Ló­pez Obra­dor, la vir­tud de evo­lu­cio­nar

ABC Color - - Internacionales - Gi­na Mon­ta­ner (*) @gi­na­mon­ta­ner

La no­che de la elec­ción que le dio una vic­to­ria con­tun­den­te a An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor en Mé­xi­co me lla­mó la aten­ción lo que le es­cu­ché a un ana­lis­ta po­lí­ti­co: AMLO po­drá ser un pre­si­den­te bueno, re­gu­lar o ma­lo, pe­ro no ha­rá es­ta­llar los me­ca­nis­mos de una de­mo­cra­cia im­per­fec­ta pa­ra im­plan­tar un gobierno au­to­ri­ta­rio. Po­co des­pués, el di­ri­gen­te de Mo­re­na, que en su ter­cer in­ten­to por lle­gar al pre­si­den­cia con­si­guió aplas­tar al PRI tras un se­xe­nio de­cep­cio­nan­te ba­jo el man­do de En­ri­que Pe­ña Nie­to, les trans­mi­tió a los ciu­da­da­nos, en su ma­yo­ría exul­tan­tes y ce­le­bran­do una jor­na­da elec­to­ral sin so­bre­sal­tos, un men­sa­je con­ci­lia­dor: el his­tó­ri­co lí­der de la iz­quier­da ase­gu­ró que res­pe­ta­rá la li­ber­tad em­pre­sa­rial y la li­ber­tad de ex­pre­sión; que se ga­ran­ti­za­rán las li­ber­ta­des so­cia­les e in­di­vi­dua­les; que sus prio­ri­da­des son des­te­rrar la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad. Co­me­ti­dos di­fí­ci­les que se ha­rán, di­jo ci­tan­do a Juá­rez, sin em­plear la fuer­za, sino por me­dio de la “ra­zón y el De­re­cho”. Y de to­das sus pro­me­sas en una no­che en la que la gran­dio­si­dad del Zó­ca­lo al­ber­gó el jú­bi­lo ge­ne­ral, AMLO afir­mó que no tie­ne in­ten­ción de cons­truir una “dic­ta­du­ra abier­ta ni en­cu­bier­ta”. Los es­cép­ti­cos, que no son po­cos, han to­ma­do no­ta de las pa­la­bras de un po­lí­ti­co que tie­ne el per­fil del vie­jo iz­quier­dis­ta que en su día se de­jó se­du­cir por los fal­sos can­tos de si­re­na de la re­vo­lu­ción cu­ba­na, y has­ta por la demagogia po­pu­lis­ta del cha­vis­mo y su fa­lli­da re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na. Son de­bi­li­da­des ideo­ló­gi­cas que, co­mo un mal in­cu­ra­ble, se arras­tran has­ta el fi­nal co­mo una nos­tal­gia que nun­ca se apa­ga. No obs­tan­te, tam­bién es cier­to que AMLO, cur­ti­do en la ba­ta­lla por lle­gar al po­der, tie­ne ca­pa­ci­dad más que pro­ba­da pa­ra ha­cer alian­zas y for­jar tre­guas con el es­ta­blish­ment. Así lo ha he­cho con la cla­se em­pre­sa­rial, ase­ve­ran­do que no ha­brá ex­pro­pia­cio­nes y que in­cen­ti­va­rá la in­ver­sión pú­bli­ca y la pri­va­da, lo que lo acer­ca más a una fi­gu­ra co­mo Jo­sé Mu­ji­ca, que go­ber­nó co­mo un so­cia­lis­ta mo­de­ra­do en Uru­guay tras un pa­sa­do de gue­rri­lle­ro y de leal­ta­des con el mar­xis­mo. O has­ta al pro­pio Lu­la, que en el ex­te­rior abra­za­ba con afec­to a los her­ma­nos Cas­tro o a Hu­go Chá­vez, pe­ro en Brasil se aho­rró las aven­tu­ras to­ta­li­ta­rias, aun­que su per­di­ción fue la co­rrup­ción ram­pan­te y el en­ri­que­ci­mien­to per­so­nal. En un mo­men­to en el que los paí­ses que aplau­dían la doc­tri­na que im­pul­só Hu­go Chá­vez es­tán en de­cli­ve y su­fren de un descrédito in­ter­na­cio­nal, AMLO tie­ne la opor­tu­ni­dad de go­ber­nar co­mo un so­cial­de­mó­cra­ta ve­ge­ta­riano, ale­ja­do de los de­pre­da­do­res car­ní­vo­ros de la iz­quier­da ra­bio­sa y co­mu­nis­ta que des­ba­ra­tan las li­ber­ta­des. Si al­gu­na vez sin­tió un inex­pli­ca­ble ape­go por la dic­ta­du­ra cas­tris­ta, los atro­pe­llos del cha­vis­mo, los abu­sos de Da­niel Or­te­ga en Ni­ca­ra­gua y Evo Mo­ra­les en Bo­li­via, o los in­ten­tos del ex­pre­si­den­te Ra­fael Correa por aca­bar con la li­ber­tad de pren­sa en Ecua­dor (el eje en torno al AL­BA), es la ho­ra de des­mar­car­se me­ri­dia­na­men­te de es­ta cua­dri­lla que tan­to da­ño ha he­cho a Latinoamérica. Sin du­da a AMLO le es­pe­ran gran­des re­tos en una na­ción don­de la co­rrup­ción es en­dé­mi­ca y co­rroe sus ci­mien­tos; la vio­len­cia y el cri­men azo­tan a la ciu­da­da­nía; el nar­co es­tá en to­das par­tes y es un po­der en sí mis­mo; las re­la­cio­nes con Was­hing­ton, con un po­pu­lis­ta de de­re­chas que agi­ta po­lí­ti­cas an­ti­in­mi­gran­tes y es­pe­cial­men­te ofen­si­vas con­tra los me­xi­ca­nos, son com­pli­ca­das; so­bre to­do, los bol­so­nes de po­bre­za en Mé­xi­co son la gran asignatura pen­dien­te pa­ra en­con­trar el ca­mino de la in­ver­sión, la edu­ca­ción y de las opor­tu­ni­da­des que con­si­gan am­pliar el ho­ri­zon­te de la po­bla­ción. To­dos asun­tos pe­lia­gu­dos que go­bier­nos an­te­rio­res han en­fren­ta­do con ma­yor o me­nor for­tu­na, y que aho­ra el nue­vo pre­si­den­te y su ga­bi­ne­te de­be­rán abor­dar pa­ra em­pren­der una ver­da­de­ra re­ge­ne­ra­ción que sa­tis­fa­ga las es­pe­ran­zas de quie­nes vo­ta­ron ma­si­va­men­te por ellos. Es ver­dad que en las ma­nos de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor es­tá go­ber­nar bien, re­gu­lar o mal. Pe­ro lo más im­por­tan­te, lo pri­mor­dial, es que lo ha­ga den­tro del mar­co del es­ta­do de de­re­cho y res­pe­tan­do las li­ber­ta­des de las so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas. Ha te­ni­do años pa­ra evo­lu­cio­nar y apren­der de los erro­res aje­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.