so­bre los cua­les re­fle­xio­nar pa­ra po­der sa­car con­clu­sio­nes po­si­ti­vas de un he­cho dra­má­ti­co pe­ro que tu­vo un fi­nal fe­liz.

Las no­ti­cias de Tai­lan­dia di­cen que la ma­yo­ría de los chi­cos de Los Ja­ba­líes Sal­va­jes van a la es­cue­la pú­bli­ca –o sea gra­tui­ta– de Chiang Rai, “cu­yos edi­fi­cios, jar­di­nes bien cui­da­dos y par­ques” son or­gu­llo de la ciu­dad. Y las fo­to­gra­fías lo con­fir­man. Una es­cue­la de pri­mer mun­do. Los ni­ños res­ca­ta­dos se en­cuen­tran in­ter­na­dos en un hos­pi­tal –tam­bién pú­bli­co, tam­bién gra­tui­to– equi­pa­do con to­do aque­llo que uno pue­da ima­gi­nar­se, de una pul­cri­tud ad­mi­ra­ble. To­do es­to a más de mil ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal con un agre­ga­do: en esa zo­na, trein­ta años atrás, se li­bra­ban unas gue­rras que com­pe­tían con el Apo­ca­lip­sis. En Cam­bo­ya, los je­me­res ro­jos ma­ta­ban gen­te por cen­te­na­res con un re­sul­ta­do pro­vi­so­rio de tres mi­llo­nes de víc­ti­mas. En­tre no­so­tros, Fuer­te Olim­po y Bahía Ne­gra es­tán mu­cho más cer­ca de la ca­pi­tal y la gen­te se mue­re de una sim­ple gri­pe por­que no hay nin­gún me­dio con qué so­co­rrer­los. Ni si­quie­ra hay ca­mi­nos pa­ra que lle­gue una am­bu­lan­cia. Pe­ro na­die se sor­pren­de ya. Por suer­te los Ja­ba­líes Sal­va­jes se per­die­ron en las mon­ta­ñas de Tai­lan­dia y no en el Cha­co pa­ra­gua­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.